Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-07-2017

Nos tomamos en serio el cambio climtico en Espaa?

Ana Beln Snchez
CTXT


En Espaa, el 85% de la poblacin opina que el cambio climtico es un problema muy preocupante. Sin embargo, nuestro pas ocupa la penltima posicin en cuanto a legislacin en esta materia.

Que el cambio climtico es la mayor amenaza para nuestro futuro colectivo como Humanidad ya es algo que pocos se atreven a poner en duda. Y los que se han atrevido a hacerlo, como es el caso del actual presidente de Estados Unidos, han quedado aislados en su defensa de la nimiedad del problema y la preferencia de la no accin. Hace menos de una semana, en la reunin del G20 en Hamburgo se volvi a demostrar esta circunstancia. El resultado del 19 contra 1 en las conclusiones respecto de la necesidad de actuar de manera urgente para frenar el cambio climtico y dar cumplimiento al Acuerdo de Paris, mostraba el aislamiento de la administracin Trump en su posicin a la contra en este tema.

En Espaa, el 85% de la poblacin opina que el cambio climtico es un problema muy preocupante y el 96% opina que se debe hacer lo posible para evitarlo. Esta unanimidad en la consideracin de las enormes consecuencias que para todos tendra no lograr el objetivo de reducir el aumento de la temperatura media mundial a 2 C al menos (ya pocos creen que es posible limitar el aumento a 1,5 C) desaparece cuando pasamos a evaluar las medidas puestas en marcha para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los pases que ms capacidad tienen para actuar han demostrado no tener una legislacin a la altura de su responsabilidad y su capacidad frente al problema. Un estudio realizado en Marzo de este ao por la ONG Carbon Market Watch puntuaba cada una de las legislaciones europeas en materia climtica en funcin de su ambicin, de los avances conseguidos hasta el momento y de la existencia o no de sanciones en caso de no cumplimiento de los compromisos. Slo Suecia obtiene una puntuacin relativamente holgada, (67 puntos sobre 100) junto con Alemania y Francia. Los siguientes dos mejores pases slo obtuvieron algo ms de 50 puntos sobre los 100 posibles.

Espaa se encuentra en una vergonzante penltima posicin que refleja la falta de ambicin y la falta de seriedad de la poltica climtica espaola. En 2014 Europa haba reducido de media un 24% sus emisiones frente a los niveles de 1990. Sin embargo Espaa las haba aumentado un 15% en ese mismo periodo. Sin el efecto de crisis econmica este aumento habra sido mucho mayor. En 2007 el aumento fue del 54%, principalmente debido al crecimiento de la construccin y del transporte. La reciente recuperacin econmica se ha traducido en un nuevo aumento de emisiones y tanto en 2014 como en 2015 las emisiones han vuelto a crecer.

El recientemente publicado Informe sobre la Sostenibilidad en Espaa 2017 de la Fundacin Alternativas analiza qu medidas deberan tomarse en marcha para asegurar que Espaa hace lo que le corresponde para cumplir con los objetivos de Pars. Algunas de estas medidas son:

Sistema energtico basado en el uso de fuentes de energa renovables. Transformar un pas que depende en ms de un 70% de la energa de terceros pases en un pas que base su energa en su recurso solar, elico, hidrulico y de la bioenerga no es un reto fcil y slo ser posible alcanzarlo si los objetivos de la Ley de Cambio Climtico y Transicin Energtica, que est siendo negociada por los Ministerios de Energa y Medioambiente, son realmente ambiciosos e incluyen metas en el corto, medio y largo plazo.

No se ha avanzado prcticamente nada en este campo. El parn de las renovables, las trabas al autoconsumo, la sobrecapacidad del sistema elctrico espaol que no deja espacio para nuevas instalaciones limpias y favorece la presin del lobby del gas y de los ciclos del carbn, las ayudas al carbn nacional y que no haya limitacin al uso de carbn importado a pesar de los enormes problemas de contaminacin que produce y las decisiones de continuar el funcionamiento de un parque nuclear envejecido son obstculos que slo podrn resolverse con objetivos realmente ambiciosos que llamen a una transicin energtica real.

Eliminar el petrleo del transporte de personas y mercancas: Tarea extremadamente difcil ya que el 80% del transporte se realiza por carretera y la prctica totalidad de este transporte utiliza petrleo para funcionar. Transformar este sector pasara por facilitar el uso de los vehculos elctricos, hacer del ferrocarril el principal medio de transporte de mercancas (el 4% de las mercancas espaolas usan este medio muy por debajo del 17% de media europea) y mejorar la movilidad en las ciudades, mejorando el acceso y calidad a los sistemas pblicos de transporte, reduciendo el uso del coche y favoreciendo el poder caminar y el uso de la bici.

Tampoco en este campo se ha avanzado. Hay muy pocos puntos de recarga para vehculos elctricos (en el territorio espaol hay poco ms de 2.000 electrolineras frente a las casi 11.000 gasolineras), el 45% de la red de ferrocarril est sin electrificar an, la movilidad de las ciudades continua basada en el coche y muy pocas ciudades han comenzado a tomar medidas para que esta situacin cambie.

La buena noticia es que las ciudades que s lo han hecho han obtenido buenos resultados: En Sevilla, una de las pioneras en programas pblicos de bicis, se producen 60.000 desplazamientos diarios en bicicleta. En Vitoria, el 12% de los desplazamientos se hace en bici y el uso del coche se ha reducido en un 34%. Grandes ciudades como Madrid y Barcelona tambin estn apostando por una movilidad ms sostenible que reduzca los enormes problemas de contaminacin del aire.

La Adopcin de una ley de Movilidad Sostenible y una Ley de Financiacin de Transporte Pblico (Espaa es el nico pas europeo que no cuenta con regulacin estatal sobre el tema), as como la reorientacin del Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda seran tres de las principales medidas legislativas que ayudaran a lograr este objetivo.

Incentivos (reales) para reducir las emisiones del sector industrial: El 45% de las emisiones en Espaa son originadas por alrededor de 1.100 instalaciones industriales. Todas ellas forman parte del programa de comercio de emisiones europeo (ETS, segn las siglas en ingls) que, cuando se aprob en 2005, se consider la herramienta ms eficiente para incentivar la reduccin de emisiones. Los resultados han sido limitados. En Espaa se han reducido las emisiones del sector un 28% entre 2005-2015 pero se habran conseguido reducciones mayores de haber reducido el nmero de derechos de emisin y las asignaciones gratuitas en ese mismo periodo.

La eliminacin de las subvenciones a la industria y al sector energtico contrarias al Acuerdo de Pars, la aprobacin de un fondo de transicin justa que ayude a crear alternativas laborales para las regiones en riesgo de cierres de empresas, fomentar la eficiencia energtica en empresas, especialmente en las pymes, seran algunas de las medidas necesarias, sobre las que se ha avanzado muy poco an.

Medidas de adaptacin a los impactos del cambio climtico: Esta es quiz una de las reas de las que menos se habla cuando nos referimos al cambio climtico. Sin embargo, es tambin la ms necesaria para mejorar la calidad de vida de todos. Las olas de calor que aumentan cada ao y son ms duraderas afectan a la salud de todos, sobre todo mayores y nios y nias. Los periodos de sequa y las lluvias torrenciales producen prdidas agrcolas y ganaderas y secan embalses y pantanos. Los incendios, de mayor gravedad, cada vez sern ms difciles de apagar no slo por la sequedad del monte, sino porque se han abandonado las tareas de mantenimiento de nuestras superficies forestales, las inversiones en prevencin se han recortado hasta en un 70% en los ltimos aos y, a pesar de la gravedad del problema, no se han identificado las Zonas de Alto Riesgo de Incendios tal y como proponen desde hace aos las ONGs ambientales.

Abordar estos impactos requiere de anlisis e investigacin, de inters poltico, de la participacin de todos los colectivos involucrados en la toma de decisiones (no es suficiente con dos das de participacin) y que esta participacin contine a lo largo de la implementacin y del anlisis de resultados tal y como ocurre en otros pases europeos. Y, por supuesto, requiere tambin de una financiacin (la partida de cambio climtico de 2017 se ha reducido en un 45%) que permita la ejecucin de las medidas acordadas.

Ms all de que todas estas medidas especficas son necesarias hay tambin otras medidas transversales: un sistema educativo que forme en sostenibilidad, un sistema fiscal que reduzca los impuestos sociales y aumente los impuestos ambientales, un sistema que mida el progreso social, econmico y ambiental del pas, ms all del PIB y, en general, apoyar modelos sociales y econmicos - alternativas que ya se estn desarrollando a nivel local y regional- donde ciudadanos y ciudadanas apuestan por modelos de banca tica, alimentacin ecolgica, reparacin frente a compra y modelos colectivos de movilidad sostenible.

As que, teniendo los avances alcanzados en todas estas reas, lamentablemente la respuesta es que Espaa (an) no se toma en serio el cambio climtico. Cambiar esta situacin con la nueva Ley de Cambio de Cambio Climtico y Transicin Energtica que est desarrollando el Gobierno?

Ana Beln Snchez es coordinadora del rea de Sostenibilidad de la Fundacin Alternativas

Fuente: http://ctxt.es/es/20170712/Culturas/13928/cambio-climatico-ctxt-ana-belen-sanchez-g20.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter