Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-08-2017

[Crnicas sabatinas] Contra la ruptura del demos comn; por la fraternidad y ligeros de equipaje
19A, las coordenadas polticas de la situacin en .Cat

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


14, 15 de agosto de 1936, Badajoz: el ejrcito franquista asesin a unas 4.000 personas: 81 aos despus, para que nunca habite el olvido.

Para Federico Garca Lorca, asesinado el 18 de agosto de 1936. In memoriam et ad honorem. Dejar mi boca entre tus piernas,/ mi alma en fotografas y azucenas,/ y en las ondas oscuras de tu andar/ quiero, amor mo, amor mo, dejar,/ violn y sepulcro, las cintas del vals.

 

Tmense en serio la complejidad del pas que gobiernan, seores polticos, los de aqu y los de all. Tmense ustedes mismos en serio: sus deberes, sus capacidades y tambin sus fracasos. Y si conviene renuncien; no se empeen en el error, no regresen de sus vacaciones, no emponzoen ms. No piensen que somos unos idiotas que vivimos al da. Hay memoria. Hay hemerotecas. La historia que se puede reconstruir desde, digamos, 2003 es una historia que vuelve a dar miedo. Detnganse. Abandonen. Pongamos la cuenta a cero. Recordemos que lo que nos ha de unir es la fraternidad, aqu y all, la aceptacin de las diferencias, aqu y all, y mezclarnos entre nosotros, ligar y casarnos mucho entre nosotros, viajar y visitarnos mucho, acabar con esas endogamias tan autonmicas y reconocernos como lo que somos, y as querernos: libres, diferentes y fraternalmente solidarios. [la cursiva es ma]

Jordi Ibez Fans (2017)

Nota previa. Duelen, por supuesto, algunos comentarios en estos das de muerte y dolor sobre valores occidentales o sobre nuestros valores, como si no fuera necesaria una enmienda a la totalidad de muchos de los nudos y prcticas que componen lo que algunos llaman nuestra civilizacin. No olvidamos, no podemos olvidar, la agresin-destruccin de Iraq, Afganistn, Libia, Siria, el inmenso drama de Palestina, sus numerosos huevos de la serpiente y tantos otros ejemplos. La huella asesina de los grandes imperios no nos es desconocida; la barbarie lleva sus apellidos. Desde hace dcadas, desde hace siglos. El Estado islmico y otras variantes no son ajenos a sus intervenciones de conquista y expropiacin. Pero el asesinato, por el mtodo que sea, de ciudadanos en Madrid, Berln, Londres, Niza, Pars, Estocolmo, recientemente en Estados Unidos, pero tambin, desde luego, en El Cairo, en Tnez, en Kabul, en muchas ciudades asiticas y africanas, no son actos de lucha y resistencia sino, todo lo contrario, de muerte, de aniquilacin, de destruccin, tambin de barbarie. Lo sucedido en Barcelona el pasado jueves se suma a esta lista de horrores. Ninguna destruccin y muerte asesina justifica ms destruccin, ms muerte y ms dolor inocente. No en nuestro nombre, no en el nombre de los pueblos y ciudadanos resistentes de todo el mundo que se esfuerzan y luchan por un mundo mejor, ms justo, ms libre, ms pacfico y humanista.

Unas palabras del profesor Miguel Candel, valen su peso en equilibrio y veracidad:

Y una precisin sobre el mensaje de ms arriba: me dicen que la Junta de Seguridad no se convocaba desde haca ocho aos, pese a que la Generalitat lo haba solicitado varias veces, porque el gobierno central se resista a compartir informacin con los mossos d'esquadra. En mi opinin, la responsabilidad debe de estar bastante repartida. Pero lo cierto es que quien finalmente consigui que se convocara fue Jordi Jan, el anterior conseller d'Interior, poco antes de que lo cesaran por "tibio", porque existan ya muchos indicios de que los yihadistas preparaban una gorda en Catalua, como as ha sido (y no lo ha sido ms porque los "petardos" les explotaron antes de tiempo en Alcanar). Creo que los mossos han demostrado, pese a todo, un gran nivel de eficacia, de lo que me parece que hay que felicitarse.

Me centro en la sabatina.

El artculo de Jordi Ibez Fans: Los catalanes, la fraternidad y Espaa (https://elpais.com/elpais/2017/07/27/opinion/1501147524_702998.html) vale la pena.

Es un buen resumen el de El Roto; el mo ser casi tan sucinto como el suyo a riesgo de dejarme mil cosas en el tintero. Sigue siendo agosto.

Otro apunte previo. Conocen lo del callejero de Sabadell. Montserrat Chacon, de ERC, la que sigue siendo (incomprensiblemente) regidora de Cultura, saba perfectamente a quien encargaba el informe. Los dirigentes espaoles tienen muy claro que los catalanes no son espaoles, sino que son una colonia y como tal deben ser tratados. Es una de las reflexiones del autor del trabajo, el historiador Josep Abad (de una nota suya de 2014, apoyando al 9N; fuente: El Pas de 16 de agosto de 2017).

De un intercambio entre Rufin y Coscubiela, como muestra (ma) de apoyo al diputado de CSQEP: @gabrielrufian Vuelves a manipular. No he dicho nada de ERC, pero no pienso callar ante peligrosas tendencias a la limpieza tnica simblica: Joan Coscubiela. Ojo, Joan. Se empieza hablando de 'limpieza tnica' en Catalunya y se acaba militando en C's: Gabriel Rufin.

Conviene leer esta aproximacin, centrada en Antonio Machado y Catalua de Ian Gibson: https://elpais.com/cultura/2017/08/16/actualidad/1502906472_695077.html?id_externo_rsoc=FB_CC.

El historiador y profesor de la Autnoma, Jos Luis Martn Ramos, tambin ha dado en el clavo, como siempre:

No importa si hay o no "referndum" el 1-O. Lo que importa es la imposicin del discurso sectario y excluyente del nacionalismo, y que se imponga tambin en los territorios populares, ante la ceguera de tibios y troyanos (tibios, de tibieza; troyanos, de infiltrados).

Suscribo sus palabras y aado: la indignacin que puede producir leer lo que Josep Abad ha escrito sobre don Antonio Machado se incrementa si reparamos en sus comentarios sobre Dolores Ibrruri. El antiespaolismo (como el anticatalanismo) nunca fue un humanismo; tampoco el anticomunismo.

Las coordenadas de la situacin poltica en .Cat a las que aluda puede tambin resumirse as, desde un punto de vista lgico-federalista que dira o podra hacer dicho W.O.Quine:

Han sido cuarenta aos de construccin secesionista. Fer pas decan. Han exagerado hasta la nusea cualquier diferencia, poltica, cultural, histrica, entre Catalua y el resto de Espaa, lo que ellos llaman Madrid o Estado espaol.

Han usado todo o casi todo.

Jordi Pujol ha sido la principal figura, junto con la Madre Superiora de la Congregacin, de un rgimen desptico (eran muy temidos) y clientelar donde cualquier comentario crtico era tildado de anticataln. Las banderas servan para cubrir robos, manipulaciones y engaos. Algunos sectores de la izquierda se cegaron ante el pujolismo.

El procesismo ha jugado con los sentimientos de millones de personas. Sin pudor, todo ha valido. Demostraron su fuerza y los lmites de esa fuerza el 9N. Se crecieron y el 27S de 2015 perdieron su apuesta, una apuesta que daban por ganada. No lo reconocieron, no quisieron reconocerlo finalmente. Transformaron despus su derrota en una victoria parlamentaria con el apoyo de una supuesta fuerza revolucionaria, radical, caera y socialista que tiene como objetivo romper tres o cuatro veces nuestro demos comn para anexionar esos territorios a Catalua. Luego, segn dicen, piensan seguir con Andorra y con lo que siguen llamando Catalua francesa,

El 1-O, poco les importa la participacin, lo han dicho por boca del presidente de ANC, ser otro da de agitacin y escisin. Entre las gentes trabajadoras de aqu, de Catalua, y entre nosotros y el resto de Espaa.

Que algunos sectores polticos de la izquierda hayan cado en esta trampa secesionista, olvidndose de los sectores sociales a los que deben estar vinculados, no tienen parangn en la historia. Romper la unidad de las clases trabajadoras espaolas para acabar con el gobierno Rajoy! Menudo argumento, menuda finalidad! Y algunos intelectuales espaoles no catalanes de izquierda y con dcadas de experiencia poltica abonando ese razonamiento! Si yo fuera cataln, tambin votara S el 1-O. Inaudito.

Lnea de demarcacin, clara y ntida. Pasemos a la otra cara de la situacin:

Apoyaremos, por supuesto, el derecho de huelga de los trabajadores, gravemente lesionado estas ltimas semanas. Criticaremos una poltica turstica que beneficia especialmente (aunque no slo) a grandes empresarios de aqu y de all, sin dejar de apoyar el encuentro, el viaje, el conocimiento de ciudades y pases de manera sostenible, asequible a todos los grupos sociales, especialmente los ms desfavorecidos. Seguiremos defendiendo una Espaa federal que exige como condicin previa y necesaria comunidades leales que deseen realmente federarse. No levantaremos muros-Estado entre nosotros mismos. No convertiremos la ancdota o la singularidad en tesis general para separarnos y distanciarnos. Buscaremos el acercamiento y el conocimiento de todos. No apoyaremos polticas sectarias de identidad sobrecargada. No ocultaremos que el nmero de ricos crece en Catalua mientras la pobreza y la precariedad sigue firme en muchos barrios obreros., No permitiremos que un presidente de la Generalitat hable de hombres a medio hace, que otros presidente se burle de los nios gallegos por su forma de hablar castellano ni que un dirigente democristiano acuse a los trabajadores andaluces de ir al bar y a la fiesta con el dinero que Espaa roba a los catalanes. No admitiremos nunca ms el uso despectivos de xarnegos. Exigiremos a los sindicatos obreros que se comporten como organizaciones de trabajadores, no como instrumentos de la cosmovisin e ideologa nacionalista. No confundiremos referndums-agitaciones secesionistas con derechos democrticos. Nuestra desafeccin, no de Espaa sino del gobierno espaol, no nos har cmplices de un gobierno que ha defendido el neoliberalismo y la destruccin de los bienes y las conquistas comunes como pocos. No callaremos, seguiremos criticando la izquierda colaboracionista. Alzaremos nuestra voz. Resistiremos, seguiremos resistiendo.

Y por supuesto. la obra del poeta del Pequeo vals viens, o la del otro gran poeta de Proverbios y cantares, no es para los granadinos o los sevillanos, o para los andaluces en general, o para los de ms all del Ebro (como alguno se han atrevido a escribir) sino para todos y para todas. Como los frutos de la tierra en el sentir y decir del poeta vilmente asesinado hace aora 81 aos. Como l, seguiremos gritando:

[] Mientras tanto, mientras tanto, ay!, mientras tanto,

los negros que sacan las escupideras,

los muchachos que tiemblan bajo el terror plido de los directores,

las mujeres ahogadas en aceites minerales,

la muchedumbre de martillo, de violn o de nube,

ha de gritar aunque le estrellen los sesos en el muro,

ha de gritar frente a las cpulas,

ha de gritar loca de fuego,

ha de gritar loca de nieve,

ha de gritar con la cabeza llena de excremento,

ha de gritar como todas las noches juntas,

ha de gritar con voz tan desgarrada

hasta que las ciudades tiemblen como nias

y rompan las prisiones de aceite y la msica,

porque queremos el pan nuestro de cada da,

flor de aliso y perenne ternura desgranada,

porque queremos que se cumpla la voluntad de la Tierra

que da sus frutos para todos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter