Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-07-2017

El significado de la Constituyente del 30 de julio

Iaki Gil de San Vicente
Rebelin


La Constituyente no es otra cosa que la lucha entre la verdad del pueblo y la mentira del capital. En enero de 2008 se supo que la Administracin Bush haba mentido al menos 938 veces sobre Irak afirmando que este pas dispona de armas de destruccin masiva. La segunda invasin de Irak, la de 2003, se realiz as al amparo de una gigantesca mentira. Entonces se tard cinco aos en enumerar tanta podredumbre. Ahora en slo seis meses se han contabilizado 836 afirmaciones falsas o engaosas dichas por Trump desde que vive en la Casa Blanca, un promedio de 4,6 mentiras al da. Pero lo que no parece una mentira sino una muy seria amenaza es su reciente advertencia de que EEUU endurecer an ms la asfixia financiera de Venezuela si este pas soberano ejerce su derecho a la verdad mediante la Constituyente el prximo da 30 de julio.

En el Caracazo de 1989 el pueblo trabajador venezolano se sublev contra la brutalidad neoliberal a costa de un gran nmero de muertos, heridos, detenidos y represaliados, nmero an desconocido por su enorme magnitud. El 1992 fracas el intento de golpe revolucionario dirigido por Chvez que, sin embargo, ganara las elecciones de 1998, alarmando a la burguesa porque supona un salto cualitativo en la independencia poltica del pas. En 1999 el pueblo refrend la actual constitucin, que supona el inicio de la fase de la segunda independencia. En 2001 el gobierno dict la Ley de Hidrocarburos que significaba el avance a la independencia energtica de la nacin, mazazo mortal al imperialismo y a la burguesa rentista, que respondieron con el fracasado golpe de Estado de 2002 y con el derrotado cierre petrolero entre 2002 y 2003. Ya operaban las primeras guarimbas en algunas zonas del norte, potenciadas por el imperialismo.

En 2004 se conoce el Plan de Defensa Nacional que recupera la independencia armada garantizada por el ejrcito popular bolivariano: la respuesta burguesa fue el referndum revocatorio de 2004 ganado por Chvez, quien en ese ao empieza a impulsar el ALBA junto con Cuba como modelo contrario al ALCA, cadena de sumisin de Nuestra Amrica a los EEUU. En 2005 Chvez reivindica el socialismo y, junto a Cuba y otros pases, crea el canal multimedia TeleSur, azote de la industria poltico-meditica imperialista. Pero en 2007 el movimiento bolivariano pierde por centsimas el referndum sobre la reforma constitucional en medio de los aplausos de los EEUU: uno de los objetivos de la reforma era profundizar el socialismo de la segunda independencia. En 2008 Obama llega a la Casa Blanca y al poco es premiado con el Nobel de la Paz, mientras que los EEUU vuelven a llevar la IV Flota a las aguas venezolanas: la pax yanqui de Obama inicia, en el contexto de crisis mundial galopante, una secuencia de golpes de Estado duros y menos duros, impulsando giros a la derecha ms autoritaria de las burguesas envalentonadas por la estrategia del amigo del norte.

Esta brevsima ojeada nos permite comprender la unidad y lucha de contrarios que se agudiza en Nuestra Amrica y en Venezuela como el escenario ms crtico ahora mismo. Pese a los errores, dudas, estancamientos y retrocesos del proceso venezolano, el capital sabe que debe destruir hasta la raz las conquistas sociales, el poder comunal latente y el proyecto histrico del socialismo bolivariano. La independencia nacional venezolana expresada en su poltica, defensa, recursos energticos y materiales, y su estrategia de Patria Grande, es irreconciliable con la necesidad ciega de la burguesa rentista y del imperialismo de convertir al pas en una mercanca vendida a las transnacionales bajo la vigilancia estricta del Comando Sur y de la IV Flota. Y ello no es slo por la grandsima importancia de los enormes recursos materiales de Venezuela sino tambin por la fuerza emancipadora que subyace en el proyecto de la Patria Grande. Desde que el colonialismo logr abortar el prometedor Congreso Anfictinico de Panam de 1826, desde entonces el capital ha impedido por todos los medios, sobre todo con los ms inhumanos, que fuese tomando contenido un amplio movimiento popular antiimperialista expresado al final en la forma de la Patria Grande soada por las heronas y hroes de la primera independencia. El trnsito al imperialismo y la Gran Crisis desde 2007, no hacen sino agudizar esta necesidad capitalista, que tiene en Norteamrica su expresin ms irracional. Conforme se materializase este proyecto, a la vez ira siendo un ejemplo para el resto de la humanidad explotada, y eso no puede consentirse.

Adems, el capital sabe que lo que hemos visto es slo parte del mismo problema al que se enfrenta, porque la otra parte no es otra que el fantasma de la democracia directa, socialista, comunal, horizontal, sovitica o como queramos definirla en los estrechos mrgenes de este articulito; en sntesis, el embrin del poder popular que se autodefiende con su ejrcito bolivariano y sus milicias populares. Decimos embrin porque el poder comunal no termina de desarrollarse del todo pese a las declaraciones oficiales, pese a que el ltimo Chvez insistiera en la consigna Comuna o nada. Las oposiciones internas al movimiento bolivariano ralentizan el poder comunal. Aun as este embrin impulsado por muchos colectivos supone una amenaza mortal para la burguesa rentista y para su mecenas yanqui. La democracia burguesa, delegada e indirecta, es antagnica con la democracia directa y permanente de la horizontalidad comunal. Una debe aplastar a la otra porque es imposible que convivan durante algn tiempo en situacin de doble poder.

El engreimiento eurocntrico desprecia lo que ignora y desconoce que prcticas de democracia directa y de poder popular se han sucedido en Amrica, en Europa, en frica, en Euskal Herria, en Asa.... Uno de los muchos mritos de la Venezuela bolivariana es el de haber reactivado esa praxis, con sus inevitables deficiencias, en el inicio del siglo XXI, y eso es imperdonable. Ms an, ahora mismo buena parte del apoyo real de masas, silenciado por la industria poltico-meditica, a la Constituyente se levanta, entre otras bases, tambin sobre el llamado del presidente Maduro a la intensificacin de la democracia comunal como la fuerza vertebradora de la nueva Venezuela. Las fuerzas de izquierda son conscientes de la incompatibilidad entre la democracia de la mentira y la manipulacin, la burguesa, y la democracia de la verdad y del debate libre, la socialista, pero como otras tantas veces en la historia de la lucha de liberacin nacional de clase de los pueblos, saben que deben recorrer ese camino breve y frecuentemente brutal de doble poder, preparndose para la batalla decisiva. De hecho, el fascismo y la extrema derecha venezolana e internacional han generado esta sangrienta situacin que se asemeja a un doble poder fctico como preludio e impulso para su ofensiva definitiva.

Las ilusiones crdulas del reformismo slo sirven para ocultar la realidad. Hay que coger al toro por los cuernos: la nica garanta de que avance la revolucin bolivariana es la victoria popular en la Constituyente del prximo 30 de julio. Pese a las distancias que les separan, sucede otro tanto con el Principat Catal en el referndum del prximo 1 de octubre. Al final de todo anlisis, siempre nos topamos con la misma constante: la lucha de clases por la propiedad y el poder. Negarlo es suicida. La victoria del referndum de la Constituyente es un paso cualitativo para que Venezuela sea propietaria de s misma y no del capital, y para que se materialicen estas palabras de Chvez del 15 de febrero de 2012: El petrleo no es una riqueza de la burguesa ni del imperio; es una riqueza del pueblo venezolano para compartirla con los pueblos del mundo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter