Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-08-2017

Centenario de la revolucin rusa y del repudio de las deudas (VI parte)
Los emprstitos rusos no mueren nunca

Eric Toussaint
CADTM


A pesar de que los ttulos rusos fueron repudiados por el Gobierno sovitico en febrero de 1918, continuaron siendo objeto de transacciones hasta los aos 1990 (!)

La poltica del Gobierno francs, y de otros gobernantes, estuvo directamente ligada a esa vida despus de la muerte.

Los ttulos rusos sobrevivieron al repudio

En 1919, el Gobierno francs efectu una lista de tenedores de ttulos rusos en Francia: 1.600.000 personas declararon poseer ttulos rusos. Parece ser que estos ttulos representaban el 33 % de las obligaciones extranjeras que los y las residentes en Francia posean. Y adems constitua el 4,5 % del patrimonio de los franceses. O sea que entre el 40 y el 45 % de la deuda rusa se encontraba en Francia. Uno de los principales ttulos rusos que se intercambiaban en la Bolsa de Pars era el famoso emprstito de 1906 que haba sido denunciado anticipadamente por el Sviet de Petrogrado en diciembre de 1905. Ese emprstito masivo fue emitido en Pars en junio de 1906 por un monto de 2.250 millones de francos. Estaba destinado a permitir al rgimen zarista continuar reembolsando las antiguas deudas y restablecer las finanzas despus del desastre de la guerra ruso-japonesa. El Crdit Lyonnais, |1| el banco francs que se haba especializado en la emisin de la deuda rusa, obtena de esos emprstitos el 30 % de sus ingresos antes de 1914.

Durante el periodo que precedi y que sigui al repudio de las deudas por el Gobierno sovitico, el 72 % de los ttulos del emprstito de 1906 se encontraban en Francia y eran objeto de transacciones en la Bolsa de Pars.

Un nivel de complicidad muy alto una al rgimen zarista, al Gobierno francs, a los banqueros franceses que emitan los ttulos rusos (Crdit Lyonnais en primera lnea, y tambin la Socit Gnrale y la Banque de l union parisienne), |2| los grandes agentes de cambio y la prensa francesa que haba sido comprada por el emisario del zar.