Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-07-2017

Es hora de acabar con la permisividad de Occidente hacia Israel
Israel: Su imagen de vctima y el doble rasero

Jonathan Cook
The National

Traducido para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo


Cuando Israel aprob el ao pasado una nueva ley antiterrorista, Ayman Odeh, un dirigente de la gran minora de ciudadanos palestinos del pas, describi sus medidas draconianas como el ltimo suspiro del colonialismo.

El pnico y la crueldad superaron nuevas cotas la semana pasada, cuando las autoridades israeles presentaron una demanda de 2,3 millones de dlares contra la familia de Fadi Qanbar, el conductor que estrell un camin contra un grupo de soldados en enero en Jerusaln matando a cuatro de ellos. l fue muerto a tiros en el mismo lugar.

La querella solicita que su viuda, Tahani, y sus cuatro hijos pequeos reembolsen la compensacin que el Estado entreg a las familias de los soldados.

Como las otras familias de palestinos que cometen atentados, los Qanbar carecen de hogar desde que Israel sell con cemento su vivienda en Jerusaln Este. Otros doce familiares han sido despojados de sus papeles de residencia como anticipo de su expulsin a Cisjordania.

Ninguno de ellos ha hecho nada malo; su nico crimen es estar emparentados con alguien a quien Israel define como terrorista.

Esta tendencia se est acentuando. Israel ha exigido a la Autoridad Palestina que deje de pagar la pequea ayuda mensual que reciben familias como los Qanbar, cuyo principal proveedor del sustento est en la crcel o muerto. Las sentencias condenatorias a palestinos de la legislacin militar israel es superior al 99 por ciento.

La legislacin israel pretende incautar 280 millones de dlares de los impuestos que Israel recolecta en nombre de la Autoridad de Palestina, provocando potencialmente su bancarrota.

El prximo mircoles, los conservadores israeles presentarn en el Senado estadounidense una proposicin de ley para denegar igualmente la asistencia que EE.UU. presta a la Autoridad Palestina, a menos que esta deje de financiar el terrorismo. Issa Karaba, funcionario de la Autoridad Palestina declar que esta no tiene manera de cumplir dicho requisito: Prcticamente la mitad de los hogares palestinos estn emparentados con un recluso o un mrtir.

Israel ha llevado el castigo colectivo a nuevos extremos. Segn sus razonamientos, la nica manera de disuadir a los potenciales autores de atentados es hacindoles saber que sus seres queridos sufrirn duras represalias. Dicho de otra manera, Israel est dispuesto a utilizar cualquier medio para aplastar las motivaciones de los palestinos por resistir su cruel ocupacin.

Sin embargo, todos los indicios apuntan a que cuando las personas alcanzan un punto de inflexin en el que estn dispuestas a morir luchando contra sus opresores, piensan poco en las consecuencias que esto pueda tener para sus familias. Esa fue la conclusin a la que lleg un estudio del ejrcito israel hace ya ms de diez aos.

En realidad, Israel sabe que dicha poltica no tiene sentido: no sirve para detener los atentados, pero contribuye a llevar a cabo un complejo programa de desplazamientos. Formas cada vez ms sdicas de venganza refuerzan la sensacin colectiva e histrica de vctimas que tienen los judos, al tiempo que desvan la atencin de los israeles de la realidad: su pas es un Estado colonial brutal.

Si ese calificativo parece severo, veamos los resultados de un estudio recin publicado sobre los efectos que tienen las operaciones con drones en el personal que las realiza, operaciones que llevan a cabo ejecuciones extrajudiciales cuyos daos colaterales suelen ser las muertes de civiles.

Un sondeo realizado en Estados Unidos averigu que los pilotos que dirigen el vuelo remoto de drones desarrollan al poco tiempo sntomas de estrs postraumtico a causa de la cantidad de muerte y destruccin que infligen. El ejrcito israel realiz el mismo estudio despus de que sus pilotos operaran drones sobre Gaza durante el ataque israel de 2014, en el que murieron alrededor de 500 nios palestinos cuando el pequeo enclave fue bombardeado durante casi dos meses.

Sin embargo, los mdicos se asombraron de que los pilotos no mostraron signos de depresin o de ansiedad. Los investigadores especulan con la hiptesis de que los pilotos israeles pueden sentir que sus acciones estn ms justificadas porque se encuentran ms cerca de Gaza que los pilotos estadounidenses de Afganistn, Irak o Yemen. Estn ms seguros de que son ellos los que se encuentran amenazados.

La firmeza por mantener esta imagen que les muestra como las nicas vctimas conduce a practicar un escandaloso doble rasero.

La semana pasada, el tribunal supremo israel respald la negativa de algunos funcionarios a sellar las casas de los tres judos que secuestraron a Mohamed Abu Khdeir en 2014 y lo quemaron vivo.

En mayo, el gobierno israel revel que haba rechazado indemnizar al nio de seis aos Ahmed Dawabsheh, nico superviviente de un incendio provocado por extremistas judos hace dos aos, del que result con graves cicatrices.

Esta interminable complacencia consistente en echar sal sobre la herida de los palestinos solo es posible gracias a que Occidente ha consentido que Israel se regodee en su papel de vctima desde hace demasiado tiempo. Ha llegado el momento de pinchar esta burbuja de autoengao y recordar a Israel que l es el opresor, no los palestinos.

Jonathan Cook es un periodista britnico residente en Nazaret especialista en Oriente Prximo y el conflicto israel-palestino

Fuente: https://www.thenational.ae/opinion/israel-s-determination-to-maintain-its-image-as-a-victim-leads-to-double-standards-1.486365

El presente artculo puede reproducirse libremente siempre que se respete su integridad y se nombre a su autor, su traductor y a Rebelin como fuente de la traduccin



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter