Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-07-2017

Entrevista a Aldo Rebelo, militante del PCdoB y cuatro veces ministro en gobiernos del PT
"Una parte de los que apoyaron la destitucin de Dilma ahora quieren hacer caer a Temer"

Mariana Schreiber
BBC Brasil

Traducido del portugus para Rebelin por Alfredo Iglesias Diguez


Mariana Schreiber.- Qu posibilidades de futuro tiene Michel Temer? Cree que es posible que concluya su mandato?

Aldo Rebelo.- Ha demostrado una extraordinaria capacidad de resistencia al fuerte asedio que sufre su mandato. Son fuerzas muy poderosas, pero el consigue resistir. De todas formas, dudo que soporte la presin, puesto que los votos en la Cmara dependen de muchos factores que le son desfavorables.

Su apoyo poltico ya no es muy fuerte. El partido que ms le apoy, el PSDB, prcticamente abandon el gobierno. La situacin econmica es muy delicada, lo mismo que la situacin social. El paro es enorme. Los principales medios de comunicacin estn en contra del gobierno, estn desarrollando una campaa para destruir el gobierno y la figura del presidente, empezando por la Rede Globo.

Todo hace pensar que tiene pocas posibilidades de resistir. Incluso puede que alcance una victoria momentnea, parcial y pasajera en la Cmara (con el rechazo de la primera denuncia presentada por el procurador-general de la Repblica, Rodrigo Janot, por corrupcin pasiva, que ser votada en agosto), pero todo hace pensar que eso no ser suficiente para garantizar su supervivencia.

Mariana Schreiber.- Es de esperar una segunda denuncia de Janot contra Temer, por obstruccin a la Justicia. Cree que no la resistir?

Aldo Rebelo.- Evidentemente la alianza contra Temer gira en torno a un eje formado por el ministerio pblico, el poder judicial y los grandes medios de comunicacin, y ese eje no se va a contentar con una simple denuncia. Las denuncias vendrn en serie, para remover lo que queda de autoridad y los apoyos de Temer.

Mariana Schreiber.- Considera que existe realmente esa "alianza"? Cree que caer el gobierno de Temer?

Aldo Rebelo.- Esa alianza forma parte de la misma alianza que provoc la destitucin de la presidenta Dilma. Y recupera su voluntad de interferir en la poltica, de dotar a esas instituciones de un protagonismo que les permita tutelar el destino de la sociedad, el destino del pas, y substituir la poltica.

Son instituciones que siempre buscaron substituir la poltica. Tanto los medios de comunicacin como el poder judicial y el ministerio pblico. La polica federal tambin es parte integrante de ese grupo.

Obviamente, eso es mezquino. Genera un proceso de inestabilidad que esas instituciones no tiene modo de corregir ya que no tienen la legitimidad que les permitira conducir los destinos del pas. Legitimidad que proviene del voto, de las elecciones.

Fue lo que hicieron con la presidenta Dilma al destituirla, provocaron un clima de inestabilidad, que est agravndose en estos momentos, al querer provocar tambin la destitucin de quien fuera su vicepresidente, Temer, con el nico objetivo de ser ellos quienes gobiernen el pas. Evidentemente no lo van a conseguir, ya que no tienen la legitimidad del voto. No es ese el papel que le corresponde a esas instituciones, a esas corporaciones.

Mariana Schreiber.- Usted dice que parte de la alianza que provoc la destitucin de Dilma quiere hacer caer a Temer. Qu diferencia hay entre esas dos alianzas?

Aldo Rebelo.- El poder econmico estaba interesado en destituir a Dilma pero no est en contra de Temer, sobre todo el sector financiero. La prensa de So Paulo no est interesada en provocar la cada de Temer y s tena inters en la cada de Dilma. Igualmente, un sector importante de la clase media no tiene ningn inters en que caiga Temer pero s quera la cada de Dilma.

Mariana Schreiber.- Usted mantiene un tono crtico con respeto a esa alianza. No obstante, considera necesario que Temer renuncie, como defiende su partido, y que se forme un nuevo gobierno?

Aldo Rebelo.- Slo hay una forma de restablecer plenamente la autoridad en el pas: las elecciones. Ahora bien, para llegar a las elecciones hay dos caminos: 2018, el calendario previsto, o elecciones anticipadas, que no va a ser posible, pues quien est en posesin de un mandato no va a tener la generosidad de renunciar a parte del mandato para convocar elecciones.

Comprende el alcance de esa contradiccin? En Brasil sufrimos una situacin similar en el siglo XIX, el momento en que Brasil fue un Imperio sin emperador (1831 a 1840), cuando Dom Pedro I abdic dejando aqu a un nio de 5 aos, provocando que el pas estuviese dirigido por una sucesin de regencias.

Esas regencias no tenan legitimidad, no tenan autoridad. La nica solucin posible era la anticipacin de la mayora de edad del nio, por lo que entregaron el pas a un nio de 14 aos de edad (Dom Pedro II). Fue la nica solucin, ya que el pas estaba inmerso en varias guerras civiles simultneas, en Rio Grande do Sul, en Pra, en Maranho y en Bahia.

Ahora bien, como no somos un Imperio, la autoridad recae en el presidente de la Repblica, que la obtiene mediante el voto popular. As, en la medida en que Temer no fue elegido, su naturaleza es frgil.

Mariana Schreiber.- Volviendo a la cuestin de la "alianza" a la que se estaba refiriendo. Qu intereses tiene? Por qu estara ahora interesada en substituir el gobierno de Temer por otro?

Aldo Rebelo.- Porque son instituciones que compiten por el poder. Es el enfrentamiento por el poder, por el destino del pas. O el poder permanece en la esfera de lo poltico, en manos de los electores, o queda en manos de esas corporaciones, que se consideran detentoras de ese derecho por meritocracia. Se consideran superiores porque los polticos son elegidos mediante el voto popular, mientras que ellos son seleccionados mediante un concurso.
As, el ministerio pblico, el poder judicial, la polica federal y los medios de comunicacin, debido a no s qu derecho, quizs por derecho divino, se creen en posesin de la prerrogativa de dirigir el destino de la sociedad. As pues, es un enfrentamiento por el control del poder mismo.

Mariana Schreiber.- Pero, y la responsabilidad de la clase poltica en ese proceso? Porque usted est diciendo que ese grupo de alguna manera est interfiriendo en la conduccin de la poltica, pero el hecho de que la corrupcin haya ganado, de forma generalizada, semejante dimensin en los gobiernos, en los partidos y en la financiacin de las campaas, no erosion la legitimidad de la clase poltica?

Aldo Rebelo.- Combatir la corrupcin poltica es una atribucin constitucional y legal de esos organismos. Substituir la poltica no es su atribucin, no es competencia de esas instituciones. Son dos cosas completamente diferentes.
El hecho de que las instituciones polticas estn inmersas en casos de corrupcin, no justifica la usurpacin de sus prerrogativas. As pues, que hagan su trabajo, pero como deca el dicho popular, zapatero, a tus zapatos.

Mariana Schreiber.- Entonces, usted propone que deberan hacer su trabajo de otra forma?

Aldo Rebelo.- No estoy discutiendo la forma. Esas instituciones tienen que combatir la corrupcin, pero no pueden substituir la poltica, porque eso provocar inestabilidad.

Mariana Schreiber.- Usted dijo que las elecciones seran el remedio ideal para intentar salir de la crisis; no obstante, todo parece indicar que unas elecciones directas anticipadas son inviables. Qu piensa usted?

Aldo Rebelo.- Ciertamente considero que son inviables. El proceso electoral es lento. La propia Constitucin cre mecanismos de proteccin del mandato presidencial. De la misma manera que no se puede destituir al presidente de la Repblica intempestivamente, su eleccin es un proceso lento, a no ser que renuncie.

Mariana Schreiber.- De todos modos, sera una eleccin indirecta.

Aldo Rebelo.- En caso de que renunciase, s, seran una eleccin indirecta.

Mariana Schreiber.- Y unas elecciones indirectas podran resolver la crisis?

Aldo Rebelo.- Es lo que hay. Si renuncia, es la nica alternativa que queda.

Mariana Schreiber.- Si Temer cae, el sucesor ms probable sera el presidente de la Cmara, Rodrigo Maia, ya que asumira el cargo interinamente y, en caso de eleccin indirecta, tendra el suficiente apoyo parlamentario. Sera un buen presidente? Mejor que Temer?

Aldo Rebelo.- La situacin del pas exige mucho ms que la discusin de cul debe ser el nombre de quin ocupe la presidencia de la Repblica. No hay un nombre bueno y un nombre malo, separado de la misin, del proyecto que va a desarrollar, de lo que va a hacer. Qu va a hacer por el pas? As pues, a priori, no es el nombre lo que se tiene que discutir. Ms bien, hay que preguntarse cul es el objetivo, la misin que debe asumir el presidente de Brasil en las circunstancias que atraviesa el pas.

El pas est golpeado, marcado por los traumas. Imagnese que el pas puede llegar a tener dos presidentes sucesivamente destituidos. La destitucin de la presidenta supuso un primer trauma, ahora la destitucin de su sucesor cul es la situacin que se puede crear?

Mariana Schreiber.- Entonces, sera preferible que Temer terminase su mandato?

Aldo Rebelo.- Todo est relacionado con el precio que usted quiera pagar por las cosas. En qu condiciones va a continuar el presidente Temer? Con qu apoyos, con qu agenda, administrando una base de apoyo econmica, social y poltica completamente fragmentada? Las condiciones para que contine van a ser cada vez ms frgiles, difciles y casi inviables. El pas est en una situacin sin salida.

Mariana Schreiber.- En ese difcil contexto, cree que Maia estara en condiciones de articular un gobierno mejor que el de Temer? Con ms dilogo? Habitualmente es considerado un hombre que dialoga con diferentes grupos polticos, incluso con el PCdoB, pero por otro lado es un hombre que defiende con conviccin las reformas econmicas del gobierno de Temer, que no son del agrado de la izquierda.

Aldo Rebelo.- El presidente de la Cmara es un buen poltico, es una persona a quien respecto y con quien mantengo amistad. No obstante, la sucesin del gobierno de Brasil no obedece a eses criterios. No llega con ser buena persona y tener buenos amigos. Lo decisivo es qu hacer en las circunstancias en las que vive actualmente el pas.

Brasil est dividido, marcado por antagonismos, por disputas mezquinas, por desconfianzas profundas entre los diversos segmentos de la sociedad, por una dosis elevada de intolerancia. As pues, va a resultar difcil conferir a una persona la autoridad necesaria para dirigir el pas en este momento si no tiene la autoridad de las urnas, del voto.
Otro mecanismo sera un gobierno de conciliacin, de transicin hacia futuras elecciones. Pero, cmo se puede hacer una transicin y una conciliacin en torno a una agenda comn en ese ambiente de enfrentamiento, dnde el mercado tiene la ilusin de que va a poder conseguir todo y algunas instituciones no estn dispuestas a ceder nada? En este sentido, esa va es muy difcil que se materialice.

Mariana Schreiber.- En el supuesto de que Maia asumiese la presidencia interinamente, sera coherente con su trayectoria mantener las reformas econmicas de Temer. En ese sentido, su gobierno no representara ese perodo de conciliacin?

Aldo Rebelo.- Personalmente, pienso que el presidente Rodrigo Maia se encuentra en una encrucijada difcil. Por qu? Porque si se adhiere a la agenda, al programa mximo del mercado, va a encontrarse en una situacin de aislamiento social muy grande. No obstante, si rechaza esa agenda, padecer un proceso de desestabilizacin.

As pues, la conciliacin es un camino muy difcil debido al grado de conflicto y desconfianza que hay en la sociedad, que est traumatizada por esos enfrentamientos. No es una situacin fcil.

Mariana Schreiber.- Algunas noticias aluden a una negociacin entre usted y Maia, con quien acudira en una frmula electoral como vicepresidente en caso de una eleccin indirecta. Confirma que existen conversaciones en ese sentido? Qu piensa al respecto?

Aldo Rebelo.- No, no mantuve ninguna conversacin en ese sentido. Eso es conversa de botequim [1]. Es un ejercicio de especulacin propio del momento en que vivimos y propio de la poltica. La poltica, en el buen sentido de la palabra, vive de especulaciones, de imaginar hiptesis.

Yo tengo mis propias convicciones, acabo de publicar con un grupo de amigos un manifiesto sobre la situacin del pas y transito con respeto y con capacidad de convivencia con todos los partidos y corrientes polticas. Es eso quizs lo que hace que mi nombre sea recordado en este momento difcil; no obstante, considero muy remota, muy difcil, esa posibilidad. El momento que vive el pas no indica que vayamos haca un perodo de transicin, de conciliacin.
Creo que es improbable.

Mariana Schreiber.- Para usted una frmula presidencial con Rodrigo Maia slo sera posible bajo la forma de gobierno de conciliacin, de transicin, que no asumiese como propias las reformas del gobierno de Temer?

Aldo Rebelo.- No lo pens, no consider esa posibilidad.

Mariana Schreiber.- Entonces, descarta completamente participar de cualquier forma, sea como vice o como cabeza de frmula presidencial, en una eleccin indirecta?

Aldo Rebelo.- A ver, si ni siquiera existe la eleccin como una posibilidad real!

Mariana Schreiber.- Usted es amigo de Maia. Ha hablado con l?

Aldo Rebelo.- No, no, hace unos das que no hablo con el presidente Rodrigo Maia. Le envi una copia del manifiesto que escrib e le ped que lo leyese. Me dijo que lo iba a leer, pero si lo hizo no me dijo nada.

Mariana Schreiber.- Cmo ve la condena de Lula por el juez Sergio Moro por corrupcin pasiva y lavado de dinero en el caso del trplex? Cul ser el impacto de esa condena en el escenario poltico y de cara a unas prximas elecciones?

Aldo Rebelo.- Es una decisin poltica, es una maniobra para apartar a Lula de la vida pblica, de la contienda poltica. Supona que eso acabara por suceder, ya que Lula fue el objetivo a alcanzar de toda esa operacin jurdica y meditica. No obstante, ahora se encuentran en una encrucijada ya que si dejan que Lula pueda contender electoralmente, es un candidato muy fuerte, pero si le prohben participar en las elecciones estaran creando un agente de apoyo al candidato muy fuerte.

Todo el mundo sabe que Lula no es el dueo del apartamento. Est siendo condenado por una propiedad que no es suya, lo que de alguna manera define el carcter poltico de la sentencia.

Mariana Schreiber.- Puede darse el caso de que las elecciones de 2018 no sean suficientes para resolver esta crisis y que el pas permanezca en la inestabilidad?

Aldo Rebelo.- Efectivamente hay un cierto riesgo. La poltica es el camino para encontrar soluciones a esos momentos de impasse, aunque en ocasiones no los encuentra. Entre la abdicacin de Dom Pedro I y el golpe de la mayora de edad, los brasileos vivimos diez aos de crisis.

Lo esperable es que Brasil encuentre ese camino en 2018, pero eso va a exigir el esfuerzo de los lderes polticos en busca de una solucin en torno a una plataforma que una el pas. Si no se consigue eso, el grado de radicalizacin puede aumentar y el sufrimiento del pas puede prolongarse.

Nota del traductor:

[1] Conversa de botequim es una cancin de samba de Noel Rosa y Vadico compuesta en 1935 cuya letra describe una serie de peticiones que un cliente hace a un camarero sumiso, resultando que a cada nueva peticin el cliente se muestra cada vez ms indolente y abusivo.

Fuente: http://www.bbc.com/portuguese/brasil-40615358

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora, al traductor y Rebelin como fuente de la traduccin.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter