Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-07-2017

La UE no es reformable, hay que desobedecer

Eric Toussaint
CADTM


En Europa s hay una alternativa de izquierda radical, de ruptura anticapitalista, de opcin internacionalista, antimperialista, feminista, ecologista Pero, si la izquierda radical, como ocurri en Grecia provoca una frustracin esa ventana se va a abrir mucho ms hacia la extrema derecha. Una fuerza de izquierda que pretende lograr un cambio tiene que comprometerse a desobedecer, a movilizar a la ciudadana y a buscar la solidaridad entre los pueblos. Para los pases perifricos como Grecia, la desobediencia implica la suspensin del pago de la deuda para poder tener un margen de maniobra para invertir en su economa. Es necesario, una correlacin de fuerzas frente a los acreedores para obligarlos a sentarse en una mesa de negociacin.

En Europa hay una alternativa de izquierda radical

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, la coalicin France Insoumise liderada por Melenchon se qued a slo un %1,7 de votos para pasar a la segunda vuelta. En EEUU si Bernie Sanders hubiera sido el candidato para enfrentarse a Donald Trump, Sanders hubiera ganado las elecciones. En Gran Bretaa al Partido Laborista de Corbyn solo le faltaron 800.000 votos para ganar al Partido Conservador. Corbyn hizo una campaa muy de izquierda, de ruptura total respecto a la orientacin de Blair, optando por una orientacin internacionalista del Brexit y una campaa econmica de re-nacionalizacin. En la parte britnica de Irlanda, el Sinn Fein ha pasado de 4 a 7 diputados. Es decir, se mantiene en Europa una ventana ampliamente abierta hacia una orientacin de izquierda radical, de ruptura anticapitalista, de opcin internacionalista, antimperialista, feminista, ecologista Pero si la izquierda radical, como ocurri en Grecia, provoca una frustracin esa ventana se va a abrir mucho ms hacia la extrema derecha.

Gobiernos de cambio

A partir de mayo 2015 gobiernos de cambio llegaron al poder a nivel del Estado espaol. El problema es la capacidad que tiene el Estado, a todos sus niveles, para absorber a la izquierda radical. El margen de obra de los municipios es muy limitado: la cantidad de servicios que se podran remunicipalizar es tremendamente limitada, ya que debido a la obligacin de pagar la deuda no pueden reinvertir en remunicipalizar de manera importante estos servicios.

En Cdiz se ha celebrado el II Encuentro Municipalista contra la Deuda Ilegtima y los Recortes. Esta iniciativa proviene de un manifiesto radical que reclama la auditora de la deuda para determinar la parte ilegtima. Al mismo tiempo, se convoca a los municipios de cambio fuerte (Ahora Madrid, Barcelona en Comn,..) a que se unan a los municipios medianos y pequeos estrangulados por la deuda para enfrentarse al gobierno. Si los gobiernos de cambio optan nicamente por actuar como mejores gestores de la miseria de las finanzas pblicas, la perspectiva va a ser frustrante. Si sta buena gestin se combina con un enfrentamiento al gobierno, hay alternativa.

Lecciones de la capitulacin del gobierno de Alexis Tsipras en Grecia

Una fuerza de izquierda que pretende lograr un cambio tiene que comprometerse a desobedecer en caso de llegar al gobierno: desobedecer los tratados de la UE, los dictmenes de la Comisin Europea y de los acreedores. El caso griego es el ejemplo, claramente, contrario. Tsipras logr ser Primer Ministro con un apoyo popular muy fuerte pero apost por mantener una buena relacin con la Comisin Europea a travs negociaciones: continuando con el pago de la deuda se podra llegar a una solucin. Pero eso no es posible: la Unin Europea no es reformable. Lo que un gobierno de cambio s puede hacer, es utilizar el margen de maniobra que le concede el apoyo popular que tiene, para enfrentarse a la Comisin Europea con argumentos de justicia social, de voluntad de romper con la austeridad. Es decir, queda la opcin de desobedecer.

Una segunda leccin es que el gobierno de cambio tiene que comprometerse a movilizar a la ciudadana. Tsipras y Varoufakis viajaban no s cuantas veces al mes y vivan en cuartos de hoteles negociando con la Comisin o con el FMI , sin movilizar al pueblo griego, sin llamar a los pueblos de Europa para solidarizarse con el pueblo griego para enfrentar a la Comisin Europea. Si Tsipras hubiera informado, constantemente, del contenido real de las negociaciones, si hubiera convocado a movilizaciones, si hubiera estado dispuesto a aceptar visitas de organizaciones populares de otros pases, habramos tenido otra situacin. Grecia, uno de los pases ms dbiles y perifricos de la zona euro, estaba en condiciones de ganar la batalla contra la Comisin Europea, empezando por declarar una suspensin de pagos.

Tsipras vaci el Tesoro Pblico, exigi a las administraciones pblicas y a las empresas pblicas transferir su liquidez al Banco Central para pagar la deuda. No tena dinero para iniciar un plan de emergencia humanitaria a un nivel suficientemente amplio. Entre febrero y junio 2015, Grecia pag 7000 millones de deuda a sus acreedores sin recibir ningn centavo de euro en contrapartida. Mientras tanto, el BCE hizo todo lo que le permiten sus estatutos contra el gobierno de Tsipras. Primero, limit la liquidez a los bancos griegos, estableciendo la liquidez de emergencia que es mucho ms costosa. Unos meses ms tarde, cuando Tsipras convoc al referndum, el BCE cerr totalmente la liquidez, incluso de emergencia. El BCE utiliz todos los mecanismos contra el gobierno de Tsipras mientras ste no utiliz ninguno.

Para los pases perifricos como Grecia, la desobediencia implica la suspensin del pago de la deuda para poder tener un margen de maniobra para invertir en su economa. Es necesario una correlacin de fuerzas frente a los acreedores para obligarlos a sentarse en una mesa de negociacin.

Esto habra que combinarlo con otras medidas unilaterales: control de capital, socializacin del sector bancario y aumento del dficit fiscal, para incrementar el gasto pblico. Esto es posible y necesario. Es cierto que podra desembocar en la expulsin de la zona euro, aunque no existe una formal legal para ello, ya que corresponde a cada pas decidir si sale o no de la unin monetaria. En mi opinin, antes de salir de la zona euro, queda desobedecer y abrir un margen de maniobra para activar una transicin en la cual hay una posibilidad de acumular fuerzas y mantener el apoyo popular utilizando formas de movilizacin, participacin y auto-organizacin popular.

Es una opcin radical pero un gobierno puede tomar esas opciones si ha logrado de manera previa convencer a la ciudadana de que es necesario: hay elementos estratgicos de la vida actual en sociedad que tienen que ser re-transferidos al sector publico. El servicio de salud, la educacin, la energa o el sector financiero privado han de ser pblicos. Los poderes pblicos necesitan tener instrumentos para invertir de forma masiva en la transicin ecolgica y ello implica socializar al sector bancario.

La UE no es reformable. Se trata de llevar una batalla en contra de esa UE y mostrar a los pueblos que s hay posibilidades utilizando la capacidad de tomar medidas soberanas unilaterales de enfrentamiento.

Eric Toussaint esmatre de confrenceen la Universidad de Lieja, es el portavoz de CADTM Internacional y es miembro del Consejo Cientfico de ATTAC Francia. Es autor de diversos libros, entre ellos:Procs dun homme exemplaire, Ediciones Al Dante, Marsella, 2013;Una mirada al retrovisor: el neoliberalismo desde sus orgenes hasta la actualidad, Icaria, 2010;La Deuda o la Vida(escrito junto con Damien Millet) Icaria, Barcelona, 2011;La crisis global, El Viejo Topo, Barcelona, 2010;La bolsa o la vida: las finanzas contra los pueblos, Gakoa, 2002. Es coautor junto con Damien Millet del libroAAA, Audit, Annulation, Autre politique, Le Seuil, Pars, 2012. Este ltimo libro ha recibido el premio Prix du livre politique, otorgado por la Feria del libro poltico de Lieja. Ultimo libro:BancocraciaIcaria Editorial, Barcelona 2015. Es coordinador de las publicaciones Comisin de la Verdad Sobre la Deuda

Fuente: http://www.cadtm.org/La-UE-no-es-reformable-hay-que

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter