Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-07-2017

Las barreras del sistema financiero y el sistema de garantas crediticias

Francisco Navarro
CELAG


En el anlisis de la estructura econmica de una regin un punto esencial es el estudio en profundidad de su tejido productivo y los elementos inherentes a su composicin y lgica de funcionamiento. Esto nos ayuda a explicar dinmicas que se reproducen en relacin a la concentracin del capital y de la riqueza, desigualdad, precariedad y fragilidad productiva. Para entender estos procesos se hace imprescindible analizar crticamente el papel que tienen en la economa latinoamericana las micro, pequeas y medianas empresas (MIPYMES), especialmente debido a su protagonismo en la construccin del tejido productivo. Estas unidades de produccin, presentes en todos los sectores, representan ms del 95% de las empresas de la regin y crean ms del 70% de los puestos de trabajo[1]. Sin embargo, su contribucin al PIB (30%) y a las exportaciones (10%) es muy inferior y presentan importantes debilidades en trminos de productividad, economa informal, precariedad y, de forma generalizada, un esquema discriminatorio de oportunidades econmicas en relacin a la gran empresa que gana claramente el juego del libre mercado.

En este sentido, uno de los puntos esenciales que suele tratarse es el de la situacin de discriminacin negativa en la que se encuentran las MIPYMES en relacin al acceso al crdito. Estas unidades de produccin son las que ms exigencias de garantas se encuentran para recibir un crdito y las que pagan mayores intereses y comisiones. Y eso cuando logran su obtencin, puesto que menos del 40% tienen esa oportunidad real. As, el mercado de crdito privado es altamente ineficiente, encarece o excluye muchos proyectos productivos social y econmicamente viables, y los aboca a la autofinanciacin o desaparicin, perjudicando al empleo y al crecimiento econmico. Pero adems esta discriminacin negativa convive con una de positiva para la gran empresa potencializando dinmicas lgicas del libre mercado, es decir, la concentracin del capital y generacin creciente de la desigualdad.

Vale la pena hacer una breve referencia a los antecedentes poltico-histricos para entender la situacin actual de los mercados de crdito y no caer en el error de que es resultado del curso natural de las cosas. Tal y como se explica en el trabajo Eliminando barreras: el financiamiento a las pymes en Amrica Latina[2], la actual estructura de los sistemas financieros son resultado de las polticas de carcter neoliberal que penetraron en la regin en los aos noventa haciendo retroceder la participacin del sector pblico a favor del avance de la actividad privada. De hecho, en el mismo documento se evidencia como en aquellos pases donde existe una mayor presencia de la banca pblica, de un banco de desarrollo y una menor concentracin bancaria y presencia de capital extranjero, el acceso al crdito para las MIPYMES es ms favorable. Queda claro la imperante necesidad de la presencia del sector pblico para modificar la correlacin de fuerzas del mercado financiero que desemboca en una situacin ineficiente y ticamente indeseable.

Una medida importante de poltica econmica en esta direccin son los sistemas de garantas crediticias[3], los cuales tienen el objetivo de facilitar y abaratar el acceso al crdito, especialmente a las MIPYMES, mediante avales o fianzas, complementado con servicios de asesoramiento y seguimiento financiero y burocrtico. Aunque con formas y estructuras heterogneas, los sistemas de garantas crediticias han experimentado un importante crecimiento y desarrollo en la regin en el presente siglo, financiado casi por completo por fondos pblicos y teniendo buenos resultados en cuanto a la mejora en el acceso y el abaratamiento del crdito. De acuerdo al trabajo Clasificacin de los sistemas de garantas desde la experiencia latinoamericana del Banco Interamericano de Desarrollo, el 90% de las MIPYMES que obtuvieron un crdito bajo un sistema de garantas lo hicieron con una mejora en los costes de financiacin, correspondindose en ms de la mitad de los casos con una reduccin del tipo de inters superior al 3%. No obstante, estos buenos resultados siguen siendo cuantitativamente muy poco significativos en relacin a la totalidad del crdito otorgado[4] y persisten las enormes dificultades y costes de acceso al crdito en general para las MIPYMES. Es necesario, por lo tanto, explicitar algunos de los elementos ms importantes que deben tenerse en cuenta en la construccin y mejora de los programas de garantas crediticias.

Notas:

[1] Segn datos de la Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe (CEPAL).

[2] Documento realizado en el marco de cooperacin CEPAL- Agencia Espaola de Cooperacin Internacional para el Desarrollo (AECID).

[3] Medida existente en el marco de desarrollo de distintas polticas de financiamiento para las MIPYMES, donde predomina en muchos pases los crditos directos mediante la banca pblica.

[4] No existen datos homogneos para la regin del peso de los distintos sistemas de garantas en el crdito total y el otorgado a las MIPYMES. El dato ms homogneo que tenemos en este sentido se corresponde con el monto de garantas vivas en relacin al PIB. En este sentido los datos muestran como en la regin este monto tiene un peso cercano al 50% de la media de los pases de la OCDE, por ejemplo, y muy lejano de Corea del Sur y Japn, o China en menor medida, donde los sistemas de garantas tienen una importancia mucho ms destacable que en el resto del mundo. Lo que hacen que estas economas tengan un especial inters para el estudio de los sistemas de garantas (ver el trabajo SME and Entrepreneurship Financing: The Role of Credit Guarantee Schemes and Mutual Guarantee Societies in supporting finance for small and medium-sized enterprises de la OCDE).

Francisco Navarro, investigador CELAG.

Fuente: http://www.celag.org/las-barreras-del-sistema-financiero-sistema-garantias-crediticias/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter