Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-07-2017

Breve reflexin en torno a una canditatura

Manuel Acua A.
Rebelin


Tras las elecciones primarias del 02 del presente, las candidaturas del abanderado de la coalicin Chile Vamos como la de la abanderada del Frente Amplio han mantenido su curso inalterable. Aparecen en las noticias sin mayor espectacularidad, carentes de sobresaltos y dotadas de una claridad envidiable; no lo hacen mejor las candidaturas de Roxana Miranda y Franco Parisi que dan muy poco qu hablar a los medios informativos; y un poco ms, la de Carolina Goic, en cuanto se informa y desinforma sobre sus relaciones con la de Alejandro Guillier. En el caso de las primeras indicadas, an cuando la prensa les dedica algunos de sus titulares, no hay en contra de ellas campaa alguna que las desacredite o ponga en tela de juicio. Recuerdan, en cierto modo, las campaas presidenciales del pasado siglo. No ha ocurrido de la misma manera con la candidatura del senador independiente Alejandro Guillier lvarez cuyo tratamiento noticioso, si bien ha experimentado notable crecimiento, se ha transformado en una verdadera crtica a la conduccin de su campaa cuya culminacin se prev como un fracaso, y a su persona. A este tipo de informaciones se suman artculos cuyos analistas se permiten formular juicios apocalpticos sobre el futuro de esa candidatura tomando como base ciertas encuestas que muestran un sostenido descenso en los ndices de aprobacin del senador. La culminacin de esta catastrfica escena parece estar representada (hasta este momento, si no es que aparece otra) por un artculo de Patricio Navia a quien jams podramos considerar proclive a la candidatura del senador independiente, intitulado Por qu se hundi Guiller? en donde todos los supuestos dejan de ser tales para imponerse como una revelacin.

Incapaz de encontrar una voz coherente y un mensaje constante y claro, Guillier est intentando ser muchas cosas diferentes a la vez. Desafortunadamente para l, eso significa que los electores terminan confundidos sobre quin es realmente y cules son sus prioridades. Aunque en sus dcadas como periodista debi haberlo aprendido o debe saberlo, si efectivamente est tan cerca de la gente como dice, Guillier parece no entender que la gente huye de los candidatos que tratan de caerle bien a todos y cambian lo que dicen dependiendo de la audiencia a la que le hablan [1] .

A fin de colaborar a establecer una explicacin ms o menos racional de lo que, en verdad, sucede con posterioridad a las elecciones primarias, hemos querido investigar el desarrollo de esos acontecimientos. Ellos nos pueden dar una visin un tanto diferente de aquella que nos brindan los medios de comunicacin.

VOCES CRTICAS A LA CANDIDATURA DEL SENADOR ALEJANDRO GUILLIER

Uno de los primeros hechos con los cuales un analista se tropieza es, como ya lo hemos dicho, la impresionante sucesin de crticas formuladas con posterioridad a las elecciones primarias en relacin a la candidatura del senador independiente. Intentemos consignar aqu algunas:

1.- El da martes 4 de julio se realiz un seminario en la sede de FLACSO, en Vitacura, denominado Mirada al Futuro. El seminario haba sido organizado por cuatro personeros de organizaciones vinculadas, de una u otra manera, a la vieja Concertacin de Partidos Por la Democracia: el ex presidente de Chile Ricardo Lagos Escobar, en su calidad de presidente de la Fundacin Democracia y Desarrollo; el presidente de CIEPLAN Alejandro Foxley; el presidente de la FLACSO, ngel Flisfich, y el rector de la Universidad de Talca, lvaro Rojas. En esa oportunidad, los periodistas consultaron al ex presidente Lagos acerca de cun cerca se senta de las candidaturas de Carolina Goic o de Alejandro Guillier. La respuesta de Lagos fue de antologa:

Paso.

El ex presidente es conocido por su extremo autoritarismo. No poda este rasgo suyo estar ausente ante la insistencia de los reporteros sobre el tema:

"[] quiero ser muy franco con ustedes, entiendo que tienen el inters de hacer muchas preguntas, yo elijo los tiempos en los cuales hay tiempos para hablar y tiempos para callar. En consecuencia, ahora estamos trabajando miradas de ms largo plazo y me parece que esa es la forma en que uno puede aportar, y por lo tanto habr momentos para poder referirnos a los temas que a ustedes inquietan" [2] .

2.- El mismo da 4, el peridico digital El Lbero, public una entrevista a Roberto Mndez, gerente general de la empresa de encuestas ADIMARK y declarado partidario de la candidatura de Sebastin Piera. Basndose en las cifras que entregaban las elecciones primarias y las encuestas que estaba preparando seal:

Creo que viene un perodo muy difcil porque el gran perdedor fue la Nueva Mayora. Ahora se han dado cuenta, especialmente despus de las encuestas de Adimark y Cadem, del costo que tuvieron por no haber participado en las primarias, y no haber estado presentes en los debates y en la franja. Creo que la deja en muy mal pie [] Hoy la Nueva Mayora est en su peor momento, estn analizando la magnitud y las caractersticas de este desastre. No sabemos si el costo ser temporal y podran recuperarse pero ahora estn en su peor momento. Tanto Alejandro Guillier, que baj, y Carolina Goic que nunca logr subir, creo que ellos y sus partidos y equipos deben estar analizando cmo enfrentar esta nueva etapa [3] .

3.- El da jueves 7 del presente, cinco das despus de las elecciones, la revista Cosas public una entrevista que le hizo al senador del PPD Guido Girardi y que el diario La Tercera resumi en una breve noticia, en la cual ese parlamentario defina la candidatura del senador independiente como un castigo a nosotros mismos. La entrevista, presumiblemente, se realiz dos, tres o cuatro das antes de la publicacin de la misma, es decir, casi inmediatamente despus de las elecciones. En dicha entrevista, Girardi expresaba:

Guillier es un castigo a nosotros mismos.

Cmo? Claro, Alejandro surge en la no respuesta, en la no capacidad que nosotros hemos tenido de elaborar nuevas respuestas. O sea, la sociedad castiga al mundo progresista optando por el menos poltico de nuestro mundo. Alejandro tiene muchos mritos tambin, as que no es solo un castigo

Y los castiga diciendo qu?

Nos castiga a nosotros, porque en vez de elegir a un lder, a un Lagos, a un Insulza, busca a una figura lejana a la poltica tradicional [4] .

4.- Ese mismo da, consultado acerca de si mantena la opinin suya en torno a Guillier, publicada por Cosas y considerada (por decir lo menos) bastante desafortunada, Girardi respondi a los medios de comunicacin:

Lo que he dicho, lo reitero [] Guillier es un castigo a nosotros mismos. Alejandro surge de nuestra incapacidad para elaborar nuevas respuestas [5] .

5.- Dos das despus, el domingo 9 del presente, en su columna habitual de El Mercurio, Carlos Pea, rector de la Universidad Diego Portales, en una explicacin kantiana de esa disputa generada por Girardi, describe la candidatura de Guillier como

[] el rito del neurtico obsesivo que, agobiado por una culpa segunda, se pone como desafo no pisar las rayas del pavimento para que no sobrevenga la catstrofe.

6.- El mismo 9 del presente, entrevistado por el peridico digital El Lbero, el diputado del PPD Rabindanath Quinteros sostuvo que

Carolina Goic dijo una cosa muy cierta hace unos das sobre que hay palabras o frases que emplea Guillier que ofenden a los que somos militantes de los partidos. l tiene una lgica diferente, una lgica como independiente, porque no ha militado. l (Guillier) tiene que entender la lgica de los partidos y eso es lo que debe conversar con los presidentes de las colectividades, para evitar todo este tipo de resquemores que puedan existir [6] .

7.- Al da siguiente, el 10 de julio, el senador del PPD Felipe Harboe, en una entrevista que le hiciera el canal CNN con ocasin del lanzamiento de su libro El derecho a vivir seguro, expres que Girardi

[] tiene algo de razn [7] .

8.- El mismo 10 de julio, el ex ministro Jos Miguel Insulza, conversando con Radio Agricultura expres sobre el particular que

Creo que nos perjudic mucho Alejandro (Guillier), fui el primero en decirlo y anunciarlo".

Y, refirindose a las palabras de Girardi, busc una forma de interpretarlas, diciendo:

"Guillier es un castigo a nosotros mismos (...) nos castiga a nosotros, porque en vez de elegir a un lder, a un Lagos, a un Insulza, busca a una figura lejana a la poltica tradicional [] creo que la frase no fue afortunada, pero lo quiso decir Girardi era que los partidos no haban generado el ambiente () A lo mejor la frasiologa no fue buena [8] .

9.- Y, como si todo fuera poco, la propia coordinadora del equipo estratgico del candidato, senadora Adriana Muoz declar el 11 de julio al diario El Mercurio:

Requerimos una persona que nos pueda coordinar con energa, con fuerza, y con la rapidez que requiere el tiempo que nos queda [] Creo en la horizontalidad, pero cuando hay poco tiempo [] Es un elemento que comparto es la necesidad de tener un jefe de campaa (...) tiene que haber la necesidad de generar una fuerza, una sinergia, y coordinaciones fuertes en el tiempo, que es escaso, yo creo que requerimos una persona que nos pueda coordinar con energa, con fuerza, y con la rapidez que requiere el tiempo que nos queda" [9]

10.- En entrevista con EMOL TV realizada el 13 de julio, el diputado socialista Osvaldo Andrade tambin se refiri a la candidatura del senador independiente con una autoritaria actitud:

"[] lo que necesito, es que Guilier se transforme en candidato. Que irrumpa, que se termine esta tontera que ay que se rene el comit estratgico!, que el comando, que no se quin, que las peleas entre ellos, (esas) son pendejeras" [10] .

11.- El mismo da, el peridico The Clinic entrevist a Isidro Sols, ex ministro de Justicia, miembro del PR, acrrimo laguista, pidindole su opinin sobre la candidatura de Guillier, a lo que ste contest:

Guillier, efectivamente, se ha debilitado. Y uno podra analizar todos los hechos que han producido ese debilitamiento, haberse invisibilizado durante todas las primarias. Eso es un costo enorme. Pero eso es culpa nuestra. Tuvimos que asumir de manera masiva que ese fue uno de los efectos de la decisin del Partido Demcrata Cristiano. Cuando ellos decidieron no participar en las primarias, simplemente nos negaron la posibilidad de discutir frente al pas, de desplegarnos. Y cuando t pierdes dos meses de campaa, ese es el costo. Estamos pagando ese costo. Y lo que le estamos pidiendo a ese comando es que entienda que el mejor canal que tiene para desplegar una campaa es la fuerza de los partidos que lo apoyan.

Y por qu ha costado que ese comando entienda esto?

-Creo que algo de inexperiencia. No veo gente ah que haya dirigido una campaa nacional. Algunos de ellos han sido candidatos a parlamentarios, pero no es la misma lgica. Los partidos estn subutilizados [11] .

RASGOS QUE PRESENTA EL CARCTER DE LAS PERSONAS QUE HICIERON LAS AFIRMACIONES PRECEDENTES

El carcter social de las personas que hicieron las afirmaciones precedentes presenta varios rasgos entre los cuales podemos sealar como ms destacados:

1.- La generalidad de ellas con las excepciones de Carlos Pea y Roberto Mndez pertenecen a los partidos que, al menos tericamente, estn apoyando la candidatura de Alejandro Guillier.

2.- Todos ellas son personas pblicas, acostumbradas a bucear en las aguas de la prensa y de la opinin ciudadana o detentan cargos de cierta relevancia que les permite llamar la atencin de los medios de comunicacin oficiales.

3.- Con anterioridad a ese hecho, con las excepciones indicadas ms arriba (y la de Girardi, que es un sujeto bastante autoreferente), fueron partidarios o estuvieron comprometidos con la pre candidatura de Ricardo Lagos Escobar lo que los hace miembros de ese sector de izquierdistas y que la propia prensa ha querido denominar viudas de Lagos;

4.- Con las excepciones de Mndez y Pea, el resto de tales personalidades ha evitado o no ha querido formular sus crticas directamente al candidato o a su comando dentro de la instancia correspondiente, sino prefiere hacerlo a travs del empleo de los medios de comunicacin, es decir, con la abierta y manifiesta intencin de ocasionar escndalo o conmocin pblica;

5.- Ninguno de ellos ha especificado con exactitud y prolijidad la raz de su crtica sino se reduce a expresar un anhelo, una insatisfaccin o una emocin que no acierta a explicar ni a identificar; menos an a explicitar cul debera ser la forma de enmendar el rumbo a esa direccin que se ve incierta, zigzagueante, difusa. Pero no entregan soluciones de naturaleza alguna. En un anlisis crtico referido al caso, se puede leer, al respecto, lo siguiente:

[] en el PS, el PPD, el PR y el PC, como tambin en el comando, estn convencidos que la simpata del candidato no es suficiente para ganar, que se requiere no solo una estrategia de trabajo y despliegue territorial, sino que adems de un contenido, una razn, algo que motive a las huestes ms all del mero temor y amenaza constante a que regrese la derecha al poder de la mano de Sebastin Piera. La estrategia es acertada, pero no es suficiente, el problema que hay, donde est el tira y afloja entre los partidos y Guillier, es como se implementa la campaa en terreno, explicaron en el PR.

Guillier es simptico, es una buena persona, bien intencionada, pero eso no basta para ganar, agreg un senador oficialista [12] .

6.- Ninguno de ellos hace un anlisis de esa naturaleza en contra de la candidatura de Carolina Goic sino ms bien parece estar mecnicamente programado para hacerlo slo respecto de la persona del senador independiente; como si fuese ste su nico objetivo;

7.- Ninguno de ellos colabora o participa en labor alguna dentro de la candidatura del abanderado independiente. Felipe Harboe ha dicho, como explicacin de ese hecho:

Todava no hay espacios de trabajo conjunto, no ha habido instancias de coordinacin. Puede ser tambin porque todava no se han discutido ideas, nosotros somos ms de discutir propuestas concretas. Creo que los chilenos demandan hoy es menos eslogan, menos discurso, y ms compromiso . [13]

Y Jos Miguel Insulza:

Falta elaborar muchas cosas en esa campaa. Hay propuestas interesantes que ha hecho el mismo Felipe. Yo tambin tena las mas cuando empec mi campaa presidencial [14]

7.- La ltima caracterstica que puede deducirse de tales crticas es que todos quienes las formulan desearan como candidato a un poltico profesional, es decir, a una persona vigente an en la escena poltica de la nacin como si la antigedad (apernamiento) en el ejercicio de algn cargo pblico fuese el requisito sine qua non para aspirar a la primera magistratura de la nacin, no su honestidad o rectitud.

LOS ANLISIS POST ELECCIONARIOS

Si quienes tienen el deber de levantar la candidatura del senador independiente han sido capaces de disparar en contra de aquel una andanada de crticas inmediatamente despus de las elecciones primarias, cabe imaginarse lo que han podido hacer sus adversarios naturales.

Sin embargo, hay un rasgo interesante en estas crricas revestidas, a menudo, de un carcter acadmico: ninguna de ellas aporta estudios serios, observaciones, elaboraciones tericas, comparaciones o analogas vlidas, sino simplemente, emocionalidad. Y superficialidad. De ninguna manera algo de racionalidad. Convergen, as, personas de diversas procedencias para terminar trabajando unidas para un mismo objetivo: el triunfo del candidato que debera defender su inters. Porque la lucha de clases atraviesa verticalmente al conjunto social.

Tomo un ejemplo de ese tipo de anlisis en donde su redactor supone en el senador independiente la intencin de emplear un ter que denomina estrategia de apropiarse de la confianza ciudadana renegando de su condicin de poltico y apelando a la credibilidad construida a travs de la pantalla grande. Nos parece que bastara la enunciacin de esa tesis para poner en duda su validez. Sin embargo, no lo hacemos. Porque es interesante destacar cmo, desde esa perspectiva tan dbil, puede construirse todo un andamiaje de suposiciones y valoraciones para arribar al resultado que busca:

[] a poco andar, la estrategia evidenci su falta de visin de largo plazo y empez a languidecer ante la nula invitacin a sueos colectivos y propuestas de contenidos programticos por parte del senador.

Al despertar de su confiado letargo, el candidato se mostr malhumorado, enrabiado con los partidos polticos, primero, con las encuestas, despus y, ahora ltimo, con los notarios. Apareci un candidato que les echa la culpa a otros de su desgaste, que parece no querer asumir su responsabilidad ni hacerse cargo de la ambicin y protagonismo que tuvo cuando tom el espacio que le dejaba Bachelet. Un candidato que parece no tener ganas, aparentemente arrepentido y sin la vitalidad necesaria para contar una historia, un relato de por qu quiere y merece ser Presidente. Y, claro, qu historia se puede contar si no hay sueos, ni ganas a fin de cuentas [15] .

O, como lo expresa otro anlisis:

En los partidos de la Nueva Mayora dicen que ya asumieron esas caractersticas de su abanderado, saben que carece del carisma necesario, que es lo que hay, pero que el problema radica en que con el correr de los meses en vez de crecer los adherentes han ido creciendo los arrepentidos, que el ninguneo permanente a los partidos puede traer consecuencias en la campaa, que los militantes se aboquen ms a trabajar por las candidaturas parlamentarias que por un abanderado presidencial que no los reconoce y que sus opciones de triunfo estn cada vez ms cuesta arriba. Guillier es simptico, es seductor, es de fcil hablar, pero no ha logrado construir una solvencia poltica para conquistar seguidores reales, hay una relacin con la coalicin que no cuaja, agreg un diputado PS [16] .

 

En nuestros documentos anteriores, habamos nosotros supuesto que tales ataques no slo continuaran sino, por el contrario, se intensificaran; especialmente si el candidato de Chile Vamos empezaba a experimentar deterioro en la aceptacin ciudadana luego de conocerse algunos de sus negocios. Y, tambin, si la estrategia del candidato independiente comenzaba a manifestar ideas/fuerza tales como regionalizacin, participacin ciudadana, industrializacin, innovaciones tecnolgicas, carcter transitorio de su administracin (preparacin de las condiciones a quienes han de realizar las grandes transformaciones que la sociedad requiere), etc., sin preocuparse de discutir temas especficos que han de realizar actores sociales directamente involucrados en esos problemas. Y es que Alejandro Guillier puede constituirse en el legtimo contradictor de Sebastin Piera. No debera extraar que, como ya ha sucedido anteriormente, se le critique por todo. Y si antes se le censur porque no hablaba o hablaba poco, en el perodo actual puede censurrsele porque habla, como ya ha sucedido   co n los injuriosos trminos empleados por Magdalena Garca en el peridico digital La Duna:  

Pareciera que Alejandro Guillier ya no sabe qu hacer para posicionarse dentro del plano electoral que estamos viviendo con miras a las presidenciales. Despus de que la Nueva Mayora decidiera no hacer primarias, de llamar a preparar el asado el da de las elecciones primarias, y de luego reconocer que fue un error por parte de su sector no hacer elecciones para definir un candidato, el senador no se ha callado [17] .

Es el precio que fatalmente deber pagar por representar una alternativa que desafa la candidatura de quien representa los intereses del sector hegemnico del Bloque en el Poder.

 

ANLISIS DEL RESULTADO DE LAS ELECCIONES PRIMARIAS

No deja de ser sorprendente por decir lo menos que tales crticas se repitan en forma constante dentro del lapso de una a dos semanas de realizadas esas primarias en donde, paradojalmente, tanto la figura del senador como sus electores estuvieron ausentes del evento; del mismo modo, sorprende igualmente que la persona de la candidata demcrata cristiana Carolina Goic no sea objeto de un trato similar, como ya lo hemos indicado.

Por qu sucede aquello? Por qu esa forma de daar la imagen del candidato independiente?

Nuestra tesis puede resumirse en dos premisas: Guillier contina siendo el nico candidato capaz de enfrentar con xito la arremetida de Sebastin Piera. De esta manera se explicara los permanentes y sucesivos ataques de la prensa oficial en contra suya o de su comando, las pginas que se le brindan a quienes quieren denostarlo, las dudas que se instalan acerca de la viabilidad de su candidatura y el valor tendencioso que ciertos analistas otorgan a algunas encuestas que hacen aparecer a Beatriz Snchez superando al senador independiente. Felizmente, entre los detractores hay espacio para reconocer algunos hechos:

Aunque algunas encuestas muestren a la candidata del Frente Amplio con ms apoyo que el senador, Snchez no logr entusiasmar al electorado en la primaria del 2 de julio. La aspirante presidencial que alega generar miedo en los partidos de la Nueva Mayora apenas fue capaz de atraer 220 mil personas a votar por ella, apenas superando la votacin de Felipe Kast, el candidato que ocup el tercer lugar en las primarias de Chile Vamos. Difcilmente Snchez se convertir en amenaza para nadie si no es capaz de hacer que los que presumiblemente dicen apoyar su candidatura se tomen la molestia de ir a votar [18] .

En efecto, la encuesta CADEM de la primera semana de julio entreg resultados en los que, si las elecciones hubieren sido el domingo 10, Sebastin Piera debera haber obtenido un 38% de las preferencias, seguido de Beatriz Snchez con un 26% y luego de Alejandro Guillier con un 16%. La encuesta se realiz sobre la base de inters en la eleccin presidencial y disposicin a votar [19] . Dada a conocer el da 08 de julio en el programa En buen chileno del Canal 13, result sorprendente porque arrojaba resultados que desmentan las propias elecciones primarias. Era natural que una semana ms tarde, una nueva encuesta CADEM elevara las preferencias del candidato independiente a un 20% y cambiase la base de las preguntas, lo que no habla en buenos trminos de los datos entregados por la empresa encuestadora [20] .

Pero aquello no explica que militantes de los propios partidos de la coalicin que lo apoyan hayan dirigido sus dardos en contra suya con tanta saa. Lo explica nicamente ese fenmeno que hemos denominado lucha de clases al interior de aquellas colectividades polticas. Y es que Guillier no es la continuacin de Nueva Mayora sino su superacin; Guillier no es tampoco Nueva Mayoria ni la Concertacin sino lo que debieron ser ambas coaliciones, su valor tico; Guillier es la conciencia moral que ambas alianzas jams tuvieron, y eso lo entienden muy bien las viudas de Lagos que temiendo el trmino de sus garantas y privilegios entre otros, la mantencin de su clientela electoral representada hoy en la burocracia estatal [21] , desearan una promesa del candidato para mantener aquellos. Porque la cantidad de cargos que se han repartido entre s tales sujetos es inmensa [22] . Si el Estado contina siendo un botn para la representacin de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo, tampoco para la representacin poltica espuria de esa clase ha dejado de serlo. Y justifica, incluso, una conspiracin.

 

LA CONSPIRACIN DE LAS VIUDAS DE LAGOS

No cabe duda que, entre el candidato y ciertas personalidades de la escena poltica nacional, existe algo que ciertos analistas denominan

[] peligrosa desafeccin, igual que un matrimonio mal avenido, que no se entiende, que no logra llegar a acuerdos y que va directo a un desenlace predecible [23] .

Pero aquello no es, como lo expresan los analistas, un simple problema derivado de la escasa credibilidad que la comunidad tiene de los polticos y que slo podran resolverlo los propios polticos que sera como dejar a los ratones al cuidado del queso. Si la poltica se interpretara de esa manera, el aporte significativo que han entregado numerosos tratadistas estara de ms. Bastara, como dice Althusser, creer que los problemas de un reino pueden resolverse hurgando bajo la cama de la alcoba de algn soberano y todo se arreglara. La poltica, sin embargo, es la expresin de un conflicto de intereses. Los desencuentros entre candidatos, entre partidos, entre sectores polticos en la escena poltica de la nacin no son simple lucha de personalidades sino lucha de clases, lucha de fracciones de clase que se enfrentan para defender sus propios intereses.

Por lo mismo, esa peligrosa desafeccin no es de los partidos con el candidato sino con ciertos sectores de esos partidos que defienden, an, los intereses de clase de las viudas de Lagos; y, por ende, los propios.

Por eso, no cabe la menor duda que cuando Camilo Escalona denunci la existencia de una conspiracin para poner fin a la candidatura de Alejandro Guillier, era necesario poner atencin a esa denuncia. Por ms que proviniese de una persona que tambin forma parte de quienes han sido consideradas como viudas de Lagos.

En efecto, a poco de realizarse las elecciones primarias, en una entrevista que concediera al vespertino La Segunda, expres el senador del PS, bastante cansado:

[] yo s que andan algunos con unos serruchos tratando de hacer un hoyito grande, de aserruchar el piso para que se caigan las candidaturas [] esos son payasadas, no pueden bajar las candidaturas por conspiraciones de pacotilla. No tiene ningn sentido. Eso es imposible [24] .

Pero, a menudo, las conspiraciones de pacotilla pueden materializarse y ocasionar dao. A veces, irreparable. O, como lo expresa claramente un analista,

[] el laguismo se reagrupa y comienza a intensificar sus apariciones pblicas, demostrando de paso, que an est vigente la vieja Concertacin, exigiendo solapadamente protagonismo y condicionando apoyos al mejor postor [25] .

Eso es efectivo. Han existido instancias de reunin en donde las invitaciones son reducidas y abarcan a determinadas personas que cumplen no menos determinadas funciones. Como en la presentacin del libro de Felipe Harboe. El oficio de escribir tienta a muchas personas a pesar que no rinda rditos econmicos. Y tienta, igualmente, a quienes se desplazan permanentemente, por la escena poltica de la nacin. No debe sorprender que lo haga con el senador Felipe Harboe quien, el pasado lunes 10 de julio, en una de las salas del ex Congreso Nacional, presentara su obra El derecho a vivir seguro ante un grupo de selectos invitados instalados en ordenadas filas. En la primera, reservada como era de suponer a los famosos, estaba Belisario Velasco y Jorge Burgos con quienes el autor convers animadamente hasta el momento de la llegada de Ricardo Lagos Escobar. La presentacin estuvo a cargo de Jos Miguel Insulza.

CUL ES LA REALIDAD DE LA CANDIDATURA DE ALEJANDRO GUILLIER?

El primer escenario de esta candidatura lo constituye la fase de recoleccin de firmas, fase que aun no termina y cuyo desarrollo ignoramos pero que, presumimos, se sigue desarrollando con las dificultades propias de esa labor por la falta de colaboracin de algunos notarios, situacin que llev por un momento a ciertos analistas a criticar al candidato (qu novedad!) y que se resolvi con rapidez. Un individuo como el dirigente demcrata cristiano Jorge Burgos, ante la pregunta de si juntar o no Guillier las 33 mil firmas necesarias para inscribirse, no vacil en sealar:

Yo creo que s. Mi apuesta es que ya las tiene, y va a mostrar una cantidad mayor de las requeridas [26] .

Luego, est el escenario post elecciones primarias; en otras palabras, la viabilidad de la candidatura, materia que se hace necesario de volver a revisar.

Podemos encontrar un principio de respuesta a este problema en nuestro documento El escenario poltico que se abre despus de las primarias, recientemente publicado en algunos medios de comunicacin alternativos, donde incorporamos algunas cifras de las que disponamos hasta ese momento. Aquellas nos hacan concluir que el panorama, incluso sin contar con el apoyo de la DC, favoreca de todas maneras al candidato independiente Alejandro Guillier.

Puede suceder que hoy esta informacin resulte sorprendente pues, a juzgar por las noticias que entrega la prensa, dicha candidatura estara entrando poco menos que en remate, lo que constituye una falacia. Las razones ya las hemos consignado en las pginas precedentes.

Sin embargo, a fin de determinar la realidad actual de la candidatura de Alejandro Guillier, nos permitiremos extraer de otros documentos nuestros algunas cifras que nos permitan entender esta aparente paradoja.

Los participantes (votantes) en las elecciones primarias de 02 de julio de 2017 fueron 1.811.411 ciudadanos considerados 57.852 votos nulos, 8.309 votos en blanco y 1.745.250 votos para el conjunto de todos los pre candidatos [27] .

De esos 1.745.250 sufragios vlidamente emitidos, 1.417.637 fueron para la coalicin Chile Vamos y 327.613 para el Frente Amplio. No participaron en esta contienda tanto la Democracia Cristiana como el resto del pacto Nueva Mayora, de manera que esos sufragios se encuentran pendientes, es decir, existen y son comprobables: se trata de votos que van a ser emitidos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. No son algo sin importancia. Por el contrario: son esos votos los que van a decidir la contienda.

CARACTERSTICAS DE LOS VOTOS TANTO DE LA COALICIN CHILE VAMOS COMO DEL FRENTE AMPLIO.

  1. Votacin de Chile Vamos .

La primera caracterstica de la votacin de Chile Vamos es que se trata de una votacin donde los sectores populares hicieron sentir fuertemente su ausencia. Por el contrario, puede decirse que se trat de una votacin masiva de las personas que habitan zonas caracterizadas por sus altos ingresos.

La segunda caracterstica es que se trata de una votacin en donde los sectores que dicen representar a la clase de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo se jugaron por entero, es decir, movilizaron a toda su clientela electoral, a toda su militancia, a todo su espectro simpatizante. Los partidos que integran la coalicin Chile Vamos se agotaron en la labor de movilizar a sus bases electorales.

De lo cual puede extraerse una primera y apresurada conclusin: que en las elecciones presidenciales no es mucho ms lo que puede esperar del electorado nacional la coalicin Chile Vamos.

  1. Votacin del Frente Amplio .

En la votacin del Frente Amplio hay una fuerte tendencia a la participacin de sectores de vendedores de fuerza o capacidad de trabajo que los medios de comunicacin acostumbran a denominar capas medias y se advierte poca presencia de los sectores ms empobrecidos de la poblacin. Los resultados no fueron aquellos que sus propios dirigentes esperaban. Y, al igual que la campaa desatada por la coalicin Chile Vamos tambin sta fue exhaustiva, en donde la militancia del conglomerado se jug por entero para alcanzar la meta de los 500 mil votos mnimos que exigan sus dirigentes para considerar exitosa la justa, lo que no sucedi. Por el contrario: la votacin del Frente Amplio constat la existencia permanente de un sector crtico al Gobierno que intenta disputarle su electorado y que, desde los inicios de la democracia post dictatorial, no se eleva por sobre el 5 6% del electorado que participa en los comicios.

PARTICIPACIN DEL ELECTORADO EN LOS COMICIOS

La presencia de 1.811.411 ciudadanos en los comicios electorales no puede considerarse en modo alguno como exitosa; pero tampoco como un fracaso. Tal cual se ha dicho, una parte considerable del electorado no particip en ella por razones legales. Pero los sectores que apoyan a la representacin poltica de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo s han aumentado su participacin.

Un intento de comparar las elecciones primarias pasadas con las actuales puede arrojar luces sobre el particular.

En efecto, en las elecciones primarias pasadas (ao 2013), la participacin fue de 2.950.000 ciudadanos, de los cuales 2.142.000 votos (estamos hablando en cifras redondas) fueron para la coalicin Nueva Mayora.

En la actualidad no es posible saber con certeza cul es la votacin de este pacto porque, en primer lugar, no ha participado en las elecciones primarias de julio y porque se encuentra dividida entre dos candidaturas: la de Carolina Goic y la de Alejandro Guillier.

Si tomamos en consideracin los totales que arrojaron las ltimas elecciones municipales, partido por partido y sin considerar a la Democracia Cristiana que alcanzan la cifra de 1.558.000 votantes, como una aproximacin a lo que pudo ser la participacin ciudadana del pacto Nueva Mayora en las elecciones primarias de julio, el total de participantes a esas primarias pudo ser de 3.302.000 ciudadanos. Esta cifra, un tanto superior a la anterior de 30 de junio de 2013, no permite suponer que el candidato de Chile Vamos pueda alcanzar fcilmente el triunfo. Menos, an, si sumamos a esa cifra el total de votos captados por la Democracia Cristiana en octubre de 2016, que alcanz (en cifras redondas) a 580.000 votantes [28] . Sin embargo, en este ltimo caso, tampoco puede suponerse que todos esos votos podran ir al candidato independiente. Por el contrario, algunos hechos imprevistos pueden hacer su aparicin.

Supongamos que la candidatura de Goic se mantiene porque ese partido desea comprobar in situ la cantidad de votos que ha juntado Alejandro Guillier para negociar el apoyo que podran darle en la segunda vuelta y que, al parecer es el que propicia Jorge Burgos; he ah un escenario que no puede dejarse de lado. Pero puede suponerse, igualmente, que la candidatura de Goic se baje antes de la primera vuelta y haya acuerdo de ese partido con el comando del candidato independiente. En cualquiera de los casos, la necesidad de contar con ese electorado es crucial pues un sector de la DC posee intereses que se identifican perfectamente con los que, en su momento, quiso representar la candidatura de Manuel Jos Ossandn, por lo que ha de pensarse en la necesidad de aglutinar a todo ese electorado en torno al senador independiente: la DC, guste o no, puede decidir una eleccin. Y, en ese caso, no servira, siquiera, el apoyo del Frente Amplio ni de los otros partidos ms pequeos, alternativa que el propio candidato parece conocer perfectamente cuando, en una entrevista a Radio Cooperativa, con Sergio Campos, dijo:

"A lo que yo he dado luz verde y convers con los partidos exclusivamente para decirles: 'no aslen a la Democracia Cristiana'. La DC sigue siendo parte de la coalicin, no se ha retirado. Sin ella no ganamos en diciembre y, por lo tanto, no pueden aislarla [29] .

As, pues, la candidatura de Alejandro Guillier sigue a firme. Como todas las otras que no han sido tocadas. Y a quienes han credo haberle propinado un golpe de muerte, permtasenos volver a los viejos clsicos de literatura espaola y responderles como otrora lo hiciera aquel inolvidable personaje de Don Juan Tenorio:

Los muertos que vos matasteis, gozan de buena salud .

Santiago, julio de 2017



[1] Navia, Patricio: Por qu se hundi Guillier?, El Libero, 11 de julio de 2017.

[2] Redaccin: Lagos arisca la nariz y responde con un paso ante Goic y Guillier, El Mostrador, 04 de julio de 2017.

[3] Gmez Padrn, Uziel: Roberto Mndez (Adimark): En este momento, Guillier no es competitivo contra Piera, El Lbero, 04 de julio de 2017.

[4] lamo, Claudia: Guido Girardi: Guillier es un castigo a nosotros mismos, Revista Cosas, 07 de julio de 2017.

[5] Redaccin: Girardi reafirma sus dichos sobre Guillier y apunta al comando por no estar a la altura, El Mostrador, 07 de julio de 2017.

[6] Novoa V., Carmen: Rabindranath Quinteros y candidatura de Guillier: Lo que hace falta es incorporar gente con ms experiencia en campaas, El Lbero, 09 de julio de 2017.

[7] Redaccin: Felipe Harboe sobre dichos de Girardi: Tiene algo de razn, CNN, 10 de julio de 2017.

[8] Redaccin: Insulza se suma a crticas contra Guillier: Creo que nos perjudic mucho, El Mostrador, 10 de julio de 2017. La palabra fraseologa viene escrita de esa manera en el peridico digital.

[9] Redaccin: Coordinadora del equipo estratgico de Guillier: Comparto la necesidad de tener un jefe de campaa, El Mostrador, 11 de julio de 2017.

[10] Redaccin: Andrade llama a comando de Guillier a dejar las pendejeras:Necesito que se transforme en candidato, EMOL digital, 14 de julio de 2017.

[11] Basadre, Pablo: Isidro Sols (PR) y el comando de Guillier: No veo gente ah que haya dirigido una campaa nacional, The Clinic digital, 13 de julio de 2017.

[12] Jimnez, Marcela: Desafeccin y decepcin: as est la compleja relacin de los partidos de la Nueva Mayora con la candidatura de Guillier, El Mostrador, 11 de julio de 2017.

[13] Alarcn, Maximiliano: El fantasma del laguismo sigue merodeando a Guillier, Radio Universidad de Chile, 11 de julio de 2017.

[14] Alarcn, Maximiliano: Id. (13)

[15] Valdivieso, Cristin: Alejandro, tienes ganas?, El Mostrador, 14 de julio de 2017.

[16] Jimnez, Marcela: Id. (12).

[17] Garca, Magdalena:Guillier busca acuerdo con Frente Amplio para elecciones presidenciales, La Duna, 03 de julio de 2017.

[18] Navia, Patricio: Id. (1).

[19] Redaccin: Cadem: Sebastin Piera y Beatriz Snchez pasaran a segunda vuelta si la eleccin fuera este domingo, El Mostrador, 10 de julio de 2017.

[20] Redaccin: Cadem: Guillier logra 20% de preferencias y acorta distancia con Beatriz Snchez, El Mostrador, 16 de julio de 2017.

[21] Para hacernos una idea solamente del inmenso poder que esa burocracia representa, bstenos entregar simplemente un ejemplo: el Consejo Nacional de la Infancia, organismo creado por Michelle Bachelet durante su actual magistratura y cuya directora es Estela Ortz, viuda de Jos Manuel Parada, tiene una planta de 53 funcionarios que poco o nada hacen por los nios del pas (tuvo nula actuacin a propsito del escndalo de los nios del SENAME) y un presupuesto anual de casi 3 mil millones de pesos. La renta promedio de cada uno de esos funcionarios es de $ 2.800.000.

[22] Casi no vale la pena referirse a aquello. Sin embargo, no es malo recordar que el senador Felipe Harboe Bascun se enemist con el entonces presidente del PPD Jaime Daniel Quintana Leal pues ambos queran instalar a sus cnyuges en calidad de subsecretarias al advenir el segundo Gobierno de Bachelet; el senador Carlos Montes tiene a su hija desempendose en la subsecretara de Turismo y su hijo es fiscal. La lista es interminable. La DC lleva la delantera.

[23] Jimnez, Marcela: Id. (12).

[24] Redaccin: Escalona acusa posibles intentos de vajar las candidaturas de Goic y Guillier: S que andan algunos con serruchos, The Clinic, 06 de julio de 2017.

[25] Alarcn, Maximiliano: Id. (13).

[26] OShea C., Mara Jos: Jorge Burgos: Claro que puede haber un acuerdo entre Goic y Guillier para una segunda vuelta, La Tercera digital, seccin Reportajes de 16 de julio de 2017.

[27] En esta oportunidad tomar las cifras oficiales del SERVEL que recibimos a poco de efectuadas las elecciones primarias y que correspondieron a 14.348 mesas escrutadas de un total de 14.356, equivalentes al 99,94% de los votos emitidos.

[28] Fuentes, Rodrigo: PC y PPD pierden la mayor cantidad de votantes en eleccin de concejales, Diario de la Radio de la Universidad de Chile, 24 de octubre de 2016.

[29] Redaccin: Guillier: Ped no aislar a la DC, sin ellos no ganamos en diciembre, El Mostrador, 14 de julio de 2017.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter