Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-07-2017

Manifiesto por la Unin Nacional

Aldo Rebelo
Conversa Afiada

Traducido del portugus para Rebelin por Alfredo Iglesias Diguez


Brasil no necesita ser dividido, es mejor unin, progreso y paz
(Geraldo Amancio, poeta y repentista)


Brasil atraviesa una grave y profunda crisis, que amenaza su futuro de Nacin libre, prspera y soberana. El esfuerzo de nuestros antepasados, que no dudaron ante los sacrificios y las renuncias con tal de construir un Pas, est siendo puesto a prueba por la actual desorientacin ante el rumbo que se debe tomar para ampliar la independencia y autonoma nacionales, elevar el bienestar material y espiritual de la poblacin y proteger la convivencia democrtica entre los brasileos. Las rupturas operadas en el mbito institucional generaron un panorama de aguda polarizacin, agravado por la recesin econmica, los altos niveles de paro y precarizacin y la violencia en todas sus formas. La sociedad brasilea se encuentra dividida, desorientada y desalentada, con su agenda organizada por actores e intereses minoritarios, incluso antinacionales, ambiente ideal para la proliferacin de diferentes formas de morbidez social, entre ellas la corrupcin.

nicamente la unin de amplias fuerzas polticas, econmicas y sociales, en torno a una propuesta de reconstruccin y afirmacin nacional, puede abrir camino ante la crisis actual. Semejante propuesta, por supuesto, no puede limitarse a ser una plataforma de metas econmicas y sociales, tiene que estar inspirada en un estado de nimo tal que sea capaz de movilizar intensamente a los ms diversos sectores sociales que compartan un objetivo comn: ver avanzar al Pas de tal forma que los beneficios del desarrollo sean percibidos por todos, animndolos a sentirse protagonistas activos del cambio. Este proyecto exige como presupuesto que la defensa del desarrollo de Brasil sea el fundamento para asegurar la efectiva expansin de los derechos sociales y de la democracia.

La elaboracin del proyecto de construccin y afirmacin nacional no podr limitarse a la clase poltica, tendr que ser compartido por los sectores ms representativos de la sociedad. Eso implica separarse de cualquier prejuicio ideolgico y de los maniquesmos, que impiden comprender la situacin actual. Pero, ante todo, es necesario abandonar la engaosa dicotoma entre Estado y Mercado, que tan slo sirvi para disimular el sometimiento de las estructuras del Estado por coaliciones de intereses particulares, substituyndola por una eficiente cooperacin entre el poder poltico y la iniciativa privada, en pro del bien comn, como ocurri y ocurre en todos los pases que consiguieron enfrentarse a retos semejantes en el camino del desarrollo duradero y sostenible.

Las generaciones que nos precedieron, construyeron material y espiritualmente Brasil en cuatro grandes fases o movimientos, a saber:

1) la formacin de la base fsica, la conformacin del territorio, desde el ao cero de 1500 y de la originaria Tierra de Santa Cruz, hasta el Tratado de Madrid, en 1750, que configur de forma aproximada las actuales fronteras nacionales e inici el proceso de mestizaje que caracteriz la formacin social brasilea;

2) la epopeya de la Independencia, consolidada en 1822, representada en las ilustres figuras de Tiradentes y de Jos Bonifcio, patriarca idealizador de un proyecto de Nacin que aun est de actualidad;

3) la fase de la defensa y mantenimiento de la unidad territorial, con Dom Pedro I e Dom Pedro II y que termina con la liberacin de los esclavos en 1888; y

4) la Repblica proclamada por Deodoro da Fonseca y consolidada por Floriano Peixoto, que alcanz su mximo apogeo con Getlio Vargas y su ambicioso programa de industrializacin y modernizacin del Estado, poniendo en prctica aspiraciones anteriores de los movimientos Sanitarista, Tenentista [1] y de la Nova Educao (Nueva Educacin). Despus del gobierno de Vargas, Brasil oscil al son de las corrientes varguista y anti-varguista hasta nuestros das.

Hoy, en el contexto de una economa globalizada y con el Pas en condiciones ms favorables que en el pasado, tenemos la misin de iniciar un nuevo proyecto nacional, el quinto movimiento, en tres direcciones y con tres objetivos:

1) ampliar la soberana nacional mediante el pleno desarrollo econmico, cientfico, tecnolgico y de los medios de defensa del Pas;

2) elevar la calidad de vida del pueblo brasileo mediante la reduccin de las desigualdades sociales, la proteccin de la infancia y de la maternidad, el acceso a la educacin de calidad y a la salud y el combate sin cuartel al crimen organizado y la promocin de la seguridad pblica contra el bandolerismo en todas sus formas; y

3) fortalecer la democracia y la tolerancia entre los brasileos, mediante la realizacin de una reforma poltica que libere a nuestro sistema poltico del control por parte de intereses corporativos y oligrquicos y que asegure el debate de los grandes temas nacionales en el mbito pblico.

La crisis nacional est teniendo lugar en el contexto de un cambio de poca marcado por:

a) el agravamiento de las consecuencias socioeconmicas negativas de la globalizacin dirigida por el sector financiero especulativo internacional;

b) la alteracin del eje geoeconmico mundial hacia Eurasia-Pacfico;

c) la emergencia de un escenario de poder multipolar, en contraposicin a la unipolaridad del perodo posterior al fin de la Guerra Fra; y

d) el desarrollo de nuevas revoluciones cientficas y tecnolgicas y la rpida introduccin de tecnologas innovadoras (Cuarta Revolucin Industrial), que genera profundos impactos sobre las formas de produccin de bienes y servicios, los niveles de empleo, las relaciones de trabajo, la cualificacin de la fuerza de trabajo y las propias relaciones sociales en general.

Todos esos aspectos tendrn una influencia determinante en el necesario proyecto nacional brasileo, que, a su vez, es condicin decisiva para influir en la dinmica global. Por esa razn, el proyecto nacional brasileo necesita contemplar la importancia continental del Pas, que ocupa media Amrica del Sur, representa cerca del 50% de la economa de la regin, tiene frontera con diez pases y representa la fuerza motriz potencial para la integracin fsica y econmica del subcontinente. Brasil tiene que asumir definitivamente el papel de liderazgo benigno y no hegemnico del bloque suramericano, dndole masa crtica para participar de forma eficaz y positiva en la reconstruccin del orden mundial que est en marcha.

Es fundamental que el sistema financiero reoriente sus esfuerzos para estimular y apoyar las actividades productivas. Los ttulos de deuda pblica no pueden continuar siendo la inversin ms rentable del Pas, como ocurra en el perodo de 2001 a 2016, muy por encima de cualquier otra actividad productiva. La aspiracin al desarrollo no puede estar obstaculizada o bloqueada por intereses rentistas locales o extranjeros.

La reversin de la desindustrializacin que afecta al Pas es crucial. Brasil retrocedi drsticamente en capacidad industrial, principalmente en el sector de la alta tecnologa, impactando en las capas medias de la sociedad, debido a la prdida de empleos cualificados e de mejor remuneracin. No obstante, a pesar de la rapidez del proceso, aun tenemos una de las diez mayores y ms diversificadas bases industriales del mundo. Ms all de recuperar la capacidad productiva, es imprescindible reorientar todo el sector industrial para enfrentarnos al reto de la Cuarta Revolucin Industrial, basada en elevados ndices de robotizacin y de conectividad y de intenso flujo de innovaciones en tecnologa punta.

La recuperacin del crecimiento brasileo exige la estructuracin de cadenas productivas de mayor valor aadido, basadas en investigaciones de mbito nacional. Eso, a su vez, requiere de mayores inversiones pblicas y privadas en todas las dimensiones de la educacin y la produccin de conocimiento y de su aplicacin innovadora en la economa nacional, incluyendo el apoyo efectivo y con criterio al aumento de la productividad de las empresas nacionales. El Estado Nacional deber pasar, adems, por una profunda reforma que incorpore e internalice en su sistema de controles el principio de incerteza que rige los descubrimientos cientficos y la dinmica de la innovacin, de tal manera que no obstaculice la actividad investigadora o inhiba la creatividad del emprendedor.

A los alarmantes ndices de deficiencias educativas de la poblacin matriculada en la red de centros de enseanza, se suma la creciente degradacin del ambiente escolar, con el aumento de la violencia y el abandono de las nociones de disciplina y jerarqua, sin las cuales el esfuerzo de aprendizaje est abocado al fracaso. La realidad demostr que ms all del destino de los recursos, es urgente retomar la cuestin educativa como una prioridad central del Estado, que debe protegerla de los vicios del corporativismo, enaltecer el papel del profesor y restaurar su autoridad dentro del aula y en la sociedad.

La agricultura, la ganadera y el sector agroindustrial constituyen activos econmicos, sociales, culturales y geopolticos de gran importancia para Brasil. Incluso frente a la fuerte y subsidiada competencia de los ganaderos y agricultores europeos y norteamericanos, nuestros pequeos, medianos y grandes productores abastecen el mercado interno y ganan cada vez ms espacio en el comercio mundial de alimentos. El estatus de gran productor de granos y protenas genera para Brasil, aparte de divisas, respeto creciente en un mundo cada vez ms falto de seguridad alimentaria. Brasil debe dar valor social y culturalmente a sus trabajadores, ganaderos y productores rurales, protegindolos con financiacin, crdito y seguros y destinando recursos para la ciencia, tecnologa e innovacin que les ayuden a mejorar la productividad de todas las actividades que realizan.

Las Fuerzas Armadas son una institucin fundadora de la nacionalidad y del Estado Nacional y cumplen la doble misin de defender y construir el Pas. Desde el programa nuclear hasta nuestro primer ordenador, pasando por la investigacin espacial, la industria aeronutica y la defensa ciberntica, el ejrcito ha cumplido un papel pionero y de vanguardia. Asimismo, cumplen misiones humanitarias socorriendo a los indios y a los ribereos de la Amazonia o a las vctimas de la sequa en el serto nordestino sin perder el ethos de organizacin del combate y de defensa de la Patria.

En este sentido, es necesario valorar y reconocer a las Fuerzas Armadas brasileas, sus actos y sus hroes, sus valores, su patriotismo y elevado espritu de generosidad y solidaridad para con la comunidad. Semejante actitud tiene que tener un sentido educativo para la infancia y para la juventud, expuesta a un ambiente de corrosin de los valores de la nacionalidad como el que vivimos a diario.

La poltica ambiental debe reflejar un compromiso real con el desarrollo sostenible del Pas y no someterse al dictado de agentes e intereses externos. Entre otras prioridades, tendr que enfocar las deficiencias higiene pblica y saneamiento, tratamiento de los residuos slidos urbanos, ocupacin irregular de reas de riesgo medioambiental y la ampliacin de la infraestructura de previsin y respuesta inmediata a emergencias causadas por fenmenos naturales.

Asimismo, es necesaria una urgente redefinicin de la poltica sobre poblaciones indgenas, haciendo que sea compatible con el derecho de toda poblacin a una evolucin civilizatoria digna, respetando sus tradiciones culturales y su contribucin decisiva para la constitucin de la identidad nacional. nicamente as ser posible asegurarles una integracin gradual en la sociedad nacional, como ciudadanos de pleno derecho y aptos para abandonar, eventualmente, la tutela permanente del Estado.

Objeto de presiones y de la avidez internacional, la Amazonia necesita acciones efectivas de control y afirmacin de la soberana sobre su inmenso territorio, as como por polticas pblicas de estmulo y apoyo a su desarrollo y de proteccin de sus poblaciones indgenas y ribereas y de su biodiversidad.

Nuestra produccin artstica y cultural, en sintona con los grandes movimientos de la Nacin, invent a Brasil a lo largo de su historia. Es imprescindible defender y promover el rico y variado patrimonio cultural de la Nacin brasilea, su lengua, sus tradiciones, su creatividad y su potencial de desarrollo econmico, oponindose a las prcticas monopolizadoras y restrictivas de los grandes conglomerados internacionales de los medios de comunicacin y de internet.

Brasil debe promover la participacin de la mujer en la construccin del Pas y reconocer en nuestras antepasadas indgenas, africanas y europeas un papel destacado en la constitucin de la Nacin y en la formacin de la identidad del pueblo brasileo.

La lucha sin cuartel contra los prejuicios raciales en Brasil se impone debido a la puesta en valor de la herencia y contribucin africana en la formacin de la cultura y de la identidad nacional brasilea y por la celebracin del mestizaje como un rasgo decisivo de nuestro legado civilizatorio. Tenemos que rechazar cualquier intento de introducir en Brasil modelos importados de sociedades que institucionalizaron el racismo en sus relaciones sociales.

La lucha contra la corrupcin tiene que ser un objetivo permanente de la sociedad y del Estado, pero no se puede paralizar al Pas con el pretexto de que se tiene que eliminar un mal que es endmico en las economas de todo el mundo.

Brasil tiene que volver a crecer. Esa es la cuestin principal. No hay forma de sanear las finanzas pblicas sin que crezca la economa y aumente la recaudacin tributaria. No se puede negar que Brasil necesita reformas que corrijan distorsiones, eliminen privilegios corporativos, faciliten la creacin de empleos y el funcionamiento de la economa. Pero no habr equilibrio en las pensiones si no hay empleos y no se recauda suficiente. No habr reforma que convenza al emprendedor privado a invertir si no hay una perspectiva de demanda. Y para que Brasil vuelva a crecer, el primer consenso que se tiene que alcanzar es que todos se convenzan de eso. Ningn hombre o mujer de buena voluntad se opondr a sacrificio ninguno si eso significa esperanza para s y futuro para sus hijos. Sin embargo, todo el mundo tiene que ceder en algo. Son inaceptables reformas que descarguen el peso del ajuste sobre los hombros de los ms necesitados y proteja los intereses de los grupos elitistas que concentran el patrimonio nacional.

Brasil es un Pas rico, principalmente en recursos humanos. Si todos pudiesen compartir el desarrollo de esa riqueza sera un Pas ms prspero y feliz. Nadie est en contra de que los ms capaces y talentosos se enriquezcan. Nadie est en contra de que quien emprenda tenga una justa recompensa por su esfuerzo. Brasil no necesita, no debe y no puede ser tan desigual. Ese es el gran acuerdo que necesita contraer la sociedad brasilea. Es en torno a ese ideal transcendente de grandeza nacional y de justicia que se deben unir los brasileos de todas las clases, profesiones, orgenes, condicin social y creencias.

* El Manifiesto por la Unin Nacional es un texto de Aldo Rebelo , cuatro veces ministro con gobiernos del Partido de los Trabajadores, ex presidente de la Cmara de los Diputados y militante del PCdoB, difundido el 7 de julio de 2017 por la pgina web Conversa Afiada.

Nota del traductor

[1] El tenentismo fue un movimiento poltico-militar surgido en la dcada de 1920 que inspir la Rebelin del Fuerte de Copacabana (1922), la Revolucin de 1924, la Comuna de Manaus (1924) y la Columna Prestes (1924) y que pasado el tiempo confluira con la Alianza Liberal en la Revolucin de 1930 que puso fin a la Repblica Vieja. El tenentismo pretenda modificar las estructuras del poder poltico en Brasil, instaurando el voto secreto y desarrollando una amplia reforma educativa.

Fuente: https://www.conversaafiada.com.br/brasil/aldo-lanca-manifesto-pela-uniao-nacional

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar la autora, al traductor y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter