Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-07-2017

El levantamiento de Al-Aqsa: Lo que Hams debera hacer

Saleh Al-Naami
Middle East Monitor

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


El levantamiento de Al-Aqsa plantea un doble dilema tanto al primer ministro israel, Benjamin Netanyahu, como al presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbas. Netanyahu ha sido objeto de duras crticas por parte de los medios de comunicacin y de la arena poltica israeles, que le culpan del grave deterioro de la situacin de seguridad tras haber colocado las consabidas puertas electrnicas en las entradas de la mezquita de Al-Aqsa. Netanyahu que se presenta a s mismo como el amo de la seguridad, afirmando haber conseguido grandes logros en ese terreno, se sorprendi por el levantamiento de Al-Aqsa, que redujo su margen de maniobra y revel al pblico israel, especialmente a las bases de la derecha, que es incapaz de obtener los resultados deseados.

Netanyahu se siente an ms presionado por el hecho de que las instancias de valoracin estratgica del ejrcito y la inteligencia israeles haban recomendado que no se instalaran las puertas electrnicas, afirmando que no sirven para nada. Tambin sealaron que supondran una provocacin tal para los palestinos que era probable que su indignacin y reacciones no pudieran contenerse.

La decisin de instalar las puertas electrnicas contra las recomendaciones de la inteligencia, del ejrcito y del asesor de seguridad nacional se tom porque Netanyahu tema que pudiera pensarse que actuaba bajo un sentimiento de miedo a los palestinos y parecer menos insistente a la hora de perjudicarles que sus ministros extremistas, especialmente el ministro de Educacin, Naftali Bennet, y varios miembros del Likud.

Adems de lo anterior, Netanyahu se enfrenta a una grave crisis de opciones. Por una parte, si retrocede de su decisin de instalar las puertas, se interpretar como una victoria de los palestinos, por no hacer mencin del hecho de que esa medida sera un duro golpe a su posicin como nico lder de la derecha. No hay necesidad de recordar la importancia que Netanyahu concede a su imagen como el nico lder que representa a la derecha israel.

Por otra parte, hay muchos en Tel Aviv que acusan a Netanyhau de amenazar los logros conseguidos por Israel gracias a los acontecimientos en el mundo rabe, sobre todo el acercamiento a una serie de gobiernos rabes. En base a esta lgica, la capacidad de estos pases para justificar su continuada relacin con Tel Aviv va a verse dificultada tras los sucesos del levantamiento.

Esto ha llevado a varios investigadores y comentaristas israeles a responsabilizar a Netanyahu por el deterioro de la seguridad que ha provocado su decisin de instalar las puertas. Incluso las elites de la derecha, bien conocidas por su apoyo a las decisiones de Netanyahu, atacaron esa decisin y estuvieron de acuerdo en que supona un serio dao a los intereses de Israel. Hasta Yoni Ben-Menachem, un periodista que trabaja actualmente como investigador en el Jerusalem Centre for Public Affairs, que pertenece a la derecha y que defiende habitualmente las polticas del gobierno, ha atacado a Netanyahu, considerndole responsable de perjudicar a Israel. Ben-Menachem dijo lo siguiente sobre Netanyahu: Vd. necesita sabidura, nervios de acero y ser capaz de dominar la direccin de los pasos polticos y militares que da. Est perdiendo esas habilidades. Mire donde ha llevado a Israel a causa de la ligereza que ahora distingue su gestin de los asuntos.

Adems, el levantamiento de Al-Aqsa ha producido tambin el debilitamiento de la posicin de Mahmud Abbas, limitando sus opciones. Esto puede tener impacto en su capacidad para continuar con sus medidas contra la Franja de Gaza.

Por tanto, en el levantamiento de Al-Aqsa hay una energa potencial que puede cambiar radical y positivamente la realidad en la Franja de Gaza si los lderes de Hams actan inteligentemente. Si este levantamiento prosigue, la posicin de Abbas se erosionar an ms y reducir su capacidad para justificar cualquier accin contra la Franja. Adems, puede otorgar al movimiento suficiente espacio de maniobra como para ponerlo en una posicin donde, para resolver los problemas de Gaza, se vea obligado a depender de la cooperacin con el eje de la contrarrevolucin antiresistencia. Esto hace que Hams tenga que utilizar toda su fuerza para reforzar este levantamiento, desarrollarlo y prolongarlo.

Al mismo tiempo, el movimiento debe adoptar un discurso nacional inclusivo durante este levantamiento. Aunque Abbas no cambie de actitud e incluso los nios fueran conscientes de que estaba mintiendo cuando anunci el cese de la cooperacin de seguridad con Israel a causa de las medidas contra Al-Aqsa, esto no impide que Hams le ponga en un brete al anunciar su disposicin a reunirse con todas las facciones nacionales y acordar un programa de trabajo nacional global bajo la bandera de Al-Aqsa y su levantamiento. El movimiento podra tambin anunciar una serie de medidas que reflejen su voluntad de consenso y flexibilidad, al mismo tiempo que facilita su entendimiento con el eje antiresistencia en el mundo rabe representado por los gobiernos de Al-Sisi y Dahlan.

Este artculo fue publicado originalmente en lengua rabe en Assabeel el 24 de julio de 2017.  

Saleh Al-Naami es periodista y vive en Gaza. Es experto en asuntos israeles y corresponsal del peridico panrabe Al-Sharq Al-Awsat, elaborado en Londres.

Fuente: https://www.middleeastmonitor.com/20170724-al-aqsa-uprising-what-hamas-must-do/

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter