Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-08-2017

La esperada entrevista con mi vecina Paca

Eugenio Romero Borrallo
Rebelin


Estamos hechos de historias deca Eduardo Galeano y aqu rescato una historia que nos hace, nos construye como personas, nos enraiza a la tierra, nos da fuerzas para seguir adelante nutrindonos de la experiencia de quienes estuvieron aqu antes que nosotras. La historia de mi vecina Paca.

Su historia es la de cientos de miles de hombres y mujeres que nacieron en el primer tercio del siglo XX y sufrieron la violencia y las consecuencias del golpe de estado militar franquista de 1936.

Estas personas, como ella, tienen una edad muy avanzada por lo que no podemos permitir que sus historias se pierdan porque es la historia de nuestros pueblos. Siguiendo esta filosofa me dispuse a organizar una entrevista, una charla con mi vecina Paca y mi amigo Jose (J.A. Garca Farrona) que es quien me avis de que ella se mantena lcida a pesar de sus 90 aos. Y que no lo debamos dejar ir mucho ms tiempo.

No era ms que una recogida de testimonios de personas que vivieron uno de los momentos ms duros de la historia de nuestro pas. Una de las herramientas ms potentes para dar luz a vivencias intencionadamente escondidas. Por supuesto que no ramos los primeros en hacerlo en el pueblo. Ya mi hermano Juan junto a otros amigos como Rubn y Alfredo hicieron un trabajo excelente hace aos con Justo Gallardo nacido en 1917, Adriano Redondo (1928) y mi vecino Diego Carrasco (1925) que te ilumina el corazn cada vez que te lo encuentras por nuestra calle Bronca. Fruto de ese trabajo grabaron el documental TESTIMONIOS: Recuperacin de la Memoria Histrica que debera ser de obligado visionado en los colegios e instituto del pueblo. Cada guareejo o guareeja debera tener una copia.

En el caso de Paca todo era sencillo, como ella, como su casa, como su vida, una mujer alegre y de confianza con la que sera muy fcil entablar esa conversacin que recogiera su vida aunque no fuera en profundidad.

La entrevista fue ntima, amena, luminosa. Con un caf en la mano me puse a escuchar atentamente.

Ella naci en el ao 1926. Eran cinco hermanos, incluida ella. Siendo an una nia se vi obligada a huir de la barbarie abandonando su casa y todas sus pertenencias. Por el Camino del Puerto avanzaron hasta llegar a Ciudad Real donde pasaron la guerra.

Una vez terminada sta, cuando quisieron volver a Guarea, fueron testigos de cmo todas sus pertenencias haban desaparecido. Sus sillas, sus ropas de cama, ajuares, etc haban sido robadas. Las vecinas les decan: Emilia, (Emilia era su madre) vuestras sbanas las tiene la fulanita y vuestras sillas la beltranita y efectivamente, asomndose por una tapia podan ver sus sbanas tendidas al sol adems de soportar las burlas de quienes tenan sus sillas buenas mientras ellos tenan que sentarse en el suelo.

Al poco de finalizar la guerra los franquistas vinieron a buscar a sus hermanos. Se los llevaron a la crcel y se ensaaron con uno de ellos en especial, su hermano Inocente. Le quedaron baldao a base de palizas. Sola decir a sus amigos: "cabrones estos, cmo me han quedao".

Emilia se vio obligada a buscarse la vida para sacar adelante a su familia y se dedic a vender carbn. Una de las cosas que recordaba Paca eran las manos de su madre siempre negras por el carbn. Movida por el hambre, siendo an muy pequea, no tardara en buscar un trabajo para poder comer, literalmente, porque empez a cuidar a una nia a cambio de un plato de comida.

Trabajaba para la familia Barea que tenan una tienda en la calle Pajares, traseras de Falange. All no tardaran en encomendarle ms tareas, algunas duras como ir con un cntaro y un cubo a la noria a por agua para comer y cocinar. Todo a cambio de algo que poder llevarse a la boca aunque en realidad ni se lo coma ya que el pan y algunas viandas que poda esconderse se las llevaba a sus hermanos para que pudieran comer, eso s, con la precaucin de no ser vista por sus seoritos/as ya que estaba terminantemente prohibido coger alimentos.

As, a base de mucho sacrificio la familia pudo tirar para adelante y reponer en casa los bienes y pertenencias que les robaron.

Ms adelante se cas y se vino a vivir a la calle Bronca. Tuvo dos hijos, uno de ellos Jose Mari el panadero, vive muy cerca de ella, siempre pendiente de su madre. Ya escrib en otra ocasin sobre la antigua tahona del barrio San Gins en la que trabajaba l y que perfumaba todo el barrio y el colegio con un irresistible olor a pan recin hecho.

La vida de mi vecina Paca, en definitiva, es una vida dura, muy dura. Tuvo que irse para volver y empezar de cero. Slo su fuerza y su dignidad le permitieron salir adelante.

La vida de mi vecina Paca se merece mucho ms que este artculo, quiz grabarla en vdeo para proyectarla en pblico pero... eso ya no podr ser. La esperada entrevista con mi vecina Paca nunca se produjo. Ya me avis mi amigo Jose. Nuestros quehaceres cotidianos nos hicieron posponerla y Paca no aguant. Muri el da antes de cumplir 91 aos (el pasado mes de junio). An as todos los datos biogrficos que he dado son reales. Los aport mi vecina Teo que la escuch hablar a veces sobre ello.

No cometis mi error. Hablen, graben, canten, dibujen, cuenten su historia, no hay un segundo que perder, sino otros la contarn por ustedes.

Con este escrito quiero hacer un homenaje a mi vecina Paca, que bien podran haber sido mis vecinas Manuela o Mara Antonia, mujeres admirables a la que no pondrn una calle con su nombre ni darn una Medalla de Extremadura pero que son motivo de orgullo y ejemplo a seguir porque hicieron lo ms difcil en los tiempos ms difciles. Resistieron, se levantaron y siguieron adelante. Vencieron. Vencieron porque el franquismo era muerte y silencio y ellas vivieron y su historia vence hoy al silencio.

"Para que no se queden con toda la luz.

Para que la ltima palabra no sea la de ellos.

Paca, Adriano, Manuela, Justo, Maria Antonia, Diego...

Su nombre es patria.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter