Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-07-2017

La independencia que no ha sido

Luca Serrano
Revista Insurreccin


Este 20 de julio se conmemoran 207 aos del Grito de Independencia, aquel que supuestamente convirti a Colombia en una Repblica, que a su vez gener una nacin libre y soberana. Sin embargo, en pleno 2017, Colombia contina bajo el dominio extranjero, el sometimiento de las mayoras a los designios oligarcas y una carencia profunda de identidad de nacin, lo cual es la negacin de la verdadera Independencia.

El colonialismo imperial

Como si se tratar de la poca colonial cuando los espaoles obligaron a los indgenas a entregar el oro, a travs del intercambio, la biblia y la fuerza; en la actualidad, empresas europeas y de los Estados Unidos siguen obligando a los colombianos a entregar su oro, carbn, nquel y el petrleo, y a comprar los derechos de salud, vivienda, servicios pblicos, alimentacin y educacin como si estos fueran simples mercancas.

La venta del territorio nacional al extranjero no par con la creacin del Estado colombiano, sino que se convirti en poltica permanente de la oligarqua, que despus de 207 aos sigue basando su matriz productiva en la extranjerizacin de la tierra, mientras importa maz, arroz, caf y otros, dejando sin sustento al campesinado colombiano

Los tratados de libre comercio y las gabelas tributarias a las empresas transnacionales se convirtieron en las principales tcnicas del nuevo colonialismo, cebado en el saqueo de las riquezas naturales y de la hacienda pblica. Los casos de corrupcin de Electricaribe, Reficar, Odebrecht y Saludcoop, -por solo nombrar algunos-, involucran a socios extranjeros mayoritarios, as como los conflictos entre la minera y las comunidades tienen a la Anglo Gold Ashanti y empresas similares, como las principales responsables.

As, las empresas multinacionales son las responsables del 80 por ciento de violaciones a los derechos humanos en Colombia, a travs de conflictos minero energticos por la tierra, as como del desplazamiento de comunidades indgenas, campesinas y afrodescendientes, que tratan de evitar la explotacin servil de sus territorios. Es poltica de los empresarios contratar paramilitares como ejrcitos de mercenarios que defienden sus intereses de la mano del ejrcito gringo asentado en nuestro territorio -con ms de 10 bases militares-, junto el ejrcito estatal colombiano.

Por otro lado, la lucha por la validez de las consultas previas evidencia el conflicto entre la extraccin y el derecho al territorio, entre la acumulacin extranjera y el derecho a la produccin agrcola, entre quienes ganan con el saqueo y quienes pierden con la estructura tributaria actual.

La pertenencia del pas a organismos como la OEA y la Alianza para el pacfico, la subordinacin a la poltica contrainsurgente y antidrogas estadounidense, y la anexin al Tratado del Atlntico Norte (OTAN), son parte de las razones que demuestran que Colombia no es soberana.

El pas poltico versus el pas nacional

4.214.000 de colombianos viven en la miseria y el 70 por ciento trabajan en la informalidad, mientras el 62 por ciento de los trabajadores no pertenecen al sistema de salud. Frente a la supuesta disminucin del desempleo en Colombia pregonada por el gobierno, se erige una pas real donde a la mayora de sus habitantes no son sujetos de derechos, porque no les alcanza el ingreso para el diario vivir, y en el reino del mercado no existen para el sistema de salud ni de educacin.

Por eso, el pueblo colombiano no confa en las instituciones y en la clase en el poder, que claramente representa unos intereses contrarios a los de la mayora del pas. La crisis de legitimidad del rgimen se evidencia en la abstencin electoral, la poca credibilidad en las instituciones, la apata hacia la poltica y la ausencia de un proyecto nacional unificado alrededor de los reales intereses de los colombianos; nos encontramos entonces en un pas en crisis.

Una nacin a pesar de si misma

En la ausencia de un proyecto nacional que logre cambiar el destino de Colombia ha influido de manera decisiva la guerra ideolgica, que la clase en el poder ha desatado contra el pueblo colombiano llevndolo a la resignacin frente la situacin actual del pas.

Por su parte, las grandes empresas de la informacin al fabricar noticias, fabrican intereses y han puesto en la cabeza de los colombianos que salir adelante, es posible slo a travs del xito individual. Lo que esconde este mensaje es que los ejemplos exitosos existen a partir de la explotacin de la mayora de colombianos profundizando la desigualdad, mientras quienes buscan el xito de manera honrada, son limitados por el sistema y condenados al fracaso de nacer y permanecer pobres.

La oligarqua se ha encargado de hacer ver como imposible la satisfaccin colectiva las necesidades humanas, mostrando como responsables de la crisis a quienes luchan por un pas mas igualitario. La satanizacin de las organizaciones sociales, la insurgencia y los pases con proyectos progresistas, llevan a una sin salida a la mayora de los colombianos, donde la supervivencia diaria es su nica y principal preocupacin.

La creacin de un proyecto nacional, el de una Colombia libre y soberana, que brinde la posibilidad de que una satisfaccin colectiva de vida, de una democratizacin en todos los mbitos, una redistribucin de la riqueza, la politizacin social y garanta de derechos es el propsito y el sueo del Ejrcito de Liberacin Nacional para el pas.

La vigencia de nuestra lucha radica en la independencia que no ha sido, donde la resistencia es hoy la nica garante de nuestra urgente liberacin.


Fuente:
http://www.eln-voces.com/index.php/voces-del-eln/militancia/1169-la-independencia-que-no-ha-sido



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter