Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-07-2017

Amrica Latina en clave geoeconmica

Alfredo Serrano Mancilla
CELAG


Siempre igual. Despus de un periodo de tormenta, se reordenan las piezas en el tablero global. As ha sucedido en repetidas ocasiones a lo largo de la Historia. En 1870, ante una crisis de sobreproduccin del capitalismo central, la regin latinoamericana qued reinsertada de otra forma en la economa mundial; adems de seguir proveyendo materias primas, deba servir a partir de entonces como zona consumidora. Despus, a lo largo del siglo XX, nuevamente se sucedieron algunos clivajes econmicos que reacomodaron las relaciones de la regin con el mundo. La ltima fase histrica fue indudablemente la llegada del neoliberalismo que supuso un patrn de subordinacin en lo financiero; en lo tecnolgico; en propiedad intelectual.

Iniciado el siglo XXI, la ola de procesos de cambio en la regin puso un freno a este encaje. Las polticas econmicas llevadas a cabo por los gobiernos posneoliberales fueron claves para resituar geoeconmicamente al bloque latinoamericano. Si bien es cierto que muchos pases continuaron exportando materias primas, esto se hizo de otra forma, bajo nuevas condiciones de soberana y con relaciones ms diversificadas (China, India, Rusia). Nacieron nuevos espacios de integracin. Disminuyeron los acuerdos de libre comercio. Se redujeron en gran medida los tratados bilaterales de inversin y los acuerdos sobre los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio. En lo financiero se puso algn lmite a qu? a los mecanismos especulativos?, aunque de un impacto mucho menor a lo que se logr en otros mbitos. En suma, el cambio se not tambin en lo exterior. El Sur latinoamericano recuper en cierta medida un espacio geoeconmico en el mundo. El Norte segua mandando, pero mucho menos de lo que lo estaba acostumbrado.

Y entonces lleg la explosin financiera del 2007-2008 y supuso un punto de quiebre en el orden geoeconmico dominante. La gran debacle econmica, que lleva ya casi una dcada, ha provocado que todo se mueva. Estamos en un ciclo de estancamiento en el que la economa real sale como gran perdedora. La contraccin es duradera. El consumo sigue sin recuperarse. Los precios de los commodities se han reducido significativamente. La productividad sigue a la baja. La expansin cuantitativa monetaria no da sus frutos porque el dinero creado no va a parar a la actividad econmica. Los nuevos dlares y euros se dirigieron nicamente a sanear finanzas que estn absolutamente desligadas de la inversin productiva. As la economa mundial no repunta, la tasa de ganancia tampoco, y lo nico que sigue siendo altamente rentable es el mundo financiero. La financiarizacin se propaga sin barreras. La deuda mundial contina siendo el asidero perfecto para ganar dinero sin trabajar. La cifra asusta: el mundo adeuda 3,3 veces su PIB. La concentracin del capital contina a pasos agigantados. Los pases centrales buscan nuevas frmulas para expandirse. Las cadenas globales de valor son cada vez ms difusas.

Y Amrica Latina no est ajena a este proceso.

  1. Al interior de la regin se ha producido un acelerado proceso de fusin y absorcin empresarial. Las grandes han fagocitado a las ms pequeas. El mercado transaccional de Amrica Latina ha crecido en un 89,42% en lo que llevamos del 2017. Las multilatinas son ya un hecho econmico consolidado que condiciona la matriz de intercambio regional. Son agentes econmicos centrales en las economas en los pases donde estn presentes. Y adems tienen tanto inters adentro como afuera. La transnacionalizacin ha llegado tambin al interior de la regin.
  2. Otro asunto no menor es el desembarco de las medianas empresas de los pases centrales. La crisis de demanda interna se compensa saliendo afuera. Las medianas empresas europeas o estadounidenses buscan mercados afuera y procuran instalarse en pases latinoamericanos para garantizar un plan de negocios sostenible a nivel global. Esto indudablemente condiciona a las economas locales porque desplaza a la produccin nacional.
  3. La balcanizacin amenaza seriamente a la integracin econmica regional. Se impone un slvese quien pueda a medida que las cosas se ponen muy complicadas. Cada uno acuerda con quin y cmo puede. Cada vez hay menor homogeneidad en la forma en que los miembros de un bloque se relacionan con pases del exterior, lo que debilita el proyecto comn a lo interior.
  4. La salida asitica es cada vez ms deseada. Son muchos los pases que han priorizado las relaciones econmicas con ese espacio geoeconmico. Y da igual el corte ideolgico del gobierno de turno. Por ejemplo, Venezuela, Brasil, Per, Chile, Bolivia y Argentina han estado presentes en la ltima reunin del Banco Asitico en Inversiones e Infraestructura. Y, por otra parte, los datos de China abruman: en menos de 10 aos, la inversin extranjera directa en Amrica Latina desde China se ha multiplicado por ms de 10. El Consenso de Beijing est ms omnipresente que nunca.
  5. Si Mercosur se alinea con la Unin Europea esto significar un importante movimiento en el orden geoeconmico global porque se trata de dos espacios de grandes dimensiones. No es fcil que lleguen a un acuerdo rpidamente a pesar de la presin de los grandes grupos econmicos. Todava hay mucha tela que cortar para sintonizar tantos intereses contrapuestos. Todo depender de cunto dure la restauracin conservadora en Argentina y Brasil.
  6. Mientras contine la tasa de inters tan baja en los pases centrales, los flujos financieros buscarn resguardo en la regin gracias a su alta rentabilidad de la deuda externa. La inversin extranjera en Amrica Latina ha cado al mismo tiempo que crecen las emisiones de bonos. La fbrica de la deuda externa est ms activa que cualquier otra actividad econmica.
  7. A medida que crece la fragmentacin geogrfica de la produccin mundial, se reducen las posibilidades de que proliferen las cadenas regionales de valor. Se importa mucho valor agregado. La visin cepalina de industrializarse por la sustitucin de importaciones ha de adaptarse a los nuevos tiempos. Hoy en da es ms importante generar un insumo intermedio demandado globalmente que procurar producir un buen final si no se cuenta con todos los insumos.

La regin no camina sola. Lo hace siempre de la mano de lo que sucede a nivel global. Creer que todo ocurre sin que el entorno exterior cambie es ms propio de la economa hegemnica neoclsica, que es incapaz de explicar casi nada de lo que nos acontece. La nueva economa latinoamericana (NEL) debe estar muy atenta al cambio de poca geoeconmico al que estamos asistiendo.

Alfredo Serrano Mancilla. Director de CELAG, doctor en Economa, @alfreserramanci

Fuente: http://www.celag.org/america-latina-clave-geoeconomica/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter