Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-08-2017

La turistificacin o el sndrome de Venecia

Antonio Maestre
La Marea

El mayor desafo al que se enfrenta la poltica en lo que respecta al turismo es en hacer partcipe de sus beneficios a los habitantes de las ciudades, ms all de otorgarles unos trabajos temporales y precarios.


Las acciones reivindicativas, vandlicas como mucho, contra la masificacin del turismo que Arran ha llevado a cabo estos das en Barcelona e Illes Balears han sido denominadas de diferentes formas y todas excesivas, desde kale borroka a turismofobia. Una ceguera en algunos casos interesada pero, en los ms, propia de una absoluta ignorancia que cierra los ojos ante una realidad que lleva aos instaurada en los ambientes ms militantes de los barrios populares y que sufren los habitantes con menos recursos de los centros urbanos de las grandes ciudades tursticas.

La turistificacin, un neologismo que sirve para explicar el impacto que tiene en el ciudadano de un barrio que las instalaciones y servicios pasen a dedicarse de manera casi exclusiva al turista en detrimento del residente, es una evolucin de la gentrificacin. Ambos procesos afectan de manera muy importante a la expulsin de los ncleos urbanos de la clase obrera. La aparicin de nuevas corporaciones empresariales como AirBnb, que estn sustituyendo el alquiler residencial por la estancia vacacional, ha provocado una espiral inflacionista en los precios que hace imposible a los trabajadores acceder al mercado de la vivienda. No solo ocurre en los centros de las ciudades, sino en el resto de anillos urbanos concntricos que se ven influidos por el aumento de los costes.

El ejemplo ms paradigmtico de este problema es el de Ibiza, la isla turstica por excelencia, que est viendo como el encarecimiento salvaje de los alquileres impide cubrir las plazas de trabajadores esenciales como policas o personal sanitario, que no pueden permitirse un alojamiento, y est creando la figura del trabajador sin techo. El problema es de tal calibre que en algunos casos se llega a cobrar hasta 500 euros al mes por un balcn para dormir a trabajadores estacionales, e incluso se han habilitado camas de hospital para cubrir las necesidades de alojamiento de anestesistas del sector pblico.

El turismo es el mayor activo de la economa espaola, un sector que se ha visto favorecido por una revolucin global que ha fomentado su generalizacin en sectores de la poblacin que hasta la ltima dcada no podan permitrselo. La propagacin del transporte areo low cost se ha unido al cambio cultural que ha convertido el viaje en un objeto ms de consumo, casi en una pieza de coleccionismo de destinos. Estos elementos han provocado un aumento masivo de los visitantes a las ciudades con gran atraccin turstica. Los gobiernos locales no estn sabiendo gestionar este incremento por la falta de regulacin y la instauracin de un pensamiento neoliberal que convierte cualquier atisbo de medida regularizadora en un ataque contra los beneficios empresariales.

La sobreexplotacin a todos los niveles implica el riesgo de crear una burbuja que acabe matando de xito al modelo. En Mallorca, el ao pasado, se empezaron a cancelar reservas porque la masificacin haca insoportable la permanencia de algunos visitantes en la isla. Ya no son solo los locales los que acaban expulsados por el turismo desaforado, son los propios turistas los que acaban hartos de un modelo masificado que busca el beneficio rpido a costa de expoliar los recursos humanos, urbanos y medioambientales de las ciudades y ofrecer un servicio de escasa calidad. La fobia al turismo es propia de aquellos que miran para otro lado cuando acaba convirtindose en el enemigo de los que tienen que vivir y disfrutar de l, no de los que luchan y claman por un sector sostenible que aporte beneficios a todos los estratos sociales.

La enfermedad tiene un nombre y no es turismofobia. Se llama sndrome de Venecia y es el virus que ha sido inoculado en la bella ciudad italiana hasta hacerla inhabitable para los venecianos por la eliminacin total de los recursos y servicios para los ciudadanos locales. En un reportaje en The Independent contaban la historia de David Redolfi, uno de los 400 gondoleros de la ciudad, que con un sueldo de 105.000 euros anuales ni siquiera puede costearse un apartamento y ha tenido que mudarse a una isla cercana.

Lo que ya ha ocurrido en Venecia est sucediendo en Ibiza y puede pasar en Madrid y Barcelona. La afluencia masiva, y sin control, de turistas ha provocado que los precios hayan expulsado casi totalmente a los locales. Se estima que para el ao 2030 no quedar ningn veneciano en su ciudad y la urbe quedar exclusivamente dedicada al turismo. Convertir o no las ciudades en un parque temtico que bulle de vida por el da y languidece por la noche est en manos de nuestros dirigentes. En la ciudad de los canales ya es un hecho y estamos montados en la misma gndola.

Fuente: http://www.lamarea.com/2017/08/03/la-turistificacion-sindrome-venecia/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter