Portada :: Feminismos :: Violencias
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-08-2017

Machismo de derechas & Machismo de izquierdas
Qu es ser un machista de izquierda?

Danilo Castelli
http://www.revistaanfibia.com/

Acaso es ms solidario el machista de izquierdas que sus iguales de derecha? En este texto se analizan las actitudes que, bajo un paraguas pseudo bien pensante, esconden los mismos sesgos discriminatorios hacia las mujeres.


Este listado contiene pensamientos y actitudes de machismo de izquierda. Algunas mas; y otras que he visto en distintas personas. Cundo soy, entonces, un machista de izquierda? :

Cuando siempre tengo preparado el trmino burgus, pequeoburgus, liberal y posmoderno para descalificar al feminismo que me incomode, corresponda o no la caracterizacin.

Cuando coincido con la gente de derecha en preguntar por qu feminismo y no igualismo?, lo cual indica que ni siquiera me importa el tema para hacer una bsqueda en google pero me siento amenazado o desplazado por un movimiento que pregona la libertad y el poder para las mujeres.

Cuando minimizo o rechazo las luchas feministas diciendo el verdadero problema es el capitalismo (y de esa manera demuestro mi ignorancia sobre cmo se articulan capitalismo y patriarcado y sobre la influencia reaccionaria que tiene el machismo sobre la clase trabajadora).

Cuando coincido con la derecha en naturalizar la heteronormatividad y los roles de gnero.

Cuando no puedo dejar pasar la ocasin de decir el verdadero problema es de clase cada vez que se dice algo desde una perspectiva de gnero.

Cuando, as como los machistas de derecha quieren negar el patriarcado al buscar ejemplos de mujeres que agreden hombres o falsas denuncias o situaciones donde los hombres sufren ms que las mujeres, yo busco situaciones de feminismo burgus o blanco o misndrico para justificar que la izquierda no tiene nada que aprender del feminismo.

Cuando soy muy revolucionario hablando de capitalismo y socialismo pero me convierto en pragmtico y realista hablando de machismo y feminismo.

Cuando digo que el socialismo no tiene nada que tomar del feminismo porque la cuestin de la mujer ya estaba planteada en algn texto socialista de siglos pasados.

Cuando en vez de escuchar a una compaera para aprender, espero a mi turno para hablar. Cuando digo que como el socialismo est contra toda opresin no hace falta ser feminista.

Cuando hago mansplaining, o sea explicarle de manera condescendiente a una mujer lo que ella ya sabe (a menudo, interrumpindola), asumiendo que sin mi explicacin no caza una.

Cuando cometo gaslighting, es decir, manipular el sentido de realidad de una mujer, poniendo en duda su memoria, percepcin o cordura, porque no dice lo que yo quiero escuchar.

Cuando solo veo al machismo en sus manifestaciones ms visibles y explcitas (feminicidio, trata, violencia domstica, violaciones, discriminacin laboral) y me niego a verlo en sus manifestaciones ms sutiles (acoso sexual callejero, inequidad en el reparto de las tareas domsticas, microviolencias, violencia simblica).

Cuando denuncio con fuerza los actos de machismo cometidos por burgueses, polticos, figuras pblicas y hasta dirigentes de otros partidos pero me hago el distrado sobre el machismo en mi clase social, en mi laburo, en mi organizacin.

Cuando solo denuncio el machismo y la homo/transfobia de polticos, empresarios, comunicadores, policas u otros agentes directos de la opresin y nunca interpelo al machismo de los varones de clase obrera en general, ni el de mis compaeros de partido en particular.

Cuando descalifico las luchas feministas que me molestan apelando al feminismo de antes o hacindome el erudito sobre el feminismo de la tercera ola.

Cuando creo que la solucin del machismo pasa nicamente por realizar ciertas reformas institucionales y un poco de concientizacin, y excluyo la revisin de mis privilegios masculinos y mi propia autotransformacin.

Cuando intelectualizo las discusiones desde un lugar de objetividad cientfica como excusa para no empatizar con el punto de vista demasiado subjetivo de las vctimas del machismo.

Cuando le doy ms valor a mis opiniones sobre el gnero y la diversidad sexual que a las experiencias de mujeres y gente LGBT. Cuando la juego de escptico como excusa para no investigar concretamente sobre el tema ya que quin necesita datos si ya tiene la teora revolucionaria? Marx, Lenin, Bakunin, entre otros, ya dijeron todo lo que haba para decir sobre la emancipacin humana.

Cuando ridiculizo las reivindicaciones feministas/LGTB por exageradas, sin hacer el mnimo esfuerzo por ponerme en el lugar de las personas marginadas. Por ejemplo cuando se minimiza el acoso callejero o la falta de libertad de parejas gay a darse muestras de afecto en pblico porque no son reivindicaciones obreras.

Cuando ante un caso de acoso sexual callejero me fijo la clase social de vctima y victimario para decidir si lo repudio o no. Como si el acoso callejero de un obrero a una mujer de clase media fuera un episodio ms de la lucha de clases y no de la violencia machista

Cuando demuestro incomodidad y me pongo hostil ante la crtica radical del machismo, tomndome todo a personal y diciendo cosas como yo no tengo la culpa de siglos de opresin.

Cuando todas mis posiciones sobre el tema estn diseadas para no quedar pegado a la derecha, pero sin que eso implique un compromiso real de mi parte.

Cuando me creo con el derecho de emitir cualquier opinin ignorante, prejuiciosa, y paranoica sobre temas de sexo-gnero, y tomo la actitud de hablar sin estudiar ni investigar ni preguntar lo que se critica.

Cuando investigo solo lo suficiente para aprenderme algunos trminos (como feminismo de la tercera ola) y aparentar erudicin con el objetivo de conservar mis opiniones previas.

Cuando sealo el hecho -verdadero- de que hay machistas en las organizaciones de izquierda porque sus miembros tambin vienen de la sociedad capitalista y patriarcal a la que combaten, pero lo hago para justificar ese machismo en los compaeros y no para arrimar mi hombro a la tarea de desafiarlo y erradicarlo.

Cuando digo despus de la revolucin vemos.

Cuando ante una expresin de odio y de ira por los asesinatos y el discurso que minimiza la violencia hacia la mujer y la gente LGBT, me pongo desde un lugar progre a dar sermones del tipo esa no es la manera, hay que educar. Total, yo no soy quien debe convivir con la impotencia y con la tristeza de pertenecer al grupo vulnerado.

Cuando pongo ms nfasis en criticar al feminismo por cmo comunica sus ideas que a la cerrazn mental machista de la mayora de los varones, producto de privilegios y no solo de ignorancia.

Cuando me enojo con las propuestas de discriminacin positiva o cupo para mujeres y gente LGBT y las rechazo con argumentos meritcratas que creo no-burgueses (idoneidad, esfuerzo, lucha).

Cuando, desde mi comodidad como mayora simblica, rechazo las medidas de cupo femenino en la poltica diciendo que haya ms mujeres en la poltica no va a mejorar la situacin de las mujeres trabajadoras.

Cuando me quejo me discriminan por ser hombre porque las mujeres tienen espacios propios donde no se permiten hombres, negndome a entender por qu ni para qu los necesitan. Lo mismo con me discriminan por ser htero en referencia a espacios exclusivamente LGBT.

Cuando hago ultimtums para optar entre lucha feminista y lucha de clases.

Cuando digo que el estudio de teora feminista y su aplicacin para la transformacin personal y de las relaciones sociales son cosas de clase media acomodada. Como si el grado de embrutecimiento mental y emocional de la clase obrera fuera un rasgo plebeyo a glorificar por los revolucionarios. Como si la violencia en las relaciones familiares y de pareja sumada a la violencia al distinto nos quitase un montn de energa para la lucha por nuestra liberacin.

Cuando doy rodeos intelectuales con muestras de erudicin para esquivar planteos que me interpelan personalmente.

Todo esto no es ningn secreto. Lo han vivido muchas mujeres, gays, y gente trans: no hay nada ms parecido a un machista de derecha que un machista de izquierda.


Fuente:http://www.revistaanfibia.com/

Sobre el autor: Danilo Castelli, programador y estudiante de sociologa.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter