Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-07-2017

El Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) expone los aislamientos del pintor Juan Iranzo Almonacid (Anzo)
El individuo alienado y la sociedad del control

Enric Llopis
Rebelin


Los estudiosos de la obra del artista Jos Iranzo Almonacid (1931-2006), conocido como Anzo, subrayan 1967 como un ao decisivo. El pintor valenciano hoy no figura en los grandes carteles, pero hace medio siglo particip en la prestigiosa Bienal de Sao Paulo; Y ms an, inici la serie Aislamientos, un conjunto de obras y grabados que recupera el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) en una exposicin que se prolonga hasta el cinco de noviembre. Esta fase de su obra durar algo ms de dos dcadas, hasta 1985. En qu consiste el giro conceptual que inici entonces? Anzo comienza a pintar lienzos metafsicos, con calles desrticas y espacios urbanos de fantasmagora. Representa as el pesimismo, la alienacin moderna de un individuo incomunicado frente al rgimen de dominacin. Un leo sobre lienzo, el aislamiento nmero diez, pone de manifiesto esta idea. Aparece un individuo que, aunque alejado, divisa una acera con las tapaderas de los sumideros abiertas. En otro leo de 1967 (aislamiento nmero cuatro) se aprecia a un personaje que, desbordado por el tamao de la gran va urbana, camina solo por los adoquines. La crtica aplaudi la originalidad de esta forma de existencialismo pictrico.

La muestra del IVAM en colaboracin con la Fundacin Anzo consta de 80 pinturas, serigrafas, documentos de archivo, libros y pelculas documentales. Pero el recorrido de Anzo no se inicia con los aislamientos. Superada la etapa de formacin, Jos Iranzo Almonacid es uno de los fundadores del grupo Estampa Popular en Valencia, integrado por artistas plsticos de ideologa antifranquista; entre otros, Andreu Alfaro, Rafael Solbes, Manolo Valds y Joan Antoni Toledo. Anzo abandon pronto el grupo, aunque la crtica considera que ste le dej una intensa huella. Muchos de los artistas tambin formaron parte de los clebres Equipo Crnica y Equipo Realidad. Utilizaron la stira poltica en la crtica al franquismo, lo que inclua sealar las contradicciones en la naciente sociedad de consumo espaola. A esta poca corresponden obras como Vida amb nina (1965), donde enfrenta el busto de una mueca de juguete a una nevera llena de refrescos; Senyoret, comprem este rameiet (1965), Tamb a ells els agrada tricotar (1965), El bes (1966) o El sant (1966). En casi todos los casos, se trata de un leo y esmalte sobre lienzo y tabla.

La fase que comienza un ao despus -los aislamientos- se caracteriza por el uso de nuevos materiales, poco habituales en la poca: fotolitos, aceros pulidos, plsticos, rodamientos y hasta representaciones de circuitos de computadora. Con estos ingredientes, el artista valenciano se adentra en un debate recurrente en los aos 60 y 70 del siglo XX: la expansin de los espacios alienantes, claustrofbicos y distpicos. Segn los paneles de la exposicin del IVAM, la soledad humana en un mundo tecnificado y masificado. La idea cristaliza en el aislamiento 12, uno de los mejores ejemplos para entender la crtica que plantea el artista. En la pintura aparece un caminante, annimo y solitario, que transita por una avenida. l es pequeo, sobre todo si se compara con las tres moles de acero y cristal, las torres Trade de Barcelona: cuatro edificios de oficinas construidos entre 1966 y 1968, a la manera de los enormes rascacielos de Chicago y Nueva York. Este icono de la arquitectura franquista opera como un gran espacio de deshumanizacin, seala el comisario de la exposicin, Joan Ramon Escriv.

La muestra recoge junto a la mencionada pintura una reflexin del filsofo de la Escuela de Frankfurt, Herbert Marcuse: Una ausencia de libertad cmoda, suave, razonable y democrtica, seal del progreso tcnico, prevalece en la sociedad industrial avanzada. Qu podra ser, en realidad, ms racional que la supresin de la personalidad en el proceso de mecanizacin? Del mismo modo, un ejemplar de la revista Novtica, de 1974, incluye el siguiente anuncio: Es imposible en un anuncio exponer las ventajas de los multiprocesadores NCR. Se intenta persuadir al lector de que si se pone en contacto con esta empresa, podr beneficiarse hoy de la tecnologa del futuro. Varios titulares de la revista Triunfo, de 1965, ahondan en el problema. La civilizacin de los ordenadores, afirma uno de los textos expuestos en las vitrinas. Califica a las computadoras como indispensables, pero adems de una esperanza constituyen una amenaza.

En plena poca de incertidumbre, la citada publicacin de izquierdas recoga un informe del escritor y periodista Jean Francis Held, de titular elocuente: Una amenaza del futuro. El fin de la vida privada. Sostiene que ante los viejos sistemas de investigacin, el ser humano tena posibilidad de defenderse, pero no ocurre lo mismo con el megacomputador; Objetivo, glacial y sin fallos de memoria, el individuo sometido a esta mquina perder el control sobre su vida. En los aislamientos de finales de los aos 60 e inicios de los 70, elaborados con tcnicas mixtas (por ejemplo, acero con chorro de arena y esmalte acrlico), Jos Iranzo Almonacid expresa todas estas inquietudes. Lo hace en las obras artsticas (ms depuradas en los aos 70), pero tambin en los textos: Padece aislamiento el encargado de las computadoras, el que no encuentra quin escuche sus problemas, el que se siente un ser annimo al cruzar la calle entre una inmensa masa que camina ingobernable. Adems el artista aborda el significado de la oficina, que considera otro lugar de alienacin y control del ser humano, explica el comisario de la exposicin. Y las metforas del crculo y el laberinto, donde se halla recluido el individuo en el actual sistema de produccin y consumo. Esta realidad se plasma en composiciones grises, planas y fras.

El pintor participa en numerossimas exposiciones y muestras durante estos aos. La muestra del IVAM se detiene en una de las primeras, la Bienal de Venecia de 1968, a la que Anzo fue invitado. Durante ms de cien das, los alumnos de la Escuela de Bellas Artes ocuparon las calles y las aulas. El artista present en la Bienal una decena de obras sobre su gran preocupacin: la soledad individual ante el avance del progreso tecnolgico. Refuerzan este punto de vista algunos libros recogidos en la exposicin: Vigilar y castigar, de Foucault; Ideologa, praxis y mito de la tecnocracia, de Juan Vallet de Goytisolo; y un texto de Siegfried Kracauer, Los empleados. El cine tambin aporta argumentos similares. Un fragmento de la pelcula Playtime (1967), del realizador Jacques Tati, narra la peripecia del seor Hulot por un edificio de oficinas, donde los empleados estandarizados y debidamente uniformados- desarrollan mecnicamente sus rutinas. El filme Mechanical Principies, de Ralph Steiner encuentra un hueco en la muestra, al igual que el vdeo de una rata aprisionada en un engranaje circular que rueda sin pausa. Es el aislamiento de los integrados; es la soledad de los engranajes de las piezas que funcionan al unsono con las restantes del mecanismo, subraya Jos Iranzo Almonacid. As, individuos eficientes controlan al prjimo mientras son objeto de control. Archivan, registran, clasifican e incluso a veces deciden algo.

La cuestin tena vigencia en la poca. De ah la floracin de novelas que seguan el precedente de los clsicos: 1984, de Orwell; Un mundo feliz, de Huxley; Farenheit 451, de Ray Bradbury; o Nosotros, de Yevgeni Zamiatin, entre otros. La exposicin del IVAM incluye los ecos que esta literatura encontr en el estado espaol, desde la mitad de los aos 60, en novelistas como Miguel Espinosa (Escuela de mandarines), Juan Jos Plans (Paraso final), Antonio Burgos (El contrabandista de pjaros), Miguel Delibes (Parbola del nufrago), Enrique Jarns, Jorge Ferrer-Vidal (Los papeles de Ludwig Jger) o Manuel Garca-Vi. El cine espaol de los aos 60 y 70 tambin se hace eco de la angustia por una sociedad deshumanizada. Dos de los ejemplos fueron El asfalto (1966), de Narciso Ibez Serrador; y La cabina (1972), de Antonio Mercero. En esta pelcula Jos Luis Lpez Vzquez queda enclaustrado en una cabina telefnica de la va pblica, que opera como metfora. A partir de 1985, y hasta 1993, Anza desarroll una nueva fase de su obra, que los crticos han llamado de Geometra Lrica. Adems trabaj las piezas escultricas y el arte monumental en los espacios pblicos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter