Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-08-2017

Hasta que llegue el da

Sebastin Vallejo
El Telgrafo


Es lindo escuchar a los polticos hablar en nombre del pueblo. El pueblo como ese abstracto unitario del cual ellos, y solo ellos, conocen sus preferencias, metas, decisiones y razones. Como mediadores entre el pueblo y el poder, cada cierto tiempo dentro del discurso, blindan su maniobra poltica invocando al soberano, a los ecuatorianos, al pueblo, en fin, a un intangible, tan efmero, que les permite defender lo indefendible. Es lo que es. No es endmico a nuestro poltica. Pero es lindo. Digo, siempre y cuando digan lo que el pueblo quiera escuchar. En estas realidades retricas estamos viviendo un caos coyuntural donde cada declaracin se vuelve un deus ex machina de proporciones telenovelsticas.

A medida que pasan los das (como va el ciclo meditico, digamos que las horas), se va aclarando quin tiene el poder, a quin van despojando del poder y cmo va quedando el tablero para el futuro prximo de un pas que se ha puesto en pausa mientras el polvo se asienta. Mientras a la interna de AP los miembros mueven sus cartas, hacen sus declaraciones, sacan su comunicados, profanan los lmites impuestos por 140 caracteres, hacen entrevistas, concilian posiciones irreconciliables, queda claro que el terreno se est preparando para algo. Lo que no queda muy claro es para qu.

Por un lado, hay una pugna entre los que se tratan de distanciar de todo lo que huela a corrupcin y todos aquellos abriendo el paraguas para evitar ser salpicados por ella. Es una lucha poltica de supervivencia. Y como tal, es una lucha a la que amontonan muchas otras realidad. Todos hablan sobre defender lo ganado, o sobre continuar con la transformacin o sobre enmendar el camino que en algn momento se perdi, y bajo estos conceptos enmarcan su posicin frente a la corrupcin. Es decir, por defender/continuar/enmendar los ltimos diez aos es que adoptan su postura contra la corrupcin o su defensa ante acusaciones de lo mismo.

Y como si todo fuera parte de una misma estrategia, la situacin econmica del pas. El endeudamiento, su clculo, su necesidad, y su irresponsabilidad. Lo que se hizo, lo que no se hizo y cunto se pag de ms por hacerlo. Todos usando las mismas cifras, interpretndolas de acuerdo a su visin, enmarcado su posicin, delimitando el terreno donde en el futuro se darn las disputas por la poltica econmica y los ajustes que, como ha anunciado Lenn, irremediablemente llegarn. Si todo suena a caos, es porque todo es caos.

En el caos, lo que se termina perdiendo son esas preguntas que verdaderamente afectan el bienestar del pueblo (aqu es importante recordar que no todos obtienen el bienestar de igual manera). Son preguntas que se estn haciendo, pero que permanecen marginadas frente al show poltico. Qu busca Lenn (al final, el que tendr la ltima palabra) con la poltica econmica? Cambiar, ahora s, el modelo desarrollista y extractivista de los ltimos diez aos? Cambiar hacia dnde? Ajustar el modelo actual? Ajustarlo cmo? Enfatizar el crecimiento? Enfatizar la creacin de empleo? Enfatizar la disciplina fiscal? Enfatizar la reduccin de desigualdad? Cambiar la estructura del Estado? Agrandarlo? Descentralizarlo? Reducirlo? Depurarlo? Cmo? Incentivar la inversin privada nacional o internacional? Porque todo esto, al final, afectar el resto del rea (i.e. salud, educacin, cultura, etc.), y afecta de manera diferente a los diferentes pueblos que tanto poltico dice representar.

Es difcil saber en este momento si Lenn est navegando esta poltica para poder contestar estas preguntas, o est navegando la poltica porque ya tiene una respuesta a estas preguntas. Hasta que llegue el da, por lo menos tenemos la telenovela.

Fuente: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/hasta-que-llegue-el-dia



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter