Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-08-2017

A Trump le sali el tiro por la culata

Miguel ngel Ferrer
Rebelin


La amenaza por cuenta de Donald Trump del uso de la fuerza militar para derrocar al gobierno de Nicols Maduro ha sido repudiada por casi todas las fuerzas polticas y sociales alrededor del mundo. Dicho con una frase clsica, ha sido condenada por tirios y troyanos. Incluso fue rechazada por los ms activos adversarios del rgimen venezolano, con los muy derechistas y criminales gobiernos de Mxico, Colombia y Espaa en primera fila.
Esa amenaza expresa de utilizar la fuerza militar, destinada a ejercer mayor presin internacional contra el rgimen chavista, no logr tal objetivo y, en cambio, tuvo como resultado el fortalecimiento interno e internacional del gobierno de Nicols Maduro. De modo que, como se dice popularmente, a Donald Trump le sali el tiro por la culata.

La desaforada declaracin de Trump tuvo otro efecto involuntario: ech por tierra el largo y muy trabajado proceso de golpe blando contra Maduro. Porque para muchos gobiernos europeos y latinoamericanos una cosa es el declarado propsito de tumbar a Maduro, y otra muy distinta convalidar moral, jurdica y diplomticamente el recurso de la invasin militar directa, como en Afganistn, Irak, Libia y Siria. O el expediente de los bombardeos masivos del territorio venezolano, una reedicin de las carniceras realizadas por Estados Unidos en Vietnam, Camboya, Panam y Serbia, con sus decenas e incluso centenas de muertos, heridos, mutilados y desplazados.

Se puede decir que, con su descaro, Donald Trump dej muy mal parados, entre otros, a los gobiernos mexicano y colombiano. stos, vasallos del To Sam por conviccin, no se atrevieron a ser cmplices de semejantes atrocidades. Y al repudiar el uso de la fuerza militar contra Maduro, aunque slo haya sido de dientes para afuera, indirectamente han conspirado contra sus propios y visibles propsitos de derrocar al chavismo.

En el fortalecimiento del gobierno chavista y en el consecuente debilitamiento de la alianza antimadurista poco tiene que ver si Trump hablaba en serio y conscientemente, o si slo se trataba de un recurso retrico para conservar o ampliar su base electoral y poltica, acostumbrada al uso de las armas y deseosa de imponer con ellas su visin de la democracia.

En cualquier caso, experiencia y sensatez obligan a no echar en saco roto las amenazas yanquis. Y obligan igualmente a redoblar la preparacin poltica, diplomtica y militar para la defensa del pas. Porque si bien las amenazas de Trump pudieron ser slo un recurso retrico o una simple balandronada, lo cierto es que el deseo de liquidar al chavismo manu militari es una aosa aspiracin de la cpula gobernante de Estados Unidos.

Y no slo de esa cpula guerrerista. Tambin de muchos de los gobiernos europeos, con la franquista Espaa a la cabeza. Y de un tercio de los gobiernos latinoamericanos. Y no digamos de la propia oligarqua venezolana.
Es claro que no hay contradiccin entre esos deseos y propsitos y el rechazo a las amenazas de Trump. Digamos que no es una cuestin de esencia sino de mtodo. Porque una cosa es la invasin militar o los bombardeos masivos con respaldo internacional y fachada democrtica y humanitaria, y otra, muy distinta, una intervencin unilateral y sin aval internacional. Para esas cpulas derechistas no est en cuestin el derrocamiento de Maduro. Pero prefieren hacerlo con la cara bien maquillada y, si se puede, hasta embellecida.

www.economiaypoliticahoy.wordpress.com [email protected] Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter