Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-07-2017

Carta abierta a Pau Llonch
De cataln a cataln

Javier Garca Garriga
Rebelin


Querido Pau Llonch:

No nos conocemos, pero me vas a permitir que me sienta interpelado por el contenido de tu carta al coordinador de IU: soy de Badalona, hijo de un granadino y de una albacetea; en los ltimos aos he vivido consecutivamente en tres pueblos del Maresme, comarca donde finalmente resido con mi mujer y mi hija. Licenciado en la UdG, he conocido el clasismo y el racismo xenfobo de unos y otros, tanto en el rea metropolitana de Barcelona como en las comarcas gerundenses, y unos y otros me han afeado, por poner un ejemplo ilustrativo, que cambie de nombre segn dnde y con quin me encuentre (Javier para castellanoparlantes, Xavier para catalanoparlantes); cuando lo cierto es que la primera vez que alguien me lo tradujo fue en la EGB: mi profesora y tutora de mi colegio pblico de barrio perifrico (mis padres me pusieron Francisco Javier pero, francamente, nunca me ha importado; para m no es ms que una etiqueta con la que nunca, en ninguno de los dos casos, he de sentirme incmodo).

Dicho esto, Pau, me gustara hacer algunas precisiones al texto que diriges como una invectiva (y est siendo costumbre en estos das de absoluta falta de estrategia) a Alberto Garzn, a quien tampoco conozco pero tambin he ledo y por quien asimismo siento una considerable simpata. Si no te importa, ir replicando uno a uno los seis puntos de tu escrito, por lo dems, argumentado, cosa que se agradece precisamente por inusual. As, aunque no lleguemos a ponernos de acuerdo, y aunque yo limite mi rplica aqu a unos simples fogonazos, al menos unos y otros dejaremos de atribuirnos falazmente posiciones que no defendemos.

  1. Precisamente porque la alta burguesa no est interesada, no va a haber independencia en Catalua; no, mientras eso no cambie. Eso, y no la eventualidad de un referndum, es lo ms importante. El referndum de octubre no lo es, porque un referndum unilateral no existe (para hacerlo, se te presupone soberana; en caso contrario tienes otro 9-N con las consiguientes elecciones plebiscitarias que son igual de farsa pero ms garantistas pero no resuelven nada porque no son referndum, y etctera). Saberlo y aun as defenderlo es simplemente expresin de la voluntad de ganar posiciones polticas de cara al prximo envite electoral. Muy legtimo, por supuesto, pero poco honesto si se presenta como ejercicio democrtico: no lo es, porque no es lo que se pretende; porque no existe el referndum unilateral. Lo importante es, como digo, esclarecer si acaso es posible la independencia de Catalua, actualmente Comunidad Autnoma. Eso es lo importante: si quieres la independencia, gnala en la calle y cambia las instituciones, pero no participes del circo que se han montado unos y otros para salvar el pellejo (en realidad, Jorge Moruno ha agotado con verdadera pedagoga este asunto).

  1. Como enseaba el injustamente desdeado Trotsky, en poltica los tiempos son fundamentales: vuestras prisas, que se han alimentado durante dcadas de un falso victimismo (Catalua, colonia de Espaa), son ahora pueriles; como deca Lenin, tales prisas son tpicas de la enfermedad mental del izquierdismo: sin aliados, nada. Y ojo, es falso que ahora no se mantenga el tal argumentario. Como te deca, soy de Badalona y licenciado en la UdG, y s que el racismo xenfobo es recurrente, algo ms que latente (no voy a ser yo el equidistante en esto: lo del proto-fascista Albiol, por cierto cataln y muy votado, no tiene parangn, pero la inquina contra la Barcelona xava una vez pasada la frontera del Maresme-La Selva es impresentable; seguro que estars de acuerdo conmigo). Tambin s que en estos das de todo o nada (los de la CUP lo querais todo e hicisteis una gran astracanada) lo poco que llevo dicho sonar a espaolismo rancio. No importa, de verdad, algunos estamos acostumbrados; pero es irritante que encabeces tu artculo con una cita que habla de opresin para referirte al, si quieres, fallido Estado de las Autonomas; repito: opresin (voy a dejar de lado las mil abstracciones de contexto que cometes con ello).

  1. El carril central del proceso es institucional-meditico, no nacional-popular; en todo caso, si tiene algo de lo segundo, ha sido construido por arriba, puesto que la burguesa convergente ha sabido hacer concesiones (como la burguesa y nobleza britnicas que explican Engels y Marx en sus textos polticos; puestos a hablar de lecturas, te sugiero a Antoine Artous, Marx, el Estado y la poltica, del que podramos aprender un poco todos); burguesa que ha sabido hacer concesiones, deca, para no perder su control hegemnico en el proceso. No darse cuenta de esto (pretender que las instituciones catalanas no son gobernadas por burgueses y aun por antiguos nobles terratenientes) es, otra vez, enfermedad infantil: en cuanto termine la inmensa cortina de humo que algunos honestamente habis abrazado sin advertir su insustancialidad, los Mossos nos seguirn persiguiendo, a ti y a m, mandados por el Saura o el Felip Puig (poco importa) de turno.

  1. La nica alternativa que le queda a un proyecto que debiera purgar de su pasado el victimismo (y las prisas que esto alienta) es seguir peleando hasta lograr alianzas; pelead, si queris, y no slo institucionalmente, para cambiar la correlacin de fuerzas. Y por cierto, dejad de soar con ERC: son el verdadero PSOE cataln. Arrastradlo, si podis, pero no fantaseis con un Junqueras que slo quiere verse president (autonmico, por supuesto).

  1. Rpido te ventilas la infumable consulta-movimiento sin garantas jurdicas; remito a este texto y subsano con ello las afirmaciones de mi punto 1 que pudieran parecer lapidarias.

  1. Lo que clarifica Delgado es el maniquesmo del conmigo o contra m; lo ms opuesto al pensamiento crtico (pensamiento crtico, coincidirs conmigo, bastante proscrito en los principales medios catalanes de Catalua si lo que se critica es el procesismo y sobre todo si se lo critica desde la izquierda; coincidirs, digo, si tienes la deferencia de no serme abstracto en esto). Deca Delgado en una entrevista con Albano Dante en La Klau (cmo echo de menos al Dante de Caf amb llet) que el encabezado de la pregunta La Repblica del 48%? era tendencioso, pues haca monrquicos al resto... Bueno, podran comentarse muchas cosas, pero digamos simplemente que lo que seguramente saba Delgado y no quiso decir es que el encabezado sealaba, por encima de todo, que no tenis suficientes aliados y que as no se construye nada. La concrecin es justamente no ignorar, como s hace Arregui en su breve libelo, que en Catalua tambin hay fascistas catalanes, que hay xenofobia, que te cuestionan porque un da decides hablarle tambin en castellano a tu hija porque sabes que los libros de texto en castellano son basura y que vas a tener que complementar rigurosamente su enseanza; lo abstracto es olvidar que eso no es minoritario, olvidar que protestar ante eso (y ni se te ocurra cuestionar la inmersin lingstica obligatoria en cataln) es exponerse a que te tilden de fascista o espaolazo (supongo que nunca te encontrars en esa miserable tesitura porque se te presupone catalanidad; no as a los hijos de los venidos del sur, que no podemos permitirnos segn qu coqueteos; un botn: el otro da me confiaron que se criticaba a Sopa de Cabra porque haban cantado un par de canciones en castellano uno de los mejores grupos de rock en cataln ); abstracto es tambin olvidar al carpetovetnico ciudadano de la Catalua interior, etc. etc. etc.

Mi querido Pau, construyes una abstraccin y adornas as tu posicin. Esto es tpico de quien no sabe abordar, en efecto, la cuestin nacional. Y adems disparando contra tus aliados Piensa que el lo quiero todo y lo quiero ya es un capricho muy liberal-burgus, piensa, si quieres, que la crtica no es arrogancia, perdonavidas, ni expresin de una cnica superioridad moral. Es, sencillamente, que los tiempos son los que son, que estn los aliados que estn, que los adversarios son como son, y que hacer caso omiso de todo ello es una inmensa abstraccin; de la peor, de la que es, con o sin Pujol, sencillamente irreal.

Javier Garca Garriga. Licenciado en filosofa y doctorando en filosofa poltica por la UB.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter