Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-08-2017

En homenaje a Rius
Rius, la pedagoga de la imagen

Elena Poniatowska - Luis Hernndez Navarro
La Jornada

El 8 de agosto pasado falleci uno de los mximos exponentes de la caricatura mexicana, maestro informal de muchos mexicanos y formador de conciencias, el caricaturista y escritor Eduardo del Ro, Rius.


Rius: educador y crtico
por Elena Poniatowska
(artculo publicado originalmente en 2016)

El mircoles 7 de diciembre a las cinco de la tarde, en el Museo del Estanquillo de Carlos Monsivis, convocados por la Secretara de Cultura de la Ciudad de Mxico y una de sus grandes promotoras, Mara Cortina, se le rendir homenaje al caricaturista Eduardo del Ro, Rius, quien ha guardado siempre un bajo perfil a lo largo de su carrera y ha sido todo, menos avorazado. Al contrario, Rius es posiblemente el hombre ms generoso de la tierra. Rius, Eduardo del Ro, siempre ha guardado un perfil bajo. A lo largo de los aos le han pagado una miseria, pero como casi no come, dice que no le importa. As como lo ven ustedes de flaquito, ha sido capaz de descontar de un solo upper cut a Vicente Fox Quesada y de tirar en la lona por knock out al innombrable. A diferencia de muchos intelectuales que se creen la divina garza, no es una vedette ni tiene un ego del tamao del mundo. Ser porque durante siete aos lo aleccionaron los salesianos. Iba a ser sacerdote, pero termin en Gayosso como gerente de comunicaciones, o sea telefonista, y en su tiempo muerto, que era mucho (porque entonces no haba tantos muertos), haca dibujos que paliaran la grisura funeraria de los atades de metal.

Caricatura de Rius.

En 1954 entr a la revista Ja-J,pero fueron Los Supermachos y luego Los Agachados (que aparecieron a finales de los aos 60) las publicaciones que lo convirtieron en el Rius que todos conocemos. Autor de ms de 120 libros, es nuestro Piaget, nuestro Freinet, nuestro Ivan Illich (quien fue su vecino en Cuernavaca), nuestro Montaigne y nuestro Federico Froebel. Rius es, sin proponrselo, uno de los grandes educadores que ha dado Mxico en el siglo XX, adems de su crtico ms lcido.

Durante aos tuve sobre mi Olivetti una calcomana de Los Supermachospara que me trajera suerte, as es que pens en Rius maana tarde y noche. Ah, trae usted a Los supermachos, me decan los aduaneros hasta en Estados Unidos, porque de esa historieta se vendan 250 mil ejemplares semanales y atravesaban la frontera.

Rius es uno de los santos de Rafael Barajas, el Fisgn, quien cree ms en l que en la Virgen de Guadalupe. Hernndez cuenta que compraba las historietas de Rius cada ocho das y el subcomandante Marcos revel en una entrevista que Rius haba sido su maestro porque En la provincia, la poltica llegaba por Rius o no llegaba.

Hay caricaturistas de derecha?

Sus libros son mucho ms que los de un buen caricaturista de izquierda, pero cabra preguntarse qu caricaturista es de derecha? Rius ha enseado, informado y politizado a millones de mexicanos.

Despus del libro publicado en 1965 Cuba para principiantes, en defensa de la revolucin encabezada por Fidel Castro, dej de proponer la rebelin armada para lograr un cambio. Casi treinta aos ms tarde, en 1994, autocrtico y honrado a carta cabal, hizo pblica su decepcin con la revolucin cubana en Lstima de Cubay declar que su Cuba para principiantes era la obra de un novato.

Ferozmente antiestadunidense, nunca visita Estados Unidos por ms que lo inviten, para l los banqueros gringos son unos gordos repugnantes y si Nixon fue el monstruo de la Laguna Negra, Trump es el terror en persona. Rius mira espantado el triunfo del republicano y hoy, ms que nunca, se enorgullece de ser mexicano y de haber nacido en el bellsimo estado de Michoacn, cuna de don Lzaro Crdenas del Ro.

Marx para principiantes, escrito e ilustrado por Rius.

Todo lo que s y sabr jams de marxismo se lo debo al Marx para principiantes de Rius, aunque no s si todava siga creyendo en Marx. En su floreada casa de Cuernavaca entre Micaela, su mujer, y Citlali, su hija Rius sigue siendo el mismo de Los Supermachos, cada vez ms rebelde, ms lcido, ms entraable y ms indispensable en el proceso educativo y crtico de los mexicanos.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2016/12/04/cultura/a04a1cul

-----------------------------------------------
Rius: la pedagoga de la imagen
por Luis Hernndez Navarro

Eduardo del Ro, Rius, traslad la vocacin educativa del muralismo mexicano a la historieta. Al igual que Diego Rivera, David Alfaro Siquieros, Jos Clemente Orozco o Juan OGorman, el monero michoacano forj, en sus cartones, revistas, cmics y libros una verdadera pedagoga de la imagen.

La misin que los grandes muralistas se echaron a cuestas a la hora de pintar los muros fue muy parecida a la que carg Rius sobre sus hombros buena parte de su vida: promover entre las masas populares la toma de conciencia, catalizar el cambio poltico y social, presentar la historia como resultado de la lucha de clases, inventar un lenguaje plstico directo, forjar una representacin de lo popular.

Juan OGorman sintetiz esta posicin reivindicando su pintura como forma de servir al pueblo, a su enseanza y formacin. Como parte de la memoria de un pueblo. Y Rius la resumi reivindicando la funcin social de la caricatura como vehculo de concientizacin. La funcin de la caricatura dijo es la de educar un poco al pueblo, hacindolo rer si se puede

Pero el Mxico en que los muralistas produjeron su obra (entre 1951 y 1954) es radicalmente distinto al pas en que Rius elabor la suya. Si los pintores tuvieron en muchos momentos el apoyo del Estado (no siempre) y a sus espaldas un vigoroso movimiento social, en sus inicios el monero trabaj en un entorno en el que la izquierda estaba divorciada de lo popular y en el que incluso fue reprimido por el Estado. Como le dijo Renato Leduc: Joven Rius, en esta profesin o le pagan o le pegan. l escogi que le pegaran.

Comparar la obra pictrica de los muralistas con Rius no es excesivamente forzado. Segn cuenta David Alfaro Siqueiros, ellos tuvieron que dejar en 1925 los muros fijos de los edificios pblicos para tomar los muros mviles de las pginas de su peridico: El Machete. Cambiaron una forma de arte pblico por otra forma diferente. Y Juan OGorman reconoca en 1982 que las artes grficas sustituyeron al muralismo con una inmensa ventaja: podan reproducir millones de copias de un mismo mensaje y llegar a todos.

Por supuesto, hay enormes diferencias entre el lenguaje del muralismo de los grandes maestros y el lenguaje del cmic de Rius, pero ambos alimentaron con claves similares los nuevos lenguajes de la cultura popular. A travs de su plstica, elaboraron un relato pico y popular para comprender la historia de Mxico (y de muchas otras partes del mundo). Como seala el mismo Juan OGorman: La identificacin del espectador con la obra artstica se lleva a cabo cuando sta contiene aquellos elementos propios de la tradicin popular que permanecen en el inconsciente colectivo.

Las similitudes temticas son asombrosas. Diego Rivera y Rius coincidieron en reivindicar la importancia de los maestros de banquillo. Mientras en el retablo de La maestra rural, parte de los murales en la Secretara de Educacin Pblica, Rivera represent a la docente con la forma de una mensajera del espritu que lleva al campo, con su resplandeciente libro, el nuevo Evangelio laico de la educacin, el michoacano busc convencer a sus lectores de que debemos recuperar a los maestros, el nico factor de cohesin social y de cambio en el pas.

Podra parecer abusivo comparar los trazos magistrales, el manejo del color y la perspectiva de los grandes muralistas con los dibujos aparentemente elementales de Rius,influido por Saul Steinberg y Abel Quezada. Por principio de cuentas porque lo del monero es simultneamente imagen y texto. Y, despus de todo, l mismo reconoci, en un exceso de modestia, que no saba dibujar. Sin embargo, a pesar de ello, recogi, con enorme eficacia, los rasgos esenciales de la tradicin popular presentes en el imaginario social, actualizndolos.

Al hacer un balance de su obra, Rius reconoci la potencia de su trazo. En estos 50 aos explic he cado en cuenta de que, para hacer una buena caricatura, el dibujo puede pasar a segundo plano. Que se puede hacer un cartn poltico efectivo y crtico, con el mnimo de lneas y monos mal hechos. Y que tambin se puede lograr el mismo efecto, ejecutndolo magistralmente con todas las de la ley.

Rius fue, en el sentido gramsciano del trmino, un filsofo. La labor del filsofo deca el autor de los Cuadernos de la crcel no consiste solamente en hacer descubrimientos particulares, sino tambin, en difundir crticamente la verdad descubierta, socializarla... convertirla en fundamento de accin vital, en elemento de coordinacin y de condicin intelectual y moral. Rius lo hizo en tres grandes ejes: el marxismo y las revoluciones populares, el atesmo y el vegetarianismo. Aunque no tuvo formacin acadmica (o precisamente por ello) supo dialogar con la gente. Se mova en el sentido comn como pez en el agua. Ms an, sus caricaturas expresaban ese sentido comn y la pretensin de transformarlo en un buen sentido proletario.

En una poca en que la izquierda radical haba perdido sus lazos con el sujeto social que deca representar, Rius llev a los sectores populares (incluidos algunos que vivan en los enclaves ms reaccionarios del pas) herramientas tericas emancipadoras y un anlisis de la coyuntura inexistente en la gran prensa.

Con una enorme eficacia, construy una representacin crtica de la situacin poltica de los subalternos (de all el ttulo de sus dos historietas: Los Agachados y Los Supermachos), del autoritarismo del PRI y del caciquismo. Aunque su labor como divulgador comenz desde antes, puso a dialogar con el pueblo el auge del marxismo. Tanto as, que la identidad de la izquierda mexicana pasa por el espejo de Rius.

Por supuesto, en la combinacin de su misin a un tiempo concientizadora y de divulgacin, Rius cometi simplificaciones, excesos y errores. A pesar de ello, fue un enorme educador popular, que alfabetiz polticamente a una generacin convencida de la necesidad del cambio. El intelectual cubano Omar Gonzlez resumi a este gigante en unos cuantos caracteres: Cuando Rius me dio la mano, me estremec. Grande en la obra e intenso y cercano en los gestos. Cierto que se aprenda. Que vaya en paz. Su pedagoga de la imagen queda entre nosotros.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/08/15/opinion/017a2pol?partner=rss




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter