Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Uruguay. Millones de columnas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-07-2017

Entrevista a Hugo Dufrechou, conomista, integrante de la cooperativa COMUNA
"Una propuesta de poltica econmica slo ser tinta en un papel si no hay un grupo social que lidere procesos de convergencia y movilizacin en torno a ella"

Hemisferio Izquierdo


Hemisferio Izquierdo: En la actualidad, las valoraciones en torno a la situacin econmica del Uruguay oscilan entre una visin optimista que destaca que se han logrado controlar los efectos ms negativos de la crisis internacional y el pas ha mantenido niveles de crecimiento en un marco de estancamiento econmico regional; y por otra parte una valoracin ms negativa que seala que, en tanto no se ha transformado la matriz productiva, ni el tipo de insercin internacional de la economa uruguaya, ni se han alterado las relaciones de poder y propiedad de la estructura econmica nacional, el Uruguay sigue reproduciendo desigualdades y contina a la merced de las crisis recurrentes propias de la globalizacin capitalista. Cul es su diagnstico de la situacin econmica del Uruguay actual?

Hugo Dufrechou: La pregunta expresa dos formas de ver la situacin econmica, no solamente desde el optimismo y el pesimismo, sino desde un punto de vista concentrado en la coyuntura (los sntomas que expresa la realidad econmica) y otro que se asienta en rasgos estructurales para explicar los fenmenos econmicos ms aparentes (atender los sntomas y las causas). Mi respuesta por tanto, intentar comprender estas dos visiones.

Por un lado, yo creo que el optimismo se debe a una mirada de ciertos aspectos de la economa en el ltimo ao (el crecimiento del Producto Interno Bruto del 1,5% a pesar de que la revisin a la baja del crecimiento del 2015 haya tirado hacia arriba el de 2016[1]; la baja de la inflacin que actualmente se encuentra en los niveles ms bajos de la dcada; y la baja del dficit fiscal llegando a ser del 3,8% del PIB). El comportamiento de estas variables, en parte se dio debido a la intencionalidad explcita de las polticas econmicas del gobierno, que desde 2015 viene procesando un ajuste. En particular la reduccin de la inflacin puede tener que ver con la reduccin del consumo interno, producto de una poltica salarial contractiva que se dio a partir de la sexta ronda de consejos de salarios, y la reduccin del dficit, se relaciona a las medidas de ajuste fiscal que se aprobaron en la Rendicin de Cuentas del ao pasado. Si permanecemos con nuestro anlisis en los sntomas, pero examinamos ms variables, podemos poner la mirada del optimismo en cuestin. Por ejemplo ha aumentado el desempleo, se ha reducido el empleo, y ha aumentado el empleo de peor calidad (visto a travs del subempleo). Se ha reducido el consumo privado, y ha reducido la inversin extranjera directa. Por otro lado desde 2014 se han mantenido constantes tanto el nmero de personas que viven en hogares pobres como los indicadores de desigualdad, es decir, a pesar del magro crecimiento econmico, el combate a la pobreza y la desigualdad no est teniendo resultados positivos.

Si intentamos ver los fundamentos que explican los sntomas, deberamos prestar atencin (dadas las caractersticas de nuestra formacin econmica) en el frente externo, en particular las exportaciones de nuestros principales productos, y la inversin extranjera directa. Las medidas de ajuste que comenzaron en 2015, se hicieron debido a un enlentecimiento de la acumulacin de capital, provocado mayormente por la baja del precio internacional de los principales productos exportables (que repercute en una baja de la rentabilidad extraordinaria que captan las actividades que los producen), problemas con nuestros principales socios comerciales (enlentecimiento del crecimiento en China, inestabilidad institucional en Argentina, Brasil y Venezuela) y la recuperacin econmica en los centros econmicos (generando que el capital que antes vena al sur para valorizarse con la forma de inversin extranjera directa, vuelva a colocarse en el norte). Si atendemos a estas variables, ninguna se ha resuelto positivamente de forma que el modelo econmico capitalista uruguayo pueda recuperar una senda virtuosa. Si a esto se le suma la incertidumbre que genera a nivel internacional los procesos como el de Trump en Estados Unidos, o qu suceder en Europa con el Brexit, el panorama es ms complejo. El Ministerio de Economa y Finanzas reconoce esto ltimo (de hecho lo hace explcito en los lineamientos para la Rendicin de Cuentas de 2016), y consecuentemente, continua planteando las medidas de ajuste.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, visto que no se han modificado (ni se planean modificar) ninguno de los pilares estructurales que sostienen el capitalismo uruguayo, es de esperar que se siga profundizando el ajuste que se viene arrastrando desde 2015. El crecimiento durante los ltimos tres cuatrimestres de la deuda pblica de casi U$S 3.000 millones, puede haber creado una amortiguacin necesaria, para que el ajuste no haya tenido la virulencia que tuvo en otros pases (como Argentina y Venezuela). Mantener la buena nota de las agencias calificadoras internacionales de riesgo, y mostrar avances en el abatimiento del dficit fiscal, pueden servir para ampliar la estrategia de endeudamiento por un tiempo ms, sin embargo, esta estrategia tiene lmites temporales. Si los motores que hacen crecer la economa no arrancan, ser necesario profundizarse con mayor fuerza el ajuste. La promulgacin del decreto anti-piquetes, el hecho de que policas abiertamente se infiltren en movilizaciones estudiantiles, los anuncios de la video vigilancia de las manifestaciones, el reforzamiento de las fuerzas represivas y unos lineamientos de la rendicin de cuentas que anuncian que no se contemplarn en nada los reclamos sindicales, tambin creo que son sntomas de un ajuste que va en la lnea del recrudecimiento, y como es usual tensar la lucha de clases.

HI: Desde los sectores ms crticos, se seala que en un marco de depreciacin de los productos primarios que el Uruguay exporta, y sin una alteracin de la estructura de poder y propiedad de la economa interna, el escenario en el mediano plazo es el de un ajuste sobre los sectores trabajadores con consecuencias de desempleo y marginacin. Qu piensa de esta proyeccin? Cules son los escenarios que cabe esperar en el corto y mediano plazo? Qu lineamientos de poltica econmica habra que llevar adelante para afrontarlos?

HD: Desde mi punto de vista, el modelo de acumulacin capitalista uruguayo precisa un ajuste, y la correlacin de fuerzas en la sociedad permite que sea la clase trabajadora quien lo soporte mayoritariamente. Con respecto a las medidas de poltica econmica que se podran adoptar, personalmente las descompongo en dos grupos. El primero, es aceptando que el modelo de acumulacin capitalista actual, basado en la exportacin de bienes primarios y en la captacin y distribucin entre sectores de la ganancia extraordinaria que el sector es capaz de generar (renta), no va a ser modificado en sus fundamentos, y que lo importante es distribuir en otro sentido el peso del ajuste econmico para que la clase trabajadora no sea quien se vea perjudicada mayoritariamente. El segundo, es atacando los pilares fundamentales del modelo econmico para poder salir de la lgica de la captacin de renta extraordinaria, y poder generar otras capacidades en la economa que permitan tener otro relacionamiento de nuestra formacin econmica con el resto del mundo, as como que sea ms justa con la distribucin al interior de nuestra sociedad de las riquezas generadas.

Dentro del primer grupo de medidas, se podran alterar las finanzas pblicas, aumentando la carga tributaria al capital, rever las exoneraciones fiscales (como por ejemplo a las zonas francas y a la educacin privada). Tambin podra aumentarse el gravamen sobre la riqueza, en especial las herencias, dado que es un fenmeno que ayuda a perpetuar en el tiempo las desigualdades en la sociedad. Podra actualizarse los aforos rurales para que los propietarios paguen impuestos sobre lo que realmente valen sus campos. Como forma de redistribucin del ingreso hacia servicios de calidad para la clase trabajadora podra aumentarse el gasto pblico social en educacin y salud. Para contener la inflacin podran regularse ciertos precios que son medulares en la canasta de consumo de la poblacin, como lo son los alquileres (atacando a su vez la especulacin inmobiliaria). Podran modificarse los manuales contables de las finanzas pblicas para que la inversin no cuente como gasto para el dficit fiscal, y de esa manera dar mayor libertad de ampliar la inversin pblica ayudando a fortalecer las empresas del Estado, as como aumentando el empleo.

El segundo conjunto de medidas implica cambios tanto en las fuerzas productivas (por ejemplo cambio en la matriz productiva) como en las relaciones de produccin (especialmente las relaciones de propiedad). Esto se debe a la existencia de un actor social en particular (la burguesa local) que histricamente ha actuado en funcin de la captacin de renta, lo que implica una falta objetiva de inters para superar el tipo de insercin econmica internacional, as como la transformacin de los fundamentos de nuestro sistema econmico. Un primer paso podra ser que el Estado capture directamente la renta del suelo que hoy captan los terratenientes, esto implica la expropiacin de grandes parcelas y el control estatal o la creacin de unidades cooperativas de produccin. En las economas rentsticas de base agraria como la nuestra, la tensin entre posibles destinos de la renta capturada por el Estado es muy grande. Por un lado, la deuda social que tienen nuestras sociedades, hace imperiosa la utilizacin de recursos para mejorar las condiciones de vida inmediatas del pueblo. Sin embargo, es necesaria para la transformacin profunda de la sociedad, que esa renta sea usada para financiar el cambio de la matriz productiva, de lo contrario las polticas redistribuidoras sern insuficientes. Hay que modificar qu cosas se producen, intentar modificar nuestra estructura productiva hacia mercancas que tengan mayor valor agregado, que tenga mejores herramientas para transformarse adaptndose a nuevas situaciones, y que sus precios no tengan la volatilidad que han tenido histricamente las materias primas. Para ello, debera ampliarse y desplegarse un sistema nacional de investigacin donde la interaccin entre los investigadores y el aparato productivo sea ms fluida, y que en la estructura productiva se favorezca un nacionalismo tecnolgico, donde se priorice el uso de recursos nacionales para resolver problemas, y que mediante los procesos de resolucin de tales problemas pueda desarrollare la innovacin y el cambio tcnico. Esto debe tener como objetivo mejorar la productividad del trabajo a nivel general para poder competir internacionalmente, pero tambin mejorar los procesos productivos, mejorar la seguridad y la salud en el trabajo, as como reducir el impacto de la produccin en el medio ambiente.

Todas estos lineamientos, deberan ser debatidos y estudiados teniendo en cuenta el impacto directo e indirecto que podran generar en nuestro pueblo. De ninguna manera, podran entenderse como un programa taxativo de medidas, sino como un montn de ideas fuerza que ayuden a discutir hacia dnde se podra ir. Tanto la estructura impositiva, como el sistema nacional de innovacin, as como la estructura de produccin y propiedad de la economa uruguaya, descansan en relaciones de poder. Para poder conseguir cualquiera de las medidas, es necesario un proceso de movilizacin y concientizacin de la clase trabajadora y nuestro pueblo, de forma que se le pueda hacer frente a esas relaciones de poder y revertirlas. A fin de cuentas, una propuesta de poltica econmica slo ser tinta en un papel, si no hay un grupo social que lidere procesos de convergencia y movilizacin en torno a ella y pueda impulsar su realizacin. Para que la economa uruguaya no siga reproduciendo desigualdades y contine a la merced de las crisis recurrentes propias de la globalizacin capitalista, es necesario que este grupo social sea la clase trabajadora, y que despliegue las mejores armas con las que cuenta, la permanente organizacin, la solidaridad y la movilizacin.


Notas

[1] Para ver con ms detalle esto, se recomienda el artculo de Jorge Notaro La magia de los nmeros publicado el 7-4-17 en Brecha. http://brecha.com.uy/la-magia-los-numeros/

Fuente: https://www.hemisferioizquierdo.uy/single-post/2017/07/12/una-propuesta-de-pol%C3%ADtica-econ%C3%B3mica-s%C3%B3lo-ser%C3%A1-tinta-en-un-papel-si-no-hay-un-grupo-social-que-lidere-procesos-de-convergencia-y-movilizaci%C3%B3n-en-torno-a-ella


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter