Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-07-2017

Comiendo amianto

Francisco Bez Baquet
Rebelin


Resumen

Se presentan contundentes evidencias de que:

a) - Existe contaminacin por amianto, asociada a la va de la ingestin, tanto en el agua potable para consumo humano, como en bebidas filtradas con filtros fabricados con amianto friable, esto es, hechos con borra de asbesto, y tambin en frmacos incorporados por va oral.

b) - Las precauciones normativas legisladas, evidencian el recelo de las autoridades, respecto de los riesgos potenciales de la ingesta de asbesto, reiterada u ocasional.

c) - Se exponen las evidencias de la circulacin de las fibras de amianto por el tracto gastrointestinal, puesta de manifiesto por la presencia de tales fibras, en las heces fecales y en la orina. Igualmente se muestra la evidencia experimental de su transferencia transplacentaria, puesta en visibilidad por la presencia de las fibras en los tejidos orgnicos de las cras nacidas de animales alimentados con una dieta que las incorporaba.

d) - En personas expuestas oralmente, se localizan las fibras en diversos de sus rganos.

e) - Se presentan las convincentes evidencias de correlacin entre presencia abundante de amianto en el agua potable, y las altas tasas de cnceres del tracto gastrointestinal, actuando adems como co-carcingeno, en conjuncin con el benzo (a) pireno. Se alude al posicionamiento de la IARC, confirmando el nexo causal entre la ingesta de fibras de amianto en el agua potable, y los cnceres gstrico y colorectal. Se presentan tambin las evidencias relativas al nexo causal con el mesotelioma, cuando la va de la inhalacin ha podido ser excluida.

f) - Se pone de manifiesto el transvase de las fibras en la atmsfera, a travs del empleo de humidificadores, que pulverizan el agua, dispersndola en el aire, y con ella tambin son arrastradas las fibras, cuando stas ya estaban presentes, en suspensin en el lquido.

g) - Se presentan las evidencias demostrativas de que en los hogares abastecidos con agua contaminada por fibras de asbesto, muestran una concentracin de ellas en suspensin en el aire, con valores claramente superiores a los de aquellas casas en las que tal circunstancia de contaminacin no concurri, y al propio tiempo, sin que hubiera habido intervencin de otras potenciales fuentes de dispersin de las fibras.

h) - Se citan los estudios epidemiolgicos que correlacionan la presencia de amianto en el agua potable, con tasas superiores de casos de diferentes tipos de cncer, mesotelioma peritoneal incluido. Tambin se alude a los estudios experimentales que corroboran lo mismo.

i) - Se muestran las evidencias que corroboran la degradacin progresiva de las tuberas de amianto-cemento, con el consiguiente desprendimiento gradual de fibras de amianto.

j) - Se presenta un anlisis crtico del posicionamiento de AEAS (Asociacin Espaola de Abastecimientos de Agua y Saneamiento), consistente en la negacin o minimizacin del riesgo atribuido al uso de tuberas de amianto-cemento, y a su permanencia en condiciones de utilizacin habitual, en base a las conclusiones extradas de diversas fuentes, con manifiesto "olvido" de todas aquellas (IARC inclusive), que, por el contrario, concluyen lo diametralmente opuesto, en base a datos y argumentos de remarcada contundencia, y en sintona con lo demandado por el Principio de Precaucin. No se preconiza, por parte de AEAS, como alternativa, el recurso paliativo al filtrado eficiente de la mayor parte de las fibras. Con ello, posiblemente estn evidenciando, que su motivacin es puramente econmica, ya que siempre la alternativa ms barata, de entre todas las disponibles o propuestas, consiste en no hacer nada, y dejarlo todo tal y como ya est ahora.

k) - Se alude a la excusa consistente en pretender estarse evitando causar alarma social.

 

La ingesta continuada del asbesto o amianto

Si el amianto ingerido fuera tan inocuo como algunos pretenden, entonces no estara justificada la alarma proclamada por las autoridades surcoreanas, cuando el gobierno del pas procedi a prohibir ciertos frmacos (1.122 productos), producidos por 120 empresas farmacuticas, los cuales podran contener asbesto.

Del mismo modo, tampoco tendra sentido haber avisado de la presencia del amianto en la elaboracin del salami Tomasini et al. (1988)-, ni que en el artculo de Albright et al. (1979), titulado Mtodos para aislar e identificar fibras de amianto en las bebidas enriquecidas y en los alimentos, los autores informan de que en dicho trabajo Se discute el xito en el aislamiento de fibras de amianto crisotilo, de muestras de vino tinto y blanco, cervezas, mayonesa, salsa de tomate y carne de hgado.

Tampoco lo tendra el hecho de que la empresa Twinkees, se viera involucrada en un litigio, por la peticin de retirada de pasteles y bocadillos en 22 estados, por alegaciones de inadecuada retirada de amianto, en coincidencia de tiempo y lugar, con la elaboracin ininterrumpida de dichos alimentos.

Igualmente no lo tendra, el hecho de que en Espaa, en 1983, se prohibiera la utilizacin del amianto en la elaboracin y el tratamiento de alimentos y productos alimenticios, restriccin que se estableci mediante el Real Decreto 1351/1983, de 27 de abril.

Como claro exponente del paso y eventual retencin de las fibras de asbesto en el tracto gastrointestinal, tendremos la presencia de las mismas, en heces y orina, sin que, por supuesto, exista garanta alguna de que hayan sido excretadas en su totalidad las ingeridas: Boatman (1983), Boatman et al. (1983), Cook & Olson (1979), Finn & Hallenbeck (1984) & (1985), Guillemin et al. (1989), Kashanskiĭ et al. (2002), Savolainen et al. (1996), Wyss (1953), Zaina et al. (2014).

En el estudio de Millette et al. (1983), sus autores manifiestan: Sedimentos en la orina humana, examinados por microscopa electrnica de transmisin, contienen fibras de anfboles, que se originan por la ingestin de agua potable contaminada con estas fibras minerales. La ingestin de agua filtrada, tiene como resultado la eventual desaparicin de las fibras de anfboles en la orina. Estas observaciones proporcionan la primera evidencia directa para el paso de fibras minerales a travs de la mucosa gastrointestinal humana en las condiciones normales del canal alimentario.

En Haque et al. (2001), en un artculo titulado Fibras de amianto crisotilo detectadas en las cras recin nacidas siguientes a alimentacin por sonda nasogstrica de ratones preados, los autores manifiestan: Para nuestro conocimiento, este es el primer estudio en animales para demostrar que la ingestin oral de amianto crisotilo durante el embarazo, resulta en la transferencia de las fibras de amianto a los fetos.

La deteccin de fibras cortas de amianto, en sangre (en ratas alimentadas con una dieta contaminada por fibras de asbesto), hallndolas en concentraciones netamente superiores a las del grupo de control, es el resultado obtenido en el estudio experimental de Weinzweig & Richards (1983).

En Carter & Taylor (1980), los autores, examinando mediante microscopa electrnica los tejidos de los pulmones, el hgado y el yeyuno de un grupo de 32 personas que haban estado oralmente expuestas al asbesto, de forma intensa y prolongada, encontraron en ellos, tanto crisotilo, como anfboles, y evidencindose, por consiguiente, que dicha va de acceso de las fibras puede ser determinante de su asentamiento en los susodichos tejidos, con evidente relevancia, por su potencial rol etiolgico respecto de las diversas patologas asbesto-relacionadas.

En un trabajo relativamente reciente Di Ciaula & Gennaro (novbre.-dicbre. 2016) sus autores sintetizan el contenido de su artculo, mediante el siguiente resumen: El hallazgo reciente de fibras de amianto en el agua potable (hasta 700.000 fibras / litro), en la Toscana (Italia Central), genera preocupaciones sobre los riesgos para la salud en las comunidades expuestas. La exposicin al amianto se ha relacionado con el cncer en varios niveles del tracto gastrointestinal, y se ha documentado, en un modelo animal, un efecto citotxico directo de las fibras de amianto en el leon. Recientemente se ha descrito un posible vnculo entre el amianto y el colangiocarcinoma intraheptico, y se han detectado fibras de asbesto en seres humanos en muestras histolgicas de cncer de colon y en la bilis de la vescula biliar. En conjunto, estos hallazgos sugieren la posibilidad de una translocacin enteroheptica de fibras de asbesto, alternativa a la translocacin linftica de los pulmones. En modelos animales, las fibras de asbesto ingeridas con agua potable actan como co-carcingeno en presencia de benzo (a) pireno y, segn la Agencia Internacional para la Investigacin del Cncer (IARC), existen pruebas que apuntan a un efecto causal de la ingesta de asbesto en el cncer gstrico y colorrectal. El riesgo parece ser proporcional a la concentracin de fibras ingeridas, en la medida del consumo individual de agua, al tiempo de exposicin y a la posible exposicin a otros txicos (es decir, benzo (a) pireno). Adems, la exposicin al amianto por ingestin podra explicar el hallazgo epidemiolgico del mesotelioma en sujetos no expuestos por inhalacin. En conclusin, varios hallazgos sugieren que los riesgos para la salud derivados del asbesto no pueden derivarse exclusivamente de la inhalacin de fibras. Los riesgos para la salud tambin pueden estar presentes despus de la ingestin, principalmente despus de la ingestin diaria de agua potable durante perodos prolongados. En Italia, se sigue careciendo de una evaluacin sistmica de la presencia de fibras de amianto en el agua potable, aunque las tuberas recubiertas de amianto estn ampliamente difundidas y siguen funcionando. A pesar de que todava existe un debate sobre el umbral de los riesgos para la salud relacionados con la presencia de amianto en el agua potable, el principio de precaucin debera imponer todos los esfuerzos posibles para revisar las polticas de salud relacionadas con este tema y el agua potable, para cuantificar la presencia de amianto, es ciertamente necesaria en todas las regiones. Se necesitan con urgencia estudios epidemiolgicos adicionales, dirigidos a la identificacin de las comunidades expuestas y a una evaluacin adecuada del riesgo para la salud en sus reas geogrficas especficas.

La presencia de fibras de asbesto en el agua potable, ser determinante, a su vez, de que las mismas sean dispersadas a la atmsfera, a travs del uso de humidificadores alimentados con agua contaminada de esa guisa: Hardy et al. (1992). Una situacin idntica es descrita en Neuberger et al. (1996) y en Mranger et al. (1979).

Se nos podra argumentar, que en cualquier caso se trata de un tipo de situacin que es excepcional, pero antes de incurrir en conclusiones precipitadas, atindase a lo que relatamos seguidamente.

En el trabajo de Webber et al. (1989), sus autores manifiestan lo siguiente: Se detect contaminacin por amianto en exceso, de 10 mil millones de fibras por litro en el agua potable de una comunidad. Para evaluar la posibilidad de que el amianto transportado por el agua se volviera hacia el aire, se recogieron muestras de aire de las casas afectadas, que reciban agua contaminada, y de tres casas de control Las concentraciones medias de amianto en el agua fueron de 24 millones de fibras por litro (MFL) en las casas afectadas, frente a slo 1,1 MFL en las casas de control. La microscopa electrnica de transmisin revel que las concentraciones de amianto en el aire eran ms altas en casas impactadas, con concentraciones de amianto en el aire positivamente correlacionadas con las concentraciones en el agua Tambin se detectaron, en las muestras de aire de las casas impactadas, cmulos de crisotilo, a menudo con varios cientos de fibras. Cuando se agregaron las estimaciones de estas fibras individuales al recuento total de fibras, la diferencia entre las casas afectadas y de control se hizo an mayor... Por lo tanto, altos niveles de asbesto transportado por el agua eran aparentemente la fuente de mayores concentraciones de asbesto en el aire dentro de estas casas.

Directores de estudios en los que la presencia de fibras de amianto en suspensin en el agua potable se correlacion con una mayor incidencia de patologas malignas (desglosados segn el asentamiento respectivo):

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter