Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-08-2017

Los cloacas de Interior y algunas otras del exterior (la Generalitat no excluida)

Rosa Guevara Landa
Rebelin


Es necesario recordar [ que e l 27S ] slo ha permitido configurar objetivamente, segn el rgimen electoral vigente, una mayora parlamentaria que no tiene correspondencia con la mayora de votos obtenidos por las fuerzas polticas que impulsan el proceso diseado en la Resolucin 1/XI, en relacin al conjunto de votos emitidos. Si desde el punto de vista poltico las elecciones deban constituir un plebiscito para comprobar la existencia de una mayora social a favor de la independencia de Catalunya, este objetivo poltico no se logr, ni parece correcto desnaturalizarlo con el criterio de los escaos conseguidos (...) Se puede aceptar la primaca del principio democrtico para realizar una transicin o ruptura de las reglas de un estado autoritario en beneficio de un nuevo rgimen plenamente democrtico y constitucional () puede ser arriesgado confundir esta situacin con la existencia de dficits que afecten a la calidad democrtica de un estado que, an as, mantiene los elementos esenciales que lo definen como democrtico y de derecho, sobre todo si esta imagen sigue siendo percibida por la comunidad internacional () Pretender, a partir de la constatacin de ciertos dficits, que el Estado espaol mantiene formas autoritarias (postfranquistas) que lo convertiran en no democrtico puede suponer un grave error de apreciacin poltica y sobre todo jurdica .

Antoni Bayona (letrado mayor del Parlament de Catalua, 2017)

 

La temperancia en nuestros anlisis y conclusiones polticas suele ser una virtud nada opuesta a una perspectiva crtica y transformadora de realidades que no merecen, muy lejos de ello, una valoracin positiva desde una perspectiva politica y feminista. Las mujeres sabemos muy bien la conveniencia de mirar, con templanza y cuidado [1] todos -este es el deseo gnoseolgico acaso inalcanzable- los nudos de los tableros. No basta con analizar crticamente algunos vrtices. Podemos engaarnos, pueden engaarnos, si obramos as. Podemos extraer conclusiones precipitadas, muy crticas con unos, muy complacientes con otros.

Jaume Roures -el capitalista de Mediapro, un seor de negocios con muchos activos e inversiones que se dice de izquierdas y catalanista- es el productor y director de un documental titulado Las cloacas de Interior, un documental que pudo verse el pasado martes, 18 de julio (la fecha no fue seguramente azarosa), en TV3, la televisin pblica -nacionalista y secesionista- de Catalua. Se deja ver bien y denuncia tramas, asuntos y personajes que deben ser denunciados. Empero, hay olvidos, confusiones y lo mostrado y la perspectiva encaja a las mil maravillas con el relato secesionista de estos ltimos aos. Acaso por no casualidad.

Y con algunas exageraciones. Esta por ejemplo: Es el escndalo ms grande de la democracia. No, ha habido otros que son an menos presentables. No har ninguna crtica (que podran hacerse como es evidente) pero s dir que mi compaera, por ejemplo, dej de estar atenta al ver como se presentaban los asuntos del clan Pujol, mezclando la suciedad txica con asuntos y procedimientos que nada tienen que ver con esas cloacas. Por detrs, y acaso por delante, es una conjetura de ella que a veces es muy mal pensada, un plan diseado y en construccin para poco a poco hacernos creer que todo este asunto Pujol-Ferrusola ha sido una invencin y creacin del Estado opresor. No es nueva la narrativa. Se ha repetido en muchas ocasiones. En general, con escaso xito esta vez. Las banderas, por el momento, no sirven o no sirven del todo.

Paso pgina, pantalla dicen ellos (ellas tambin por desgracia). Para nuestra ubicacin: sabemos muy bien cmo se las gasta el ministerio del Interior. Tanto mi compaera como yo, desde hace muchos aos.

El secesionismo us -y usar- el documental para sus fines poltico-culturales. Ejemplos, una breve seleccin. Antes del pase del documental por TV(seces)3, Ral Romeva: Esta noche se entender mejor porque estamos donde estamos y porque la nica respuesta son las urnas (Elecciones anticipadas entonces?). Del presidente de la Generalitat: Abandonad toda esperanza de regeneracin. Solo los fanticos defienden que esto es un Estado de derecho y una democracia seria (Se refiere tambin esta sesuda reflexin -recordemos las palabras del primer letrado del Parlamento cataln- a la Generalitat como parte del estado?). Neus Munt, la defenestrada: El 30% de cuota de pantalla y verdades como puos. Cloacas y guerra sucia. Armas del Estado (Y las armas, las cloacas y la guerra sucia de la Generalitat? Nada que decir, nada que opinar?). Jordi Snchez, ANC: No nos tenemos que dejar intimidar, amenazar o despreciar. Lo que tiene que haber es una movilizacin y poner una papeleta en una urna. Y las habr. No podrn extorsionar a nuestros polticos. No podrn acojonarnos. Podrn ellos acobardarnos -qu es eso de acojonarnos?- a nosotras?

Sea como fuere, nada justifica los insultos a Miquel Iceta por decir que no vio el documental, que prefiri ver otra cosa. La que fuera. Le dijeron de todo. Hijo de puta -un insulto obscenamente masculino que se suele decir mucho en Catalua, en cataln, fill de puta, que dicen que suena ms suave- y mariquita entre otras caricias verbales. Ellos no presionan, no coaccionan por supuesto que no. Lo suyo es votar con una margarita en los labios y construir un pas de sonrisas y buen rollo.

En todo caso, hablando de cloacas, conviene recordar:

Lo de Pujol y su familia, tiene algo que ver con las cloacas de la Generalitat? Aqu no hay suciedad generalizada durante casi 30 aos?

Y lo del Millet y sus amigos?

Y lo del 3% -o ms- sistemtico?

Y lo de Josep Prat, condenado a pagar 900.000 euros por el caso Innoca?

Y el intento de desmantelamiento de la enseanza pblica preuniversitaria?

Y el apoyo permanente a la sanidad privada?

Y el acuerdo que se pretenda con Sheldon Eurovegas?

Y los papeles escondidos, y los ocultamientos en general?

Y los procedimientos antidemocrticos seguidos?

Y as siguiendo.

Un ltimo caso: Dos edifi cios degrada dos del Raval de Barcelona s on propi edad del director de rehabilitaci n de la Generalitat. Los i n m ue bles de Jordi Sanuy estn ubicados en la calle Lancaster de Barcelona y todos los pisos estn vacos. Las fin cas est n afectad a s desde hace quince a os por un plan de mejora de l A y untam i ent o de Barcelona. Los edifici o s son de la mercantil Cravi SL, una socie dad administrada po Jordi Sanuy Aguilar, director de Qualitat de l'Edificaci i Rehabilitaci de la Generalitat. Sara Marcha, m iem br o de la plataforma Lancaster, denuncia que est amos delante d e u na problemtica donde hay responsabili dades compartid a s entre l a administraci n y los gran de s propietari os [ 2 ]. Le suena esto de la colaboracin administracin, catalana en este caso, y grandes propietarios?

No hay ninguna cloaca aqu? Son los ejemplos dados cloacas de esta parte del Estado que es la Generalitat, o no lo son? Est preparando el radical e izquierdista Jaume Mediapro Roures algn otro documental sobre estos asuntos tambin turbios y muy txicos?

 

Notas

1) Un filsofo, al que conocimos personalmente, un intelectual concernido que en una ocasin -una mesa redonda sobre izquierda y derecha llena a rebosar de hombrecitos, todos lo eran- se present como Paca Fernndez Buey, escribi sobre el tema: La ilusin del mtodo. Por un racionalismo temperado, Barcelona, Crtica, 1991 (hay edicin en bolsillo, con nuevo -y excelente- prlogo, en 2004).

2) https://directa.cat/dos-edificis-degradats-del-raval-de-barcelona-son-propietat-del-director-de-rehabilitacio-de

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter