Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Lbano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-07-2017

El ejrcito libans acusado de torturar a los refugiados sirios

Lizzie Porter y Kareem Chehayeb
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


El ejrcito libans est acusado de torturas generalizadas a prisioneros refugiados sirios, cuatro de los cuales murieron cuando se encontraban bajo arresto tras las redadas masivas realizadas en los campos cercanos a Arsal, en la frontera sirio-libanesa.

Al parecer, los cuatro hombres murieron tras pasar varios das detenidos despus del asalto llevado a cabo por los militares libaneses, lo que ha obligado al ejrcito a abrir una investigacin. Sin embargo, en los informes forenses iniciales, vistos por Middle East Eye, se deca que no haba evidencias de violencia contra los prisioneros y que los cuatro hombres haban muerto por causas naturales.

Pero las fotografas que tambin pudo ver Middle East Eye muestran cortes y hematomas graves en los cuerpos de tres de los cuatro hombres, identificados como Mustafa Abdel-Karim Absi, Anas Husein al-Hsaikeh, Jalid Husein Mulays y Ozman Merhi Mulays.

Las vctimas haban permanecido durante das con las manos estrechamente atadas con esposas de plstico hasta el punto de causarles extremados daos fsicos, tanto en manos como en piernas, dijo una fuente jurdica que haba visto los cuerpos antes de que los enterraran el 11 de julio.


Imagen obtenida por Middle East Eye en el que se aprecian las heridas de
uno de los muertos (MEE)

La fuente dijo a MEE que las profundas heridas que presentaban los cadveres eran un claro indicador de haber sufrido torturas.

Hay tambin heridas por todo el cuerpo en hombros, brazos, rodillas-, especialmente en las rodillas. Los hombres que fueron detenidos y despus liberados me contaron que tambin a ellos les haban torturado.

La fuente, que se mantiene en el anonimato por razones de seguridad, cuestion la versin oficial del ejrcito sobre los hechos, segn la cual los difuntos murieron de ataques al corazn y de un derrame cerebral a causa del calor.

Cmo puede el informe del ejrcito sobre los muertos decir repetidamente que no hubo violencia en absoluto? Cmo puede decir un mdico que no hubo violencia en absoluto?, alegaba la fuente. Estaba claro que haba tambin heridas en la cabeza que haban estado sangrando.

Una segunda fuente con amplia experiencia en examinar imgenes de vctimas de torturas dijo que las fotos mostraban bastantes pruebas de signos claros de tortura.

Eso es algo que est ms all de toda duda. Hay claros signos de tensiones y traumatismos en las muecas, lo que podra indicar, por su gravedad, que la vctima ha permanecido colgada por las muecas, dijo la fuente.


Cortes profundos en las muecas de uno de los muertos (MEE)

No pueden ser slo seales de ataduras normales, el nivel de los traumatismos y la presin indican claramente que a las vctimas se las colg de las muecas. Podemos ver tambin intensos traumatismos redondos en el abdomen y en la parte inferior de la espalda que no se corresponden con marcas de cadas. Si alguien se cae, el traumatismo est en las extremidades, no en el zona central del abdomen.

Las personas cercanas a los muertos dijeron asimismo que se sentan muy sorprendidos ante la versin de los hechos del ejrcito.

No haba tenido antes ningn problema de salud dijo a MEE un familiar de una de las vctimas, que comparti las fotos del entierro. Estaba totalmente sano.


Imgenes aparecidas en las redes sociales de los hombres detenidos por el ejrcito libans tras su asalto a los campos de refugiados del pasado mes
Twitter Ads info and privacy

Cuando le preguntaron si saba si los fallecidos haban sido torturados, el familiar dijo: Dios lo sabe mejor pero las fotos hablan por s mismas.

Una fuente mdica de un hospital en Arsal dijo que uno de los fallecidos era un doctor que no viva en el campo de refugiados.

Era anestesista, dijo la fuente a MEE . Cuando el ejrcito declar en su comunicado que tena problemas de salud, nos quedamos sorprendidos porque no es verdad. Era un hombre sano.

Los abogados que representan a las familias de tres de los hombres obtuvieron permiso para realizar un exmen independiente de los cuerpos. Sin embargo, la inteligencia militar intervino y confisc las muestras forenses antes de que pudieran examinarse.

No estamos convencidos de que el informe inicial [del mdico designado por el ejrcito] sea exacto, dijo Wisam Tarif, el jefe de los abogados que representan a las tres familias.

No se ha podido realizar ningn anlisis independiente porque no lo han permitido. Conseguimos una orden de un juez en Zahle para poder disponer de una opinin forense independiente, y se llevaron muestras forenses al Hotel Dieu [un hospital en Beirut] pero la inteligencia militar intervino confiscndolas.

Los observadores de los derechos humanos estn ya enviando imgenes de los cuerpos al extranjero para un exmen independiente, ya que se teme que el ejrcito no va a hacer pblicos los resultados de su propia investigacin.

Hemos enviado fotos de tres de los cuerpos para su evaluacin a un doctor con experiencia en documentacin de torturas, para ver si muestran evidencias de la causa de la muerte, dijo a MEE Basam Khawaja, investigador de Human Rights Watch en el Lbano.

En el Lbano hay toda una tradicin de los servicios de seguridad que abren investigaciones y no publican los resultados, as que la gente y las familias se quedan sin saber la verdad, continu.

Incursiones en Arsal

Los cuatro hombres fueron arrestados tras las incursiones del ejrcito en dos campos de refugiados de Arsal, al-Nur y al-Qariya, buscando a supuestos terroristas. Fueron recibidos por una serie de ataques-suicidas y un ataque con granadas, que hirieron a varios soldados.

El ejrcito reconoci oficialmente que haba muerto un nio sirio de cuatro aos en uno de los ataques-suicidas y cuatro ms posteriormente cuando estaban bajo arresto.

Sin embargo, diversas fuentes en Arsal declararon que haban muerto al menos siete hombres ms, elevando la cifra total a doce.

Una fuente mdica en Arsal dijo que el ejrcito libans les haba entregado varios cuerpos, as como en hospitales vecinos del este del Lbano, antes y despus de las operaciones militares.

Cuatro das despus de la operacin [4 de julio], nos entregaron cuatro cadveres de la municipalidad de Baalbek, dijo la fuente.

Tres de ellos fueron enterrados de inmediato y al otro, que estaba decapitado y con los brazos amputados, se le mantuvo durante una semana para ver si poda ser identificado, pero le enterraron una semana despus.

No fue hasta el 11 de julio cuando recibieron los cuatro cuerpos de los cuerpos identificados explcitamente en el comunicado del ejrcito.

Aunque el ejrcito afirm que el nio sirio muri debido a los ataques-suicidas, otras fuentes afirman que fue aplastado por un transporte blindado, pero el ejrcito impidi que un doctor pudiera examinar el cuerpo.

Recibimos tambin el cuerpo de un nio de cuatro aos, aunque no nos permitieron examinarlo, dijo la fuente.

La mayora de las familias de los campamentos han dicho que el nio muri aplastado pero, desde luego, yo no estaba all para presenciarlo.

Al parecer, se entreg otro cuerpo en el Hospital de la Universidad Rafik Hariri en Beirut, pero fue trasladado a Arsal para que le enterraran, aunque no est claro por qu separaron ese cuerpo del resto de los muertos y lo enviaron all.

Una historia de torturas

La posibilidad de muerte por tortura bajo custodia del ejrcito libans se produce en un contexto de antecedentes de abusos por parte de los servicios de seguridad.

El pasado diciembre, Human Rights Watch public un estremecedor relato de un refugiado sirio que declar que haba sido golpeado, insultado y violado con un palo en la prisin de la polica militar de Renaieh por sospechar que era homosexual.

HRW ha documentado a fondo diez casos en los que civiles detenidos por el ejrcito libans manifestaron haber sido torturados durante los interrogatorios, cuando ninguno de ellos tena acceso a un abogado o a sus familias.

No podemos negar que el sistema de seguridad libans est utilizando la tortura, dijo a MEE George Ghali, director de programas de Alef, la organizacin libanesa por los derechos humanos.

En todos esos casos no ha existido rendicin de cuentas y eso est creando una cultura de impunidad, tolerancia y aceptacin.

El Comit de la ONU Contra la Tortura se ha hecho eco de preocupaciones similares.

La incursin que el ejrcito llev a cabo el 30 de junio cerca de Arsal fue la ltima de docenas de ellas perpetradas alegando motivos de seguridad, durante las cuales fueron arrestados ms de 350 refugiados.

Los observadores de los derechos humanos se muestran preocupados porque los servicios de seguridad no estn tratando con dignidad a los detenidos durante sus operaciones.

El asalto del 30 de junio caus amplia indignacin y motiv acusaciones de malos tratos a los refugiados por parte de las fuerzas de seguridad del Lbano despus de que aparecieran las imgenes de docenas de refugiados tumbados boca abajo en el suelo y vigilados por soldados armados.

MEE ha averiguado tambin que no se han dado razones del arresto de algunos de los prisioneros.

Ponerles con los rostros boca abajo sobre el suelo, yaciendo sobre los estmagos no va a proporcionar ms proteccin ni seguridad a nadie, dijo George Ghali.

Pensamos que las constantes y sistemticas violaciones que se estn sucediendo en una situacin como esta alimentan un ambiente favorable a la radicalizacin.

Desde la incursin del 30 de junio, se ha negado a los observadores de los medios y de los derechos humanos el acceso a Arsal, que el ejrcito considera zona de seguridad.

Aunque algunos de los arrestados han sido liberados, los observadores se muestran preocupados por el destino de las decenas que se cree permanecen en prisin, que corren el peligro de desaparecer en el opaco aparato de seguridad del Lbano.

Definitivamente, hay personas que siguen an detenidas, dijo Bassam Khawaja, de HRW.

Aunque no hay pruebas de que se est obligando a la gente a volver a Siria, dijo que el acceso a los detenidos del ejrcito libans por parte de los abogados o familiares es habitualmente muy difcil.

El 10 de julio, el primer ministro libans, Saad Hariri, dijo que la investigacin del ejrcito sobre las muertes que se produjeron bajo arresto se completara en dos o tres das.

Pero siguen sin revelarse los resultados.

El ejrcito est realizando una investigacin clara y transparente sobre ese tema y nadie debera dudarlo, porque al ejrcito le preocupa ms que a nadie la seguridad de los ciudadanos y civiles, dijo Hariri. Tampoco puede aceptarse que se cuestione la investigacin llevada a cabo por el mando del ejrcito.

Una fuente del ejrcito libans dijo a MEE que no disponan de ms informacin que los comentarios anteriormente publicados. El ejrcito haba declarado que las alegaciones de torturas no tenan base.

El ejrcito no respondi a las preguntas formuladas por MEE para que confirmaran la cifra total de muertos tras la incursin en Arsal, la cifra de hombres que an seguan detenidos o que explicaran si tenan planes para mejorar la transparencia.

Lizzie Porter es una periodista independiente con especial inters por los temas de Oriente Medio y Norte de frica, sobre todo en lo relativo a las poblaciones desplazadas, las cuestiones sociales y la mujer. Estuvo trabajando en el peridico londinense The Telegraph hasta marzo de 2016.

Kareem Chehayeb es un escritor y msico libans. Vive en Beirut.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/news/exclusive-syrian-refugees-tortured-death-lebanese-army-481522780

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a los autores, a la traductora y a Rebelin como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter