Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2017

La Conceptualizacin, cules y quienes sus frenos?

Humberto Prez
Segunda cita


Despus de un laborioso proceso de elaboraciones, discusiones y reelaboraciones el Documento sobre la Conceptualizacin fue aprobado por el Partido y ratificado por la Asamblea Nacional del Poder Popular, a mediados de este ao. Acaba de salir editado.

Es un magnifico documento que representa el nuevo Programa del Partido y la Revolucin en las circunstancias actuales y que tiene sus antecedentes fundamentalmente en el Programa del Moncada, que fue el primer programa, y en la Plataforma Programtica aprobada en el I Congreso del Partido, que fue el segundo programa de la revolucin y su primero para la construccin del socialismo. La Conceptualizacin, manteniendo en esencia los mismos principios y objetivos, representa una actualizacin y adecuacin dialctica y realista a la situacin que enfrenta nuestro proceso de construccin socialista, tiene en cuenta la situacin interna del pas en lo econmico y social y el contexto internacional en el cual se desarrolla y se prev deba desarrollarse en los prximos aos.

Es inclusivo, flexible, antidogmtico y considero que puede y debe ser abrazado y apoyado por todo el que comparta la Visin de Nacin para el futuro de nuestro pas, expresada en el propio documento, y que se caracteriza por el mantenimiento de la independencia, la soberana y el carcter socialista del proceso, por el perfeccionamiento de nuestra democracia y por el logro de una sociedad prspera y sostenible.

En comentarios recientes enviados a Granma y publicados en Segunda Cita, el compaero Fidel Vascs plantea acertadamente que Cuba se propuso la construccin del Socialismo desde 1961, con modelos que se consideraban los ms acertados y vlidos en aquellos momentos cuando contbamos con el apoyo de la Unin Sovitica y el llamado campo socialista. Hoy no tenemos ese apoyo y ha sido necesario repensar el modelo de socialismo que queremos y al que es posible aspirar. Ello est plasmado con xito en la Conceptualizacin recin aprobada.

Es diferente en muchos aspectos importantes el modelo que ahora nos proponemos aplicar y los que se fueron desarrollando y tratando de aplicar hasta 1990. Y no se trata de una falta de coherencia de la direccin de la Revolucin y del Partido. Es una respuesta realista y dialctica a los virajes y cambios en la situacin y los acontecimientos.

Como tampoco fue incoherente Lenin cuando en breve tiempo modific en tres oportunidades sucesivas sus ideas acerca de las formas y mtodos a utilizar para construir el Socialismo. Son diferentes las ideas que expresaba Lenin cuando escribi El Estado y la Revolucin a mediados de 1917, las que plante en el curso de la guerra civil y la intervencin extranjera en el periodo que se denomin comunismo de guerra entre 1918 y 1920, y ms diferentes aun las que plante a partir de 1921 en el proceso de aplicacin de la NEP. Pero en los tres momentos estaban presentes los mismos principios y los mismos objetivos: salvar y defender la revolucin socialista a favor de los trabajadores explotados y oprimidos.

Frente a los virajes a veces bruscos, pero dialcticos y realistas, que tuvo que encabezar Lenin, se manifest entre algunos de sus propios compaeros del Comit Central del Partido bolchevique una fuerte oposicin de extrema izquierda, la cual consideraba que seguir las orientaciones de Lenin era traicionar los principios de la revolucin y del internacionalismo. Ms tarde, sobre Bujarin, uno de los dirigentes bolchevique que encabezaba a esa entonces llamada Oposicin de Izquierda, dej escrito Lenin en una de sus ltimas cartas al CC, sin negar su inteligencia y brillantez, que nunca haba entendido la dialctica. En todos los casos la historia, interrumpida con su muerte, le dio la razn a Lenin.

Entre las importantes diferencias que presentan los contenidos de la actual Conceptualizacin en relacin con los anteriores modelos, estn las de un mayor papel de las relaciones mercantiles y el mercado en general, la incorporacin y apertura, dentro de las formas de propiedad, posesin y gestin, a las formas cooperativas en actividades no agropecuarias, as como a la propiedad privada en forma de inversiones extranjeras directas, de mypymes (*micro, pequeas y medianas empresas) y de trabajadores por cuenta propia, las que -aunque subordinadas a la propiedad de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de produccin como rectora del modelo- estn llamadas a jugar un importante papel en el desarrollo de la eficiencia integral de la economa, la generacin de empleos productivos, desplegar iniciativas e impulsar a las fuerzas productivas.

Es decir, estn presentes, aunque de manera complementaria, subordinada y controlada, componentes capitalistas o con fuertes caractersticas capitalistas en el seno del modelo a aplicar fundamentado en la Conceptualizacin o actual Programa del Partido y la Revolucin.

Por ello no me parecen totalmente atinadas ni favorables en estos momentos a los postulados de la Conceptualizacin, manifestaciones como las de que al capitalismo hay que descartarlo completamente como fuente de experiencias a considerar ya que en el no hay aspectos positivos que rescatar. Ello pudiera considerarse en contradiccin con la Conceptualizacin y estimular a los factores retardatarios actuantes.

Es posible, y no lo niego, que haya quienes aprovechando esta coyuntura quieran empujar al proceso a ir mas all de los lmites admisibles y que lo hagan de manera solapada, disfrazados y con balar de ovejas, para colarnos el capitalismo por la puerta de la cocina. Esto es lgico esperarlo de los pensadores de derecha que siempre existen y que son o pueden resultar manipulados por el enemigo, siempre listo para destruir nuestra Revolucin por unas u otras vas.

Pero de ello, a mezclar en un mismo saco a estas fuerzas de derecha con revolucionarios que simplemente expresan criterios de cmo aplicar ms eficientemente y ms rpido los postulados de la Conceptualizacin, incluyendo el mejor manejo posible de los componentes capitalistas incluidos en el modelo, hay o debe dejarse un gran trecho, para no tratar como enemigos o potenciales enemigos a las que solo son voces con criterio propio que manifiestan ideas y propuestas, equivocadas o no, que puedan diferir en uno u otro punto de los criterios oficiales. Voces con la que es lgico que se pueda discrepar, en un debate entre revolucionarios, tratando de llegar al consenso ms adecuado y a una unidad de criterios en medio de una diversidad de puntos vista.

Hay que evitar romper la unidad entre los revolucionarios a partir de criterios extremistas y actitudes paranoicas que vean al enemigo por todas partes.

Si tenemos en cuenta los diversos enemigos retardatarios que actan como frenos a la aplicacin del modelo y a los que se ha referido Ral en distintas oportunidades, veremos que entre ellos estn:
-la corrupcin,

-la falta de control,

-el no cambio suficiente de la mentalidad,

-el poco sentido de urgencia,

-las dilataciones excesivas en los procesos negociadores de las inversiones extranjeras, con un llamado a despojarnos de falsos temores hacia el capital extranjero,

-el deseo de hacer las cosas rpidas, sin una preparacin correcta de los que tienen que aplicar las medidas, con una reafirmacin, a la vez, de que No vamos a retroceder ni a detenernos ni tampoco permitir estigmas y prejuicios hacia el sector no estatal.
Ninguno de estos factores sobre los que ha hecho nfasis Ral est asociado ni tiene como fuente a esas voces de derecha a las que ahora algunos compaeros ponen como centro de sus ataques bajo una etiqueta general mal denominada como centrismo, grupo en el que ponen juntos a tirios y troyanos y a girondinos y jacobinos, apelando a un peligroso factor comn, que es el de incluir a todos los que no estn de acuerdo con sus criterios o con lo que ellos consideran y defienden como criterio oficial.

Lo que ms ayuda a la marcha del proceso en que est enfrascada la Revolucin, y a sus organismos decisores, no son los discursos apologticos para demostrar que lo que estn haciendo est bien hecho.

Lo que ms ayuda son los comentarios serios y fundamentados que sealen posibles errores e insuficiencias en lo que se ha hecho o se est haciendo para la implementacin de los principios y objetivos plasmados en la Conceptualizacin y las propuestas que les podamos hacer llegar para que puedan tenerlas en cuenta en sus decisiones.

El 6 de octubre del pasado ao 2016 sali en la revista Temas un artculo mo titulado Las principales debilidades actuales del modelo, perspectivas de nuestro socialismo. En l planteo que no tenemos totalmente asegurado nuestro proyecto socialista y este corre el riesgo de malograrse. Ms adelante insisto en que la amenaza de que prospere la alternativa capitalista es realmente grande y no es una presuncin pesimista y alarmista, sino simplemente una previsin realista ante la cual debemos actuar. En el transcurso del artculo abordo los tres principales problemas o nudos gordianos a desatar y hago propuestas concretas de cmo hacerlo.

No s si tengo alguna razn o ninguna en lo que all planteo. Ojal despierte el inters en los lectores de este post y se decidan a debatir francamente dichas propuestas.

Fuente: http://segundacita.blogspot.com/2017/08/la-conceptualizacion-cuales-y-quienes.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter