Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-07-2017

Petroleras estatales y cambio climtico

Gerardo Honty
Alainet


El iceberg ms grande de la historia acaba de desprenderse de la Antrtida, mientras en el rtico se presentan las temperaturas ms altas jams antes registradas. Las olas de calor vuelven a arrasar el hemisferio norte, mientras los glaciares del sur crecientemente pierden masa. A pesar de ello el mundo sigue invirtiendo enormes sumas de dinero en la explotacin de petrleo, gas y carbn segn el reporte publicado das atrs por la Agencia Internacional de la Energa (World Energy Investment 2017).

La inversin total en energa fue de USD 1,7 billones en 2016, el 40% de los cuales fueron destinados a inversiones en petrleo y gas. Despus de la desaceleracin ocurrida en 2015 por la cada de los precios del crudo, las inversiones en el upstream de los hidrocarburos se recuperaron en 2017. Los destinos preferidos fueron el esquisto de Estados Unidos, las grandes zonas petroleras de Oriente Medio y Rusia y la cuenca off shore de Mxico.

El papel de los actores estatales en las inversiones en energa sigue siendo elevado, alcanzando el 42% en 2016, superando el nivel de 39% alcanzado en 2011. Las compaas petroleras nacionales estn desempeando un papel cada vez ms importante en el gasto en exploracin y explotacin de petrleo y gas. Inversamente los costos de los programas gubernamentales de eficiencia energtica equivalen a menos del 15% del gasto en eficiencia energtica.

La cada de los precios del petrleo no afect significativamente la financiacin de las inversiones por petrleo y gas, aunque la mayora de ellos aumentaron significativamente el apalancamiento, es decir, la toma de crditos. A pesar de los recortes de inversin y una mejor disciplina de costos, las mayores compaas petroleras incrementaron la deuda en ms de USD 100 mil millones entre finales de 2014 y principios de 2017.

Las compaas de Estados Unidos son las ms endeudadas. Segn datos de Bloomberg (recopilados en SRSrocco Report), el monto de los bonos por debajo del grado de inversin que las empresas de energa estadounidenses debern pagar en 2017 aumentar a USD 70.000 millones, bastante ms de los 30.000 millones de dlares que debieron abonar en 2016. La deuda pendiente (en bonos) saltar a USD 110 mil millones en 2018, a USD 155 mil millones en 2019, y luego se disparar a USD 230 mil millones en 2020.

La inversin pblica

La ex Secretaria Ejecutiva de la Convencin de Cambio Climtico, Christiana Figueres, acaba de publicar junto a otros autores, una carta donde advierte que, para poder tener una chance de reducir la amenaza del cambio climtico, los cambios en el sector energa deben hacerse antes del 2020. Esto no es una novedad. Ya otros informes anteriores del Panel Intergubernamental de Cambio Climtico, la Agencia Internacional de la Energa e instituciones independientes vienen advirtiendo lo mismo.

Pero -como puede desprenderse de los montos de las deudas a futuro tomadas por las empresas energticas- las compaas petroleras, los inversores pblicos y privados, los bancos y los agentes de deuda, siguen apostando a un aumento en la extraccin y comercializacin de hidrocarburos ms all de las restricciones que el cambio climtico impone.

Segn el reporte de la AIE ya mencionado, en los ltimos tres aos las emisiones de gases de efecto invernadero se estabilizaron gracias a la inversin en eficiencia energtica. Pero las inversiones en nuevas tecnologas de bajo carbono se han estancado. A pesar de que la participacin de la elica y solar crecieron en los ltimos cinco aos, su contribucin resulta prcticamente anulada por la desaceleracin de las inversiones en energa hidroelctrica, que disminuyeron en ms de la mitad en el mismo perodo de tiempo. La inversin en nueva generacin de tecnologas de bajas emisiones de carbono debera aumentar slo para mantener su proporcin de participacin en la matriz energtica.

La mitad de los gases acumulados en la atmsfera desde que comenz la era industrial fueron emitidos a partir de 1988. Esto es, en los ltimos 30 aos se lanzaron a la atmsfera la misma cantidad de gases que en los 250 aos previos lo que da una idea del imponente aumento en la tasa de emisiones. Solo unas 100 empresas energticas son responsables de ms de la mitad de dichas emisiones segn un reciente reporte Carbon Majors Report 2017 elaborado por Carbon Disclosure Project (CDP). Es decir, estas empresas son las que han extrado y comercializado el petrleo, gas y carbn suficiente como para convertirse en la mayor causa de la amenaza climtica bajo la cual vivimos.

El reporte constata adems, que la mayor responsabilidad no cae en las empresas privadas, como se tendera a suponer, sino en las empresas estatales y los inversionistas pblicos. Y particularmente de las empresas pblicas estatales de los pases en desarrollo, pues son las propietarias de las mayores reservas y tienen mayor participacin en el mercado.

Las 100 mayores empresas son responsables por 635 GtCO2 emitidas desde 1988 a la fecha; de ellas, 59% son empresas estatales, 32% son propiedad de inversionistas pblicos y solo 9% de empresas privadas. Entre las primeras 10, seis representan ms de un cuarto de las emisiones globales y son empresas estatales de pases en desarrollo: China, Irn, Arabia Saudita, India y Mxico. Adems de Pemex que aparece en el sptimo lugar, PDVSA y Petrobras ocupan los puestos 13 y 22.

En consecuencia, los estados tienen en sus manos la decisin sobre el cambio climtico. No solamente por su capacidad o legitimidad para elaborar y disponer polticas pblicas que cambien los modos de produccin y consumo. Sino ms sencillamente dejando de contribuir con sus recursos recursos de la sociedad por otra parte- en la inversin y el apalancamiento de las inversiones en hidrocarburos.

El ao de 1988 -que divide en mitades iguales las emisiones acumuladas en la atmsfera- no es un detalle menor en este relato. Ese fue el ao de la instauracin del Panel Intergubernamental de Cambio Climtico, creado para alertar a los Estados de las Naciones Unidas de los riesgos futuros de seguir invirtiendo en combustibles fsiles. El futuro ya lleg, pero los gobiernos siguen actuando como si aquello nunca hubiera existido.

Gerardo Honty es analista en Energa y Cambio Climtico de CLAES (Centro Latino Americano de Ecologa Social)

Fuente: http://www.alainet.org/es/articulo/186821



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter