Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-08-2017

Con y para el pueblo

Juan Pablo Crdenas S.
Punto Final


En la historia de la poltica chilena no pocos movimientos vanguardistas surgieron desde las universidades o al desprenderse de las colectividades tradicionales, pero alcanzaron arraigo popular mediante un real esfuerzo por empatizar con el mundo obrero, campesino y con la clase media. Los fundadores de la Democracia Cristiana y del Partido Socialista, por ejemplo, desde la primera hora abrieron sus registros a las agrupaciones sociales, armando estructuras internas que buscaban reclutar a los pobladores, a las mujeres, a los profesionales y a otros sectores de la vida nacional. De esta forma, se consolidaron a nivel nacional y en sus consejos, juntas y comits centrales la presencia del mundo popular fue ostensible.

En estos ltimos aos, la Izquierda se ha manifestado distante y recelosa respecto de las organizaciones de base y frente a esa gran diversidad de expresiones polticas, tambin de elite, que podran haber confluido en un referente nico. Sin embargo, la dictadura, la clandestinidad y la dispora desnaturalizaron a muchas organizaciones y terminaron elitizndolas, toda vez que fueron los dirigentes ms influyentes los que lograron salvar con vida y enseorearse en la poltica al trmino del rgimen militar.

En la autocrtica que se hacen los lderes del Frente Amplio respecto del esculido apoyo en las zonas ms pobres del pas, han prometido realizar un acercamiento al mundo social, despus de comprobarse que el grueso de sus votos provino de las comunas ms acomodadas del pas, donde la derecha, por cierto, los aventaja con contundencia.

Loable nos parece la intencin, ahora, de los jvenes parlamentarios y lderes de ese Frente por vincularse con el mundo social, mientras en ello exista realmente el propsito de acoger generosa y democrticamente a esas agrupaciones que se quedaron sin expresin en las primarias, despus de haberse demostrado como las mejores convocantes del pueblo, a juzgar por aquellas multitudinarias manifestaciones y marchas previas a este proceso electoral. Lo que vemos es que los postulantes izquierdistas suelen ser los mismos dirigentes estudiantiles de ayer que ciertamente provienen de los sectores sociales ms altos.

El progresismo necesita ahora de una buena dosis de humildad, liberarse de la soberbia que se ha hecho tan recurrente en quienes se han autodesignado candidatos, ms all del compromiso que demostraron desde las federaciones estudiantiles en favor de la reforma educacional. Las manifestaciones masivas de No+APF nunca estuvieron muy acompaadas por el mundo estudiantil, cuando en los aos de las marchas universitarias y de los secundarios era elocuente la presencia de los trabajadores, de las organizaciones de DD.HH., de los funcionarios pblicos y los movimientos medioambientalistas que, por aos, han protagonizado la movilizacin social de los chilenos inconformes o indignados.

No podemos dejar de reconocer que una de las iniciativas que explicaron el arraigo de un partido de extrema derecha en el pueblo, la UDI, fue la voluntad de sus dirigentes de insertarse en las poblaciones y empaparse de la realidad de los pobres y marginados. La misma Iglesia Catlica salv de su descrdito y concupiscencia con los poderosos por la accin de sacerdotes que de sus vetustos templos fueron a las poblaciones a trabajar y evangelizar a los pobres, solidarizarse con los excluidos y perseguidos y hasta ofrecieron vctimas y mrtires en todo nuestro continente.

Hara falta hoy que las agrupaciones de Izquierda no se conformen con solidarizar con el pueblo mapuche sino que concurran a La Araucana a hacerse parte de su justa lucha. Que los jvenes universitarios no solo organicen trabajos de verano, sino ejerzan presencia activa y constante en las poblaciones y campamentos. Que se confundan con los sin casa, desempleados, los que reciben pensiones miserables y los que exigen un sistema de salud digno.

La no inclusin de aquellos grupos rebeldes y contestatarios que fueron discriminados por esta nueva organizacin, explica tambin el voluntarismo de algunos de sus dirigentes que, por sobre todo, parecieron organizar un referente que los catapultara a las instituciones que representan al sistema institucional. Al que se proponen, como dicen, reemplazar por un orden ms solidario y participativo.

Ya se ha demostrado que las grandes transformaciones no se logran desde dentro del sistema u orden constituido. Menos, todava, cuando se muestra tan autoritario y protegido por los candados que instal el pinochetismo.

 

Publicado en Punto Final, edicin N 880, 21 de julio 2017.

[email protected]

www.puntofinal.cl



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter