Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-07-2017

El mago de la palabra: Pedro Albizu Campos

Rafael Rodrguez Cruz
Rebelin


Albizu Campos es un smbolo

de la Amrica Latina todava irredenta, pero indmita.

-Che Guevara

Al llegar a Cienfuegos el 7 de diciembre de 1927, Pedro Albizu Campos probablemente rememor de inmediato su ciudad natal, Ponce, Puerto Rico. Pocos lugares en estas dos islas antillanas se asemejan tanto. De entrada, se trata de urbes caribeas localizadas frente al mar Caribe que, aunque poseen una cultura marina, son ms bien ciudades seoriales.

Se puede afirmar, en muchos sentidos, que basta con visitar una para conocer la otra. Esto era an ms cierto en 1927, cuando la economa de ambas ciudades estaba dominada por el monocultivo de la caa de azcar, orientado completamente hacia la exportacin. Para esa fecha, por ejemplo, era muy poco el terreno que se dedicaba en Ponce y en Cienfuegos a otros cultivos. A esto ayudaban la fertilidad natural del suelo y las grandes extensiones de las llanuras, que bordean las dos urbes.

La caa de azcar sirvi de base en ambas ciudades al desarrollo de una burguesa criolla econmicamente pudiente y culturalmente sofisticada. Nada refleja mejor lo dicho que la arquitectura y el diseo urbano. La siguiente descripcin de Cienfuegos, tomada de la edicin de Cuba en la mano: Enciclopedia popular Ilustrada, puede aplicarse casi mecnicamente a Ponce:

Indiscutiblemente, es la ciudad de mejor trazado que existe en la Repblica, de calles anchas y rectas, de bellos paseos y parques, de edificios modernos y antiguos que responden totalmente al conjunto que la rodea. Hay en Cienfuegos armona de todo. A la magnificencia del paisaje ha correspondido la obra del hombre, y el espritu de sus habitantes ha sabido en todo tiempo mantenerla aderezada, atrayente, cautivadora. Se la ha calificado de Perla del Sur, cuando en realidad es la Perla de Cuba.

Curiosamente, a Ponce tambin se le ha conocido siempre (en Puerto Rico) como la Perla del Sur. Lo que habra que aadir a la descripcin citada de Cuba en su mano es algo en que tambin Cienfuegos y Ponce se parecan mucho en la primera mitad del siglo XX: la presencia de una clase trabajadora de ascendencia africana. En la explotacin de esa gran masa proletaria estaba en realidad el secreto de la riqueza e intensa vida comercial de ambas ciudades coloniales. Cultural y socialmente, son dos ciudades hermanadas.

Sea como sea, el 7 de diciembre de 1927 Albizu Campos lleg a la ciudad de Cienfuegos. Pero este no era un da cualquiera. Por toda Cuba se conmemoraba, de manera solemne y patritica, la cada en combate del general Antonio Maceo y Grajales; hecho ocurrido, precisamente, tres dcadas antes en Punta Brava, durante la conocida accin de San Pedro de Avanto. Albizu mismo habl con mucho fervor de su visita a Cienfuegos (San Juan, El imparcial, 29/9/1930, p. 6).

En noviembre de 1927, l estuvo en La Habana, donde comparti con varios de los intelectuales cubanos ms prominentes, entre ellos, con don Enrique Jos Varona, Alejo Carpentier, Juan Marinello y Jorge Maach. Este ltimo fue condiscpulo de Albizu en Harvard, y fue la persona que sirvi de contacto entre el lder nacionalista puertorriqueo y la intelectualidad patritica de Cuba. Adems de la amistad estrecha que mantena con Albizu, Maach levant fondos para la causa nacionalista puertorriquea (La Habana, Bohemia, nm. 46, pp. 89-90; nm. 47, pp. 73 y 88).

El 7 de diciembre de 1927 Cienfuegos, como toda Cuba, amaneci con clima bueno y cielos despejados. Segn el principal rotativo de Cuba, El diario de la marina (La Habana, 8/12/1927, p. 12), la celebracin de la efemride en Cienfuegos tuvo dos momentos. Durante las horas del da, se llev a cabo un acto de ofrenda floral ante el monumento a Jos Mart, y se homenaje a otros mrtires de las Guerras de Independencia.

Por la noche se efectu una velada en que particip Albizu. La misma fue en el teatro Luisa y fue auspiciada por la Sociedad Minerva de Cienfuegos. El diario La Correspondencia (Cienfuegos, 8/12/27) public la siguiente resea de la actividad:

En la Velada de Anoche se les rindi apoteosis no comn a los hroes y mrtires de la Patria. Ese solemne y brillante acto constituy un hermoso triunfo de la Sociedad Minerva y del alcalde Sr. Aragons. La palabra de los oradores pareca tocada de Maravilloso Poder en conmemoracin de la cada del hroe mximo de nuestras epopeyas, Antonio Maceo. A ambos lados del Sr. Antonio Aragons que ocupaba la presidencia estaban el notable pensador puertorriqueo y prominente orador y conferencista, doctor Pedro Albizu Campos, el doctor Santiago Rey Perna, doctor Carlos Trujillo, Seor Florentino Pascual, presidente de Minerva y doctor Lorenzo Arrechea Ayala. El alcalde, Seor Aragons inici los discursos. Luego presentados por l, hablaron los doctores Lorenzo Arrechea, Santiago Rey Perna, Carlos Trujillo, Roque E. Garrig y el mago de la palabra: el doctor Pedro Albizu Campos.

La visita de Albizu a Cienfuegos fue una parada importante en la peregrinacin que emprendi nuestro lder patritico entre 1927 y 1930. Adems de Cuba, visit Per, Mxico, Panam y Venezuela. El significado de este viaje por las repblicas de Amrica Latina en lo que toca a la evolucin de su pensamiento poltico y social ha sido muy poco estudiado. Tres meses despus de su regreso, el 11 de mayo 1930, Albizu es elegido presidente del Partido Nacionalista de Puerto Rico y enseguida anunci la necesidad de organizar la patria para el rescate de su soberana.

Sin dudas, el contacto directo con la realidad social y poltica imperante en nuestra Amrica hizo que Albizu comprendiera ms a fondo la especificidad del coloniaje en su isla natal. Puerto Rico, concluy l, se encontraba atrapado por la fuerza en las fronteras del imperio estadounidense, pero no haba perdido, ni perdera nunca, su pertenencia natural a las naciones de El Caribe y de Amrica Latina. Nuestra lucha no era ms que un momento ms en la gesta emancipadora iniciada por Bolvar, y por la cual Antonio Maceo y Grajales ofrend su vida. El mago de la palabra, Pedro Albizu Campos, haba encontrado la base emprica de su misticismo libertador

Agradezco la ayuda de los amigos investigadores de la Biblioteca Nacional de Cuba, en La Habana, y de la Direccin Provincial de Cultura, en Cienfuegos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una  licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter