Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-07-2017

Entrevista a Igor Fuser, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de ABC (UFABC)
La operacin Lava Jato y el golpe de Temer afectaron al proceso de integracin regional latinoamericano

Daniel Giovanaz
Brasil de Fato


La operacin Lava Jato, con el apoyo de los medios corporativos, instaur un ambiente de presin y rechazo que culmin con el golpe de 2016. Al mismo tiempo, suspendi los contratos de la Petrobras con contratistas yprofundiz el desempleo en varios sectores de la economa.

En el lugar de la presidenta electa Dilma Rousseff (PT), entr el entonces vicepresidente Michel Temer (PMDB), que, desde su posesin,propone la eliminacin de derechos de los trabajadores, la entrega de los recursos nacionales, y el debilitamiento de las empresas pblicas y de las relaciones con los vecinos del continente.

Para analizar los impactos de la operacin Lava Jato y las consecuencias para el continente, Brasil de Fato entrevist al profesor Igor Fuser, doctor en Ciencias Polticas por la Universidad de So Paulo (USP) y docente de la carrerade Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de ABC (UFABC). Ex editor del peridicoFolha de So Pauloy de las revistasVejaypoca, Fuser es investigador en las reas de poltica exterior brasilea, geopoltica de la energa, poltica en Amrica Latina y poltica exterior de los Estados Unidos.


Daniel Giovanaz.- La operacin Lava Jato est relacionada, de alguna forma, al clima de desestabilizacin del gobierno Dilma, a partir de 2014. Usted considera que las investigaciones estaban orientadas para favorecer intereses imperialistas, o considera que el desmantelamiento de la industria nacional fue apenas una irresponsabilidad de los jueces y fiscales?

Igor Fuser.- Es una pregunta bien difcil. Porque, para derrocar al gobierno Dilma, era necesario que se crease una situacin de escndalo. Y ellos fueron a buscar ese escndalo en las relaciones que el gobierno brasilero mantena con los carteles de las grandes contratistas - relaciones que siempre existieron en todos los gobiernos, no solo en mbito federal, sino en muchos estados y municipios. Era algo de conocimiento amplio en la poltica brasilea, que haca parte de la estructura del Estado.

La idea de que haba una intencionalidad de destruir esas empresas, por el momento, es una teora. No existe ningn elemento concreto que fundamente esa teora. Es una idea que tiene sentido, tal vez, pero esa es una cuestin abierta. O sea, no hay como saber si haba una intencionalidad del imperialismo norteamericano por destruir esa estructura, porque son empresas de gran tamao, o porque eran el resguardo de la economa nacional. Pero yo no descarto esa hiptesis.

Daniel Giovanaz.- En relacin a los pases vecinos deBrasil, usted podra enumerar las consecuencias ms importantes de la operacin Lava Jato, especialmente para aquellos que tambin tenan obras de las contratistas investigadas [Argentina, Brasil, Colombia, Repblica Dominicana, Ecuador, Guatemala, Mxico, Panam, Per y Venezuela]?

Igor Fuser.- Ese tipo de relacin entre empresa privada y poder pblico no es exclusividad de Brasil. Al extremo, se puede decir que es propiadel capitalismo. Entonces, a medida que comenzaron las investigaciones sobre la Odebrecht y otras empresas que tenan obras en esos pases, sobre todo de Amrica Latina, era inevitable que hubiese repercusin por all tambin.

Actores polticos que actan en esos pases usaron la informacin que vena de Brasil para colocar esas empresas y los otros gobiernos, tambin, en situacin de escndalo.

Las consecuencias son semejantes a aquello que est aconteciendo aqu. Es claro que no tan graves como en Brasil, porque esas empresas no siempre tienen un papel tan estructural en la economa, o hasta porque el volumen de obras es menor.

Daniel Giovanaz.- Desde que asumi, el gobierno Michel Temer cambi la postura en relacin a Amrica Latina. En trminos de polticas econmicas, cules fueron los cambios ms inmediatos?

Igor Fuser.- El gran cambio, en relacin a Amrica Latina, fue el abandono del proyecto de integracin regional que haba en los gobiernos Lula y Dilma.

El Mercosur tiende a quedar reducido a un conjunto de acuerdos comerciales, como mximo. La sobrevivencia dele est al sabor, ahora, de los intereses del gran capital y de las empresas transnacionales - que siempre se beneficiaron del Mercosur y que quieren continuar beneficindose. Pero la idea del Mercosur como proyecto de desarrollo compartido, como instrumento de autonoma regional, todo eso acab, fue descartado.

Iniciativas de integracin regional como la UNASUR [Unin de Naciones Sudamericanas]y la CELAC [Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos]tambin estn condenadas al limbo.

La UNASUR, por ejemplo, debe continuar existiendo como una entidad casi fantasma. La parte que debe quedar es aquella que interesa al gran capital, volcada hacia la construccin de vas de transporte, como carreteras, ferrovas e hidrovas,y para inversiones en minera y en el sector elctrico. Y esa parte solo va a sobrevivir porque contempla los intereses del agronegocio y de otros sectores oligapolizados de la economa. Pero, fuera de eso, se va a volver un cascarn vaco, como la CELAC.

La prioridad de Temer es la integracin completamente subordinada al centro del sistema capitalista internacional. Otra cosa muy grave es que, no solo las iniciativas de integracin regional ms articuladas van a ser retiradas de la agenda, sino quelas posibilidades de cooperacin ms estrecha, de asociacin de Brasil con pases vecinos, deben desaparecer tambin.

Se instal en Amrica del Sur el cada uno para s. Cada uno de estos pases, Brasil y Argentina, con sus gobiernos de derecha, van a competir para obtener mayores ventajas en la relacin con el Norte. Amrica del Sur deja de existir como un actor en el escenario internacional. Se vuelve coto de caza del capital internacional estadounidense, europeo, japons, adems delchino. Es un territorio abierto, en fin, para todo tipo de incursin financiera de los pases protagonistas en el escenario econmico mundial. Amrica del Sur deja de ser actor poltico para volverse un territorio a ser explotado, saqueado. Deja de existir con una voz propia, como una regin dotada de un mnimo de identidad, de autonoma.

Y las consecuencias pueden ser hasta peores de lo que vimos en el siglo 20. Finalmente, el capital internacional vive una fase mucho ms agresiva que 20 aos atrs.

Daniel Giovanaz.- Usted concuerda con la interpretacin de que vivimos el fin de un ciclo de gobiernos progresistas?

Igor Fuser.- La palabra ciclo, en mi evaluacin, es empleada de manera impropia. Primeroporque da la impresin de que existen movimientos en la historia que estn ms all de la posibilidad de interferencia humana. Se coloca un cierto fatalismo, que lleva al inmovilismo en ltima instancia.

Otra cuestin es que ese ciclo no se experiment en todos los pases. Colombia, por ejemplo, pas al margen del tal ciclo progresista. Per ensay embarcarse en ese conjunto de gobiernos, mas opt por permanecer alineado a los Estados Unidos. Chile, a pesar de tener, al momento, el segundo mandato de Michelle Bachelet, que en el contexto chileno es considerada de centro-izquierda, en la prctica permaneci alineado a los Estados Unidos, con relaciones bilaterales, e, inclusive, se junt al movimiento de linchamiento de Venezuela. Sin hablar de Mxico

De la misma forma, mientras que se habla del fin del ciclo progresista, la izquierda gana una eleccin en Ecuador. Entonces, las cosas no son as tan simples.

Venezuela est resistiendo. La situacin por all est por definirse. Absolutamente nadie sabe lo que va a acontecer. Hay un conflicto intenso con dos fuerzas que estn colocando en la mesa todas sus cartas. En Mxico, va a haber elecciones, y el candidato de la izquierda [Andrs Manuel] Lpez Obrador est nuevamente con un chance bastante razonable de ganar. En Bolivia, el presidente Evo Morales sigue manteniendo mucho prestigio entre la poblacin: el gobierno no est en proceso de deterioro, de desguace.

Pero, de alguna forma, tenemos un perodo que se est cerrando en la historia de Amrica Latina. Un perodo en que le fue posible a la izquierda ocupar posiciones de mando dentro del aparato del Estado, en el Poder Ejecutivo principalmente, y eso fue aceptado por las clases dominantes y por el imperialismo. Muchos de esos gobiernos consiguierondesarrollar polticas pblicas y llevar adelante sus gestiones, siendo encarados con cierta naturalidad como gestores del Estado burgus. Ese perodo, por lo que todo indica, se est acabando.

Las clases dominantes, articuladas con el imperialismo, no estn dispuestas a permitir que eso siga aconteciendo. Estn en una ofensiva para expulsar a la izquierda de los gobiernos,por mediode golpe, por va electoral, por todo tipo de manipulacin de la opinin pblica y del sistema jurdico. Todo ese conjunto de instrumentos est siendo utilizado.

Y la cosa no termina ah: no se trata simplemente de cambiar un gobierno de izquierda por un gobierno de derecha. El objetivo de las clases dominantes es destruir organizaciones polticas, destruir partidos, sindicatos, movimientos sociales y blindar las instituciones, blindar el aparato del Estado, para que no haya un retorno de gestores progresistas al Estado.

Y el discurso anticorrupcin emerge, es claro, en ese contexto, como un instrumento clsico del repertorio poltico de la derecha.

Traduccin: Pilar Troya, para Brasil de Fato

Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2017/07/14/como-la-operacion-lava-jato-y-el-golpe-afectaron-el-proceso-de-integracion-regional/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter