Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Yemen
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-08-2017

Los ataques liderados por Arabia Saud provocan miles de vctimas civiles y arrasan viviendas, mercados y hospitales
Yemen, silencio bajo las bombas

Enric Llopis
Rebelin


Ocurri la maana del nueve de agosto; ms de un centenar de inmigrantes de Somalia y Etiopa con una media de edad de 16 aos- tuvieron que saltar al mar, forzados por un traficante de personas cerca de la costa de Shabwah, en Yemen, inform la Organizacin Internacional para las Migraciones (OIM). Pese a la guerra que diezma este pas de la Pennsula Arbiga, los refugiados aspiran a una vida mejor en Arabia Saud, Emiratos rabes Unidos, Qatar o Kuwait. Las tumbas de una treintena de los migrantes aparecieron en una playa de Shabwah, mientras que otros 22 continuaban desaparecidos. La OIM calcula que entre enero y agosto de 2017 cerca de 55.000 migrantes jvenes provenientes sobre todo de Somalia y Etiopa- han huido del Cuerno de frica con destino a Yemen.

Con una poblacin de 27,4 millones de habitantes, Yemen es el pas con menor renta per cpita del mundo rabe. Desde el 25 de marzo de 2015, cuando una coalicin de diez pases liderados por Arabia Saud -con el plcet de Estados Unidos- inici los bombardeos, Yemen vive una tragedia humanitaria al margen de buena parte de la opinin pblica mundial. El pasado uno de agosto Naciones Unidas advirti que 20 millones de yemenes (el 70% de la poblacin) requiere ayuda humanitaria; adems, cerca de dos millones de nios padecen desnutricin aguda. El pas se halla al borde de la hambruna, seal el responsable del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Yemen, Auke Lootsma. La Organizacin Mundial de la Salud (OMS) ha facilitado recientemente el ltimo balance sobre el clera: ms de medio milln de contagios, y cerca de 2.000 muertes, desde que la epidemia comenzara a propagarse a finales de abril. La situacin se agrava por el hecho de que 14,5 millones de yemenes continan sin acceso al agua potable y al saneamiento; asimismo carecen de medicamentos bsicos y 30.000 trabajadores de la salud llevan un ao sin percibir su salario.

El analista internacional Carlos Martnez pone el acento en la situacin de la poblacin refugiada, atrapada en un pas cuyas fronteras naturales vienen delimitadas por Arabia Saud (pas que encabeza los ataques), Omn y tanto el Mar Arbigo como el Golfo de Adn y el Mar Rojo. En Yemen hay ms de tres millones de desplazados desde el inicio del conflicto, resalta el activista. ACNUR inform el pasado 19 de julio de un grave suceso ocurrido en Mawza, distrito de una provincia, Taizz, de la que proceden ms de 500.000 desplazados. Como consecuencia de un ataque areo, murieron al menos una veintena de personas refugiadas. Las vctimas civiles (ms de 13.000 entre muertos y heridos desde que empezara la guerra, segn Amnista Internacional) aumentan a diario. El cuatro de agosto la Agencia Efe inform de que nueve personas entre ellas, cuatro menores- de la misma familia murieron como consecuencia de los bombardeos al sur de la ciudad de Saada; la informacin atribuye los ataques a la alianza militar liderada por Riad, que apoya al Gobierno de al-Hadi frente a los chitas hutes, leales al expresidente Saleh; estos a su vez han recibido el respaldo de Irn, subraya el analista.

Martnez recuerda episodios anteriores al actual conflicto, como los tres atentados suicidas de Al Qaeda en la provincia de Shabwa, en septiembre de 2013. Murieron al menos 60 soldados y policas, y se registraron 38 heridos. Ya en 2015, pocas fechas antes de que la casa de Saud y sus aliados comenzaran los ataques en Yemen, tres terroristas del Estado Islmico se suicidaron en dos mezquitas de la capital del pas, Sana, mientras se estaban celebrando las oraciones; el atentado se sald con 142 muertos y 300 heridos.

Hoy, apunta Carlos Martnez, los informativos de la televisin no abren con el impacto de las bombas en escuelas, hospitales, mercados, viviendas e infraestructuras; ni los peridicos con las vctimas civiles. El analista aade que se sustrae parte del contexto a las informaciones, como que la zona sur del Yemen cont, desde 1967 y durante ms de dos dcadas, con un gobierno socialista en la Repblica Popular de Yemen del Sur. El entonces gobernante Partido Socialista de Yemen (PSY) es actualmente una formacin socialdemcrata, que se sita en la oposicin. En cuanto a los silencios atronadores y al cruce de intereses mediticos con el de las potencias atacantes, el analista y activista pone la atencin en el Reino de Qatar, uno de los aliados de primera hora junto a Emiratos rabes Unidos, Bahrein y Kuwait. En febrero de 2015 el grupo Prisa, empresa editora del peridico El Pas, anunci una ampliacin de capital por valor de 75 millones de euros. Supona, en la prctica, que el dinero del sultn de Qatar Ghanim Alhodaifi al Kuwari corra en auxilio del peridico global, tras las prdidas milmillonarias del grupo en el ejercicio anterior.

Los hospitales tambin han sido pasto de las bombas. En agosto de 2016 Mdicos Sin Fronteras (MSF) denunci que las bombas de la coalicin sobre el hospital de Abs, en la gobernacin de Hajjah, al noroeste del pas, causaron 19 muertos y 24 heridos. La ONG, que llevaba un ao colaborando con el hospital, record que haba compartido en diferentes ocasiones las coordenadas GPS del centro con los actores en conflicto. El 16 de agosto de 2016, cuando la coalicin arroj las bombas, se hallaban 23 pacientes en el departamento de Ciruga, 25 en la sala de Maternidad, 13 recin nacidos y 12 en Pediatra. La ONG rechaz las explicaciones oficiales y subray la necesidad de investigaciones independientes: Este ataque liderado por aviones de guerra saudes est completamente injustificado, seal MSF en un comunicado. La agresin no fue excepcional: se trataba en menos de un ao del cuarto ataque contra centros apoyados en Yemen por Mdicos Sin Fronteras (el 10 de enero de 2016 MSF denunci la muerte de al menos cinco personas tras el ataque a un hospital en el distrito de Razeh).

La hemeroteca ofrece ejemplos desgarradores. El pasado 30 de octubre los cazas de la coalicin bombardearon un complejo de seguridad en la ciudad de Hodeidah, que se sald segn la Agencia Reuters con 60 muertos, incluidos reclusos. Veinte das antes el punto de mira de los aviones se dirigi al funeral de la madre de uno de los dirigentes hutes, al que asistan cerca de mil personas en la zona residencial de Al Yamsn, al sur de la capital. La acometida de Arabia Saud y sus aliados termin con 140 muertos y ms de 500 heridos. A finales de noviembre de 2016, las bombas estragaron viviendas particulares y un torre de comunicaciones en la provincia de Al Hudaida, al oeste de Yemen. El balance, al menos 16 civiles muertos, inform la Agencia Efe. El 17 de marzo de 2016 un despacho de la mencionada agencia informaba de un episodio singularmente cruento en la provincia de Hajja. En esta ocasin, el material explosivo arrojado por la coalicin rabe sobre un mercado caus un mnimo de 119 muertos (22 nios) y 47 heridos. Un informe posterior de la ONG Human Right Watch concluy que en el ataque se utiliz armamento suministrado por Estados Unidos.

Precisamente el negocio de la compraventa de armas ha centrado las crticas de las organizaciones de derechos humanos. Segn un informe presentado en mayo de 2017 por el Gobierno (Estadsticas espaolas de exportacin de material de Defensa, de otro material y de productos y tecnologas de doble uso), el Estado espaol vendi en 2016 armas a Arabia Saud por valor de 116 millones de euros (ms de 40 millones corresponden al captulo de bombas, torpedos, cohetes y misiles). Amnista Internacional ha denunciado que Espaa fue en 2015 el tercer exportador mundial de armamento a Arabia Saud (ms de 545 millones de euros); entre 2014 y el primer semestre de 2016, agrega esta organizacin, las exportaciones a la potencia rabe por parte del reino de Espaa superaron los 900 millones de euros. Amnista Internacional ha informado que durante los dos primeros aos de conflicto, Estados Unidos y Reino Unido han transferido juntos, armamento por valor de ms de 5.000 millones de dlares a la potencia que lidera los ataques en Yemen.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter