Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Arabia Saud
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-08-2017

Arabia Saud
Cuatro meses sin noticias de Dina Al, la muchacha que so libertad

Javier Cortines
Rebelin



Ahora se cumplen cuatro meses de la fuga y secuestro de la joven saud Dina Al, quien huy de su pas para evitar un matrimonio forzado y buscar asilo en Australia. Su historia es un duro testimonio de las mujeres musulmanas que aspiran a vivir su propia vida y librarse del yugo del varn.

La saud Dina Ali Lasloom, maestra de 24 aos, se ha convertido en un smbolo de las musulmanas que luchan por librarse del yugo del varn que, amparado en la ley cornica, tiene derecho a controlar a las mujeres en todas las etapas de su vida. El pasado 10 de agosto, se cumplieron cuatro meses desde que esa chica se fug de su pas, fue capturada en Manila y trasladada a la fuerza a Riad.

La joven Dina Al pretenda pedir asilo poltico en Australia para evitar un matrimonio forzado. Cuando hizo escala en Manila, el 10 de abril, fue retenida durante trece horas y despojada de su pasaporte y documentacin. Poco despus, dos individuos que se identificaron como sus tos se presentaron en el aeropuerto y la obligaron a tomar un vuelo con destino a la capital saud.

Segn testigos presenciales, la chica empez a temblar y a llorar cuando sus dos tos, en connivencia con las autoridades locales, la arrastraron como si fuera un mueco hasta el avin que la llevara de regreso "a su hogar". Antes de ser apresada, Dina Al grab un video en twitter para dejar testimonio de su huida. En l, la muchacha aterida de miedo dice:

Mi nombre es Dina Al y soy una mujer saud que est huyendo de Arabia Saud a Australia en busca de asilo () Si mi familia viene me matar. Si regreso a Arabia Saud, estar muerta.

https://youtu.be/jw_f6_uAF1c

Ya han pasado cuatro meses sin noticias de la valiente Dina Al quien se encuentra, al parecer, en un centro de detencin de mujeres menores de 30 aos. Segn fuentes no confirmadas, podra ser liberada si firma un documento comprometindose a obedecer a los varones de su familia.

Hasta ahora numerosas organizaciones internacionales y particulares se han movilizado para que Dina Al sea puesta en libertad y se la conceda el derecho a vivir su propia vida. Las autoridades de Riad, que cuentan con el mimo y la pleitesa de los gobernantes occidentales, permanecen indiferentes a las demandas plebeyas.

En Arabia Saud existe un rgido sistema de control masculino (Wilaya). El hombre es, al mismo tiempo, el benefactor y verdugo de la mujer. Las disposiciones cornicas, entre otras cosas, ensean a los varones como educar, e incluso golpear, a las mujeres insumisas.

El Corn, en su Azora IV, dedicada a las mujeres, dice:

"Los hombres estn por encima de las mujeres, porque Dios ha favorecido a unos respecto a otros, y porque ellos gastan parte de sus riquezas en favor de las mujeres () A aquellas de quienes temis la desobediencia, amonestadlas, confinadlas en sus habitaciones, golpeadlas. Si os obedecen, no busquis pretexto para maltratarlas (2).

La mujer musulmana no slo es inferior al varn en este mundo, sino tambin en el otro. Mientras los hombres virtuosos gozarn en el paraso de decenas de hures de belleza deslumbrante y de todos los placeres que el cuerpo aguante, sus parejas terrcolas pasarn a formar parte, si es que no van al infierno, del harn de sus maridos. Los ulemas (doctores de la ley islmica) creen que como primeras esposas.

La heroica lucha de Dina Al por liberarse del "macho enjaulador", como denomina a ese espcimen Eduardo Galeano, cobra especial relevancia en el mundo musulmn donde muchas mujeres -subraya Galeano-, "slo salen de casa tres veces en la vida: para casarse, para ir a La Meca, y para ir a la tumba" (3).

Como veris queridos lectores y lectoras! Ya no se trata de si se debe permitir o no el uso del velo, el asunto es ms hondo y complejo. Se trata de reconocer la igualdad del hombre y la mujer tanto en la Tierra como en el Cielo. O de lavarse las manos y aceptar la voluntad de los intrpretes de Dios en este mundo de perros.

Y vuelve a cantar Quiquiriqu el Noble Gallo Beneventano para felicitar por sus xitos polticos a Arabia Saud, pas que a los pocos das de la captura de Dina Al, fue nombrado miembro de la Comisin de los Derechos de las Mujeres de la ONU.


Notas

1- Javier Cortines es Diplomado en Lengua rabe por el Centro Darek Nyumba de Madrid, dependiente de la Universidad de Comillas de Santander (Cantabria) y Experto en Cultura, Religin y Civilizacin Islmicas por la UNED (Madrid, 2005).

2- El Corn, Azora IV, Pg. 72 (Editorial Planeta, 2016).

3- Eduardo Galeano. "Mujeres" (Ed. Siglo XXI, 2015).


Blog del autor: http://www.nilo-homerico.es/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter