Portada :: Espaa :: Inmigracin
(defendiendo el libre mercado)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-07-2017

La deportacin ordenada por el Ministerio del Interior est prevista para el 24 de julio
Activistas denuncian la expulsin de cien guineanos en otro vuelo de la vergenza

Enric Llopis
Rebelin


Activistas de ciudades como Barcelona, Valencia, Oviedo o Sevilla han denunciado el macrovuelo de deportacin forzosa de inmigrantes a Guinea Conakry ordenado por el Gobierno de Espaa, que tendr lugar el lunes 24 de julio. Las protestas, promovidas por la Campaa Estatal por el Cierre de los CIE y el Fin de las Deportaciones, han sealado entre otros responsables a la firma Viajes Barcel, una de las empresas que gestiona estos vuelos calificados como de la vergenza; y que adems, sostienen los activistas, se lucra con la industria de la deportacin. El desplazamiento forzado afecta a ms de un centenar de personas de nacionalidad guineana. Adems de exhibir carteles y el reparto de pasquines informativos, los activistas portaban un millar de bridas, con las que denunciaron la violencia ejercida en las expulsiones. El vuelo tiene prevista la salida desde Madrid y hacer escala en Barcelona antes de arribar a Guinea Conacry.

El pasado 21 de julio una treintena de personas se concentraron en Valencia ante una de las sedes de Viajes Barcel. En una nota informativa, la Campaa por el Cierre de los CIE asegur haber contactado durante el ltimo mes con las vctimas, puesto que muchas de ellas han permanecido privadas de libertad en centros de internamiento para extranjeros; despus de haber sido interceptadas en el mar, han pasado hasta por tres CIE, aade el comunicado. Dentro de la accin de apoyo, la Campaa ha remitido una carta a la Embajada de Guinea Conacry en Madrid y el Consulado Honorario de este pas en Valencia, en la que se les recuerda su papel esencial dentro del entramado de actores que hacen posible las expulsiones forzosas. Los activistas incluyen en esta trama a las subdelegaciones de Gobierno, jueces, policas y corporaciones del sector areo.

Entre las acciones de resistencia, destaca la protagonizada por 65 internos de nacionalidad guineana que participaron en una huelga de hambre, entre el 10 y el 12 de julio, en el CIE de Zona Franca (Barcelona). El grupo fue trasladado a la ciudad catalana desde la costa de Motril (Granada), donde llegaron hace ms de un mes en patera. Integraran el vuelo colectivo de deportacin junto a una treintena de personas, tambin guineanas, que se hallan en Valencia. Estas deportaciones mediante vuelos especiales son una prctica habitual en la poltica migratoria del Gobierno, denunciaron fuentes de la Campaa. Advirtieron, asimismo, que lo que ocurre dentro del avin no est al alcance de los turistas, sino nicamente de los agentes policiales que escoltan a los expulsados y de la tripulacin area.

En las concentraciones ante las oficinas de Viajes Barcel, los activistas recordaron las denuncias de casos de tortura e incluso muerte en las deportaciones. El libro Paremos los vuelos. Las deportaciones de inmigrantes y el boicot a Air Europa (Cambalache, 2014) menciona el caso del inmigrante nigeriano Osamuyi Aikpitanyi, fallecido en el avin comercial que lo trasladaba en junio de 2007 y en el que fue amordazado por dos policas. Segn el anlisis de los peritos, tambin pudieron contribuir a la muerte factores como el estrs, el pnico y el dficit de oxgeno debido a la altura. En 2012 fue objeto de agresiones otro nigeriano, Austin Johnson, quien despus de ms de diez aos viviendo en Espaa, result vctima de una expulsin forzosa. Al llegar al pas de origen, Johnson permaneci ingresado en un hospital. Los movimientos sociales denunciaron que en el avin comercial sufri agresiones por parte de los escoltas policiales (el parte mdico citaba mltiples hematomas en la cara, marcas en las muecas y contusiones mltiples en el pecho).

El libro recoge algunos de los hitos en la historia espaola de las deportaciones. Por ejemplo, cuando en el verano de 1996 el entonces ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, orden que un centenar de inmigrantes que se hallaban en Melilla fueran expulsados a Mali, Camern, Senegal y Guinea Bissau en cinco aviones militares. Cuando se descubri que los migrantes fueron drogados con haloperidol, maniatados con bridas de plstico y se les vendaron los ojos, estall la polmica, a la que el presidente del Gobierno, Jos Mara Aznar, respondi: Tenamos un problema y lo hemos solucionado. El ensayo Paremos los vuelos recoge tambin la deportacin masiva de inmigrantes desde las Islas Canarias hasta Senegal, en otoo de 2006.

A da de hoy, las ONG continan denunciando que la violencia de los agentes no es azarosa: Encuentra cobertura en una normativa que ampara la utilizacin de la fuerza fsica y la sedacin forzosa para garantizar la expulsin en casos de resistencia. Y ponen como ejemplo la siguiente advertencia, que figura en el Protocolo de deportaciones: En ningn caso la aplicacin de las medidas coercitivas podrn comprometer las funciones vitales del repatriado.

Otro pilar de la denuncia tiene como objetivo a las compaas areas. El pasado mes de noviembre el BOE public la formalizacin del contrato entre el Ministerio del Interior y la Unin Temporal de Empresas (UTE) formada por Viajes Barcel (a travs de las firmas Everlop Airlines y Orbest) y Air Nostrum (asociada a Iberia) para ejecutar los vuelos de expulsin de inmigrantes. El monto del contrato suma 11,8 millones de euros. De este modo Viajes Barcel y Air Nostrum sustituyen a las adjudicatarias anteriores, Air Europa y Swiftair. Cul es el balance del negocio? Segn una respuesta parlamentaria del gobierno a la que accedi Europa Press, entre enero de 2010 y octubre de 2014 el Ministerio del Interior flet, en solitario o en colaboracin con la agencia Frontex, 257 vuelos de la vergenza, en los que se repatri a 9.410 inmigrantes (en la estadstica no figuran los vuelos a Ceuta y Melilla para seguir con la expulsin a Marruecos)

Uno de los episodios ms llamativos de las ltimas fechas ocurri el 16 de julio. Un avin de la compaa Vueling no pudo partir en primera instancia del aeropuerto de Barcelona con un ciudadano senegals a bordo, sin papeles, esposado y a cargo de dos policas. Un grupo de pasajeros (amotinados, segn inform la Agencia Efe) lo impidi. La guardia civil se person en el avin unas horas despus y oblig al desembarque de los viajeros, de manera que la aeronave pudo finalmente despegar y se produjo la expulsin. Adems, la informacin de la Agencia Efe ofrece detalles de inters, como la reaccin de una parte de los usuarios: El hombre senegals empez a gritar cuando el pasaje estaba entrando en el avin, lo que ha llevado a algunos viajeros a solidarizarse con l y a negarse a ocupar sus asientos hasta que se anulara la expulsin. El incidente termin con la identificacin de las seis personas que salieron en defensa del deportado, a quienes se les impidi realizar el viaje.

El Informe del Mecanismo Nacional de Prevencin de la Tortura-2016, presentado por el Defensor del Pueblo en abril de 2017, ofrece datos de lo que llama operativos de expulsin de extranjeros. En el primer semestre de 2016 se produjeron siete vuelos de deportacin organizados por Interior, en los que resultaron expulsados 217 inmigrantes, de Rumana, Mali, Senegal, Nigeria y Guinea Conakri. Los aviones hicieron escala o despegaron de Madrid principalmente, aunque tambin de Mlaga y Tenerife. Adems, durante 2016 el Ministerio del Interior colabor con Frontex en 14 vuelos que salieron de Madrid y expulsaron a 304 personas. Los deportados procedan de Albania, Serbia, Colombia, Repblica Dominicana, Armenia, Georgia y Nigeria. Destaca la expulsin de 91 ciudadanos rumanos en tres vuelos y 121 colombianos en otros tres vuelos de la vergenza. La proporcin de las deportaciones a Marruecos, va Ceuta y Melilla, merecen otro apartado: 1.237 expulsados en 72 vuelos durante 2016. En total, 93 vuelos y 1.758 vctimas de los operativos.

Las recomendaciones del Defensor del Pueblo arrojan luz sobre las garantas y controles que se dan en los procesos de expulsin. As, la Defensora del Pueblo pidi a la Direccin General de la Polica la realizacin de un reconocimiento mdico, con carcter previo, a todos los ciudadanos extranjeros a quienes se fuera a expulsar. El chequeo tendra que producirse en el CIE, el centro penitenciario o por parte del mdico presente en el vuelo. Al cierre del informe del Mecanismo Nacional de Prevencin de la Tortura (marzo de 2017), Interior estaba estudiando la viabilidad de la medida. Sin embargo, de los vuelos inspeccionados por el Defensor del Pueblo se desprende que el informe mdico no se realiza en todos los casos. La segunda recomendacin hace referencia a los medios de contencin empleados por la polica en los vuelos. La defensora ha pedido un libro en el que se registren estos medios, pero en marzo de 2017 no haba recibido respuesta. La tercera peticin atae a un mecanismo de reclamacin del que puedan disponer los deportados, que incluyera informacin sobre la posibilidad de reclamar en las Embajadas de Espaa de sus pases. Interior no haba respondido en marzo a este requerimiento.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter