Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-08-2017

El periodismo necroterrorista contra Venezuela

Gilberto Lpez y Rivas
La Jornada


Al da siguiente de la histrica eleccin de la Asamblea Nacional Constituyente, que tuvo lugar en la Repblica Bolivariana de Venezuela el 30 de julio pasado, innumerables peridicos en el mbito planetario, entre ellos, de Mxico, exhibieron en sus primeras planas la fotografa del momento preciso en que es detonada una carga explosiva en una avenida del este de la ciudad de Caracas, dirigida contra una caravana de motorizados de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). En un video de la emboscada que circul por las redes electrnicas, es posible observar la columna de motociclistas dar vuelta a una esquina, y de pronto, en el fondo de la calle, tiene lugar la detonacin que caus la muerte de un joven integrante de este cuerpo militar y heridas graves a otros ocho.

Los medios de comunicacin, empotrados en los grupos fascistas que pretenden deponer al presidente constitucional Nicols Maduro Moro, filmaron los detalles del ataque hasta su fatal consumacin, e, incluso, en el video, es posible escuchar las exclamaciones de jbilo de los supuestos luchadores por la libertad, que celebran as el xito de su atentado, que, de realizarse en cualquier ciudad de Europa o Estados Unidos, seguramente hubiera ocasionado una conmocin mundial.

Sin embargo, esta cobarde agresin preparada con premeditacin, alevosa y ventaja, fue cabeceada con titulares de este tenor en los diarios: Maduro baa en sangre Venezuela en farsa electoral, Imponen la Constituyente, da de fuego y sangre, Maduro completa su giro autoritario en una Venezuela en pie de guerra, Maduro encubre con violencia y represin el fracaso de la constituyente, Maduro perpetra su golpe. El diario mexicano Milenio, con la misma portada, cabeceo: Imponen la Constituyente. Esto es, las vctimas son presentadas como victimarios y la fotografa de un acto terrorista es mostrada como prueba de las derivas autoritarias de una supuesta dictadura y de un ambiente de caos y guerra civil.

El reconocido experto en medios de comunicacin, Pascual Serrano, analiza crticamente estas portadas de los diarios del estado espaol: ABC, El Mundo, La Razn, La Voz de Galicia, Heraldo, El Norte de Castilla. Sin embargo, la realidad de la jornada electoral en la que se eligieron los y las constituyentes fue totalmente distinta a la proyectada por el necroterrorismo meditico, que, por la uniformidad y sincrona de su mensaje, bien se puede suponer, sin entrar en la teora de la conspiracin, que hubo un director de orquesta en esta batalla por la narrativa de los militares estadunidenses especialistas en las guerras de amplio espectro. Lo que importa no es la verdad de lo que ocurre, sino la manipulacin meditica a nivel masivo. Como bien lo denunci el ministro del Poder Popular para la Comunicacin e Informacin, Ernesto Villegas: Contra Venezuela se est produciendo un mega fake news. (Correo del Orinoco, 6/07/17)

Estuve en Venezuela das antes y durante el proceso electoral como parte de la observacin internacional proveniente de ciudadanos de unas 20 naciones. De nuestros recorridos, entrevistas y testimonios pude observar un pas en el que la violencia proviene fundamentalmente de la Mesa de Unidad Democrtica (MUD) y sus brazos paramilitares y delincuenciales, y est localizada en puntos muy precisos y reducidos de la geografa venezolana. El resto del territorio vive la normalidad cotidiana de un pas caribeo, con las caractersticas estructurales de una economa rentista en profundo cambio, pero, sobre todo, sometida al asedio oligrquico-imperialista, siempre omitido por los analistas, incluyendo quienes se autocalifican de izquierda. Partimos de la base de que el chavismo ha sido un verdadero terremoto sociopoltico que provoc una toma de conciencia de clase y de patria de millones de personas, por un lado, y, por el otro, la rebelin sediciosa, racista y clasista del grupo oligrquico que perdi el poder poltico y el apoyo de las fuerzas armadas, que, en este caso, obedecen al poder originario: el pueblo de Venezuela. De ah que la burguesa busque en Estados Unidos, la desprestigiada OEA y los gobiernos subalternos al imperio, la intervencin por la va de sanciones econmicas y polticas y la ansiada y demandada intervencin militar. El fracasado ataque de civiles portando uniformes militares, al mando de un oficial subalterno que hace tres aos fue separado de la institucin por traicin a la patria y rebelin, al Fuerte Paramacay, ubicado en Valencia, estado Carabobo, en la madrugada del 6 de julio, es otra prueba fehaciente de la apuesta de la derecha venezolana por la violencia golpista.

Para el necroterrorismo meditico no mereci atencin la participacin de ms de ocho millones de venezolanos y venezolanas en el proceso electoral para elegir la Asamblea Nacional Constituyente y no obstante que varios acompaamientos, escrutinios y observaciones internacionales dieron cuenta de la constitucionalidad, legalidad y legitimidad de la eleccin, as como de la fortaleza tecnolgica, logstica y profesional del Consejo Nacional Electoral. En el informe presentado al final de la jornada electoral, los y las integrantes de este acompaamiento internacional, hicieron un llamado a respetar la decisin soberana y el derecho a la autodeterminacin del pueblo venezolano, expresados en la eleccin de la Asamblea Nacional Constituyente.

Asimismo, se consider que esta eleccin estuvo fundamentada en el ordenamiento jurdico venezolano, y en la reafirmacin del principio universal del ejercicio de la soberana de los pueblos y de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas. Los y las acompaantes fueron testigos de cmo, cruzando ros para evitar las trancas o retenes de los violentos, pernoctando en casas de familiares y amigos, y no obstante las campaas de terror entre la poblacin: Los venezolanos y las venezolanas en ejercicio de su derecho a la participacin poltica, consagrado en el artculo 62 de la Constitucin, han concurrido de manera cvica y pacfica a ejercer su derecho al voto, en una eleccin libre, universal, directa y secreta () El pueblo venezolano se pronunci por la paz, a pesar de las amenazas y acciones intervencionistas del gobierno de Estados Unidos de Amrica y sus aliados, y, aadira, a pesar de la mega campaa del necroterrorismo meditico.

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2017/08/11/opinion/022a1pol
 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter