Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-07-2017

Mitos y leyendas sobre el ELN [I]

Hctor Useche
Rebelin


Cmo defendernos (nosotros y ustedes, lectores y lectoras) de la manipulacin informativa a la que nos tienen acostumbrados los dueos del poder.

La informacin que se ofrece a la sociedad se nutre de fuentes directas (a veces) pero tambin de prejuicios, y en otros tantos casos, de mala fe. Las personas de bien, que nada tienen que ver con los intereses de las grandes corporaciones mediticas, consumen sin embargo lo que se dice en los medios; aunque en algunos casos puedan desconfiar, no suele haber espacios para el debate de ideas o, algo ms elemental, para refutar mentiras.

Por eso presentamos en esta nota la primera parte de una serie de "Mitos y Leyendas sobre el ELN". Esperamos que las explicaciones sean clarificadoras.

Mito uno: el ELN no tiene voluntad de paz

La decisin de explorar en este momento histrico (una vez ms) el camino de la paz, no es un embeleco de unos pocos sino una decisin del V Congreso del ELN, dada conocer pblicamente en enero de 2015. De hecho, el ELN ha buscado la paz desde su origen, y desde 1991 bajo la expresin de lograr una salida poltica del conflicto. Reducir nuestra poltica a la Mesa de Quito es, adems de incorrecto, injusto. Cuando usamos la palabra explorar no es porque estemos jugando en los dilogos; esa exploracin para nosotros es tan seria, que movimos parte de nuestra dirigencia a Quito. Uno de los problemas parece ser que cuando decimos dilogo a algunos les gustara escuchar rendicin, y ah s que es difcil avanzar.

Dos: dilatan los tiempos

Durante la fase confidencial se perdieron por lo menos 15 meses por responsabilidad del Gobierno que no asista a las citas. Despus el gobierno presion tratando de convencernos de la idea del tren de la paz y de someter el proceso con el ELN a los avances de la mesa con las FARC. Las comparaciones son odiosas, pero si se mira el proceso de La Habana (que fue rpido en comparacin con otros procesos de paz en otras partes del mundo), en pocos meses, el balance es positivo: La Mesa de Quito ya tiene un reglamento interno, unos mecanismos de apoyo de la comunidad internacional, dos sub-mesas (participacin poltica y dinmicas humanitarias), y hemos avanzado en la conformacin de un equipo conjunto de Pedagoga y Educacin para la paz. Pero lo ms llamativo es que en pocos meses estamos dando pasos firmes hacia una tregua bilateral que incluye no solo el cese el fuego sino medidas de alivio a la poblacin no combatiente.


Tres: proponen una agenda abstracta

La agenda no es el documento final sino una gua para avanzar, as que hay que entenderla en su justa medida. No es la agenda del ELN sino la agenda de la Mesa, es decir: una agenda en la que el gobierno tambin tiene responsabilidad. No est llena de abstracciones, es muy concreta: aparecen temas como garantas de la manifestacin pblica, corrupcin, degradacin ambiental, equidad, reconocimiento de las vctimas. Si puntos como democracia, ciudadana y participacin son abstracciones, significa que estamos botando la baera con todo y nio, al reducir palabras fundantes de la convivencia en figuras decorativas vacas de contenido.

Cuatro: no van a dejar de secuestrar

Para el ELN la privacin de la libertad temporal de personas no es siempre por motivos econmicos, y cuando as lo es, no se trata de la principal ni la nica fuente de financiacin (que toda organizacin revolucionaria debe resolver de alguna forma); esta prctica est relacionada con: a) el cobro de impuestos revolucionarios, b) la presencia de extraos en zonas bajo nuestro control, y c) los llamados de atencin a personas que estn causando un dao real o potencial a las comunidades. La bsqueda de otras vas distintas a esas prcticas est puesta a debate en la Mesa de Quito, donde, adems, ya se estn explorando alternativas concretas. El ELN no rehsa ningn tema de debate, ni ninguna responsabilidad. Meter todos los casos en la misma bolsa o pretender rechazar la realidad sin matices ni alternativas es simplista, adems de inconducente, si realmente se tiene real voluntad de paz.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter