Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-07-2017

Desclasificacin de archivos: ms verdad para enfrentar el negacionismo

Omar Sagredo
Rebelin


A fines de junio del presente ao, la Polica de Investigaciones (PDI) desclasific los archivos de su Departamento 50, unidad especial encargada de investigar las actividades del espionaje nazi en Chile, durante la Segunda Guerra Mundial. Estos materiales fueron entregados para su conservacin al Archivo Nacional. A partir de esta desclasificacin surgen algunas reflexiones que son importantes de considerar sobre los archivos relativos a las violaciones a los derechos humanos cometidas por la dictadura cvico-militar.

La primera de ellas tiene que ver con la inexistencia en el pas de una normativa especfica sobre este tipo de archivos, en los que se presenta informacin sobre vulneracin de derechos de personas, y que resultan ser muy diferentes a los que normalmente acopia el Archivo Nacional. En el marco de las exigencias por la estipulacin de una nueva Ley de Archivos en nuestro pas, ha estado relativamente ausente la necesidad de normar colectivamente los archivos de derechos humanos elaborados por organismos privados.

En este sentido, la Corporacin Parque por la Paz Villa Grimaldi, el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, y otros organismos de derechos humanos que actualmente conforman la Red Nacional de Historia Oral y Archivos Orales, tenemos experiencia en el manejo de este tipo de archivos. Adems del deber de garantizar la apertura y el acceso a todos los archivos de memoria que disponemos, estamos conscientes de tomar precauciones porque se trata de archivos complejos que dan cuenta de emociones derivadas de vivir situaciones lmite, como la tortura, la muerte, la violacin, entre otros. Parte importante de estos archivos (como los pertenecientes a FASIC y a la Vicara de la Solidaridad, por ejemplo), contienen testimonios de vctimas y familiares, recogidos al poco tiempo de ocurridos los hechos, en plena dictadura, en el marco del secreto profesional o eclesistico. Esto implica que su eventual traspaso o apertura representa una enorme complejidad, siendo necesarias condiciones adecuadas de acceso y uso, garantizando, en cualquier contexto, su utilizacin en investigaciones judiciales.

Lo segundo, en relacin con lo anterior, es que estos archivos deben ser de acceso pblico, pero en el uso de sus contenidos deben operar criterios propios de sitios de memoria, como, por ejemplo, la proteccin de la identidad de las personas que aparecen referenciadas. En el caso del Archivo Oral de Villa Grimaldi, un acervo audiovisual de testimonios de ex detenidos de este recinto, originado en 2006, siempre se debe consultar a los testimoniantes respecto al uso de sus relatos, para saber en qu contexto lo autorizan, en situaciones que puedan exceder lo estipulado en los consentimientos que firmaron al momento de ser entrevistados.

Y, como tercer aspecto, algo que resulta muy relevante para la comprensin de nuestra historia reciente, es que se debe propiciar que se desclasifiquen otros archivos que en la actualidad permanecen en manos de organismos e instituciones del Estado. Sitios de memoria, entre ellos Villa Grimaldi, han demandado pblicamente la desclasificacin de todos los archivos de la dictadura cvico-militar, con el objetivo de enfrentar los intentos deliberados de olvido y los brotes de negacionismo que han surgido en el ltimo tiempo.

Un ejemplo de todo esto, es la situacin relativa a los archivos surgidos del trabajo de la Comisin Nacional sobre Prisin Poltica y Tortura, conocida como Comisin Valech. Si bien es muy poco probable que estos archivos contengan informacin relevante en materia penal (referencias a nombres, situaciones o represores que ya no se conozcan, por ejemplo), s podran permitir ratificar las dinmicas de la represin, la operacin de sus redes, los procedimientos de los grupos de la muerte, etc. Como Villa Grimaldi, en este sentido, compartimos la desclasificacin en funcin de la lucha por la verdad y la sistematizacin del conocimiento sobre el terrorismo de Estado. La desclasificacin es una demanda tica al Estado de transparentar lo que tiene y permitir que la sociedad pueda acceder a toda la verdad y mirar su pasado reciente con total conocimiento.

En la realidad actual, resulta an ms necesario desclasificar estos archivos dado que algunos medios de comunicacin han otorgado espacio a personajes negacionistas, que hacen circular tesis sobre la posibilidad de la guerra civil y el rol de los militares como salvadores de la nacin. Esta iniciativa, encabezada por familiares de militares detenidos en Punta Peuco, contrasta con las mltiples acciones de presin de la sociedad civil y los sitios de memoria por desmantelar los pactos de silencio que an predominan entre las Fuerzas Armadas. Testimonios de agentes de la dictadura dan cuenta del empeo de los represores en transcribir las anotaciones manuscritas obtenidas de los interrogatorios, no siendo difcil imaginar que fueran clasificadas y archivadas. Es poco probable que estos materiales fueran destruidos o enviados por Manuel Contreras a Alemania como se inform en 1978. Entendiendo la estructura y la dinmica de las Fuerzas Armadas, es poco probable que los archivos de la Direccin de Inteligencia Nacional (DINA) y los que se elaboraban en Villa Grimaldi, se perdieran. Adems, es sabido que la Central Nacional de Informaciones (CNI), continuadora de la DINA, hered gran parte de estos archivos.

Este manto de dudas sobre los archivos de la represin se mantendr hasta que no exista una real iniciativa del Estado, incluyendo a las FF.AA., por entregar toda la verdad. El hecho de posicionar la certeza acerca de los graves delitos contra la humanidad cometidos por agentes del Estado, sin espacios a matices o relativismos histricos, debiera ser un estndar tico para una sociedad democrtica. Tal como ha sealado el politlogo francs Bruno Groppo, la desclasificacin de los archivos de la represin representa un acto poltico que permite develar la verdad de todos los crmenes cometidos y negados u ocultados por la oficialidad dictatorial, reparar a las vctimas y familiares y reconocer pblica y oficialmente esta verdad develada. Justamente, nuestro aporte como sitios de memoria est en sintona con aquella ltima perspectiva, es decir, aportar verdad, poniendo a disposicin todas las fuentes con que contamos.

Omar Sagredo: Politlogo. Encargado del Archivo Oral de la Corporacin Parque por la Paz Villa Grimaldi.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter