Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-08-2017

Hemeroteca
En homenaje a Luis Cernuda

Federico Garca Lorca
El Viejo Topo


No vengo yo en este momento a esta mesa como amigo de Luis Cernuda, ni amigo vuestro, ni a ofrecer este banquete para cumplir un rito gastado ya en tantas farsas con discursitos decorados, con envidias cubiertas de veneno y lgrimas de cocodrilo. No vengo tampoco dispuesto a que mi voz la lleve el aire para recibir en cambio, como tantas veces, una bandeja de aplausos coronada por un muy interesante de merengue. Yo vengo para saludar con reverencia y entusiasmo a mi capillita de poeta, quiz la mejor capilla potica de Europa, y lanzar un vtor de fe en honor del gran poeta del misterio, delicadsimo poeta Luis Cernuda, para quien hay que hacer otra vez, desde el siglo XVII, la palabra divino, y a quien hay que entregar otra vez agua, juncos y penumbra para su increble cisne renovado.

No me equivoco. Lo que voy a decir es verdad y est en la conciencia de toda persona sensible. La aparicin del libro La realidad y el deseo es una efemrides importantsima en la gloria y el paisaje de la literatura espaola. No me equivoco, porque para decir esto aqu yo he luchado a brazo partido con el libro, leyendo sin gana al acostarme, al levantarme; leyendo con dolor de cabeza, sacando ese poquito de odio que sentimos todos contra autores de obras perfectas; pero ha sido intil. La realidad y el deseo me ha vencido con su perfeccin sin mcula, con su amorosa agona encadenada, con su ira y sus piedras de sombra. Libro delicado y terrible al mismo tiempo, como un clave plido que manara hilo de sangre por el temblor de cada cuerda. No habr escritor en Espaa, de la clase que sea, si es realmente escritor, manejador de palabras, que no quede admirado del encanto y refinamiento con que Luis Cernuda une los vocablos para crear su mundo potico propio; nadie que no se sorprenda de su efusiva lrica gemela de Bcquer y de su capacidad de mito, de transformacin de elementos que surgen en el bellsimo poema El joven marino con la misma fuerza que en nuestros mejores poetas clsicos. Entre todas las voces de la actual poesa, llama y muerte en Aleixandre, ala inmensa en Alberti, lirio tierno en Moreno Villa, torrente andino en Pablo Neruda, voz domstica entraable en Salinas, agua oscura de gruta en Guilln, ternura y llanto en Altolaguirre, por citar poetas distintos, la voz de Luis Cernuda erguida suena original, sin alambradas ni fosos para defender su turbadora sinceridad y belleza.

La pluma que dibuj los primorosos mapas de los rabes, la que invent clavellinas y negras mariposas en las cintas de los nios muertos, la pluma que ha escrito con sangre una carta de amor sobre la que despus se ha escupido, la que ha copiado con temblor un torso de Apolo en la agona de los institutos, pluma de pena y frenes de roco. es la que ha sostenido entre sus dedos Luis Cemuda mientras oa la voz que dictaba su Realidad y el deseo.

Desde que el poeta canta en 1924:

Va la brisa reciente

por el espacio esbelta

y en las bojas, cantando,

abre una primavera.

empieza un duelo con sus tristezas, con su tristeza de sevillano profundo, duelo elegantsimo, con espadn de oro y careta de narcisos; pero con miedo y sin esperanza, porque el poeta cree en la muerte total. Este duelo sin esperanza de paraso, que hace que el poeta quiera fijar eternamente los hombros desnudos de un navegante o una momentnea cabellera, anima todas sus pginas, hasta que al fin cae victoriosamente rendido.

Fortalecido estoy contra tu pecho

y augusta piedra fra,

bajo tus ojos crepusculares,

oh madre inmortal!

en el grave himno de la Tristeza, uno de los ltimos de La realidad y el deseo.

No es hora de que yo estudie el libro de Luis Cernuda, pero s es la hora de que lo cante. De que cante su espera intil, su impiedad, y su llanto, y su desvo, expresados en norma, en frialdad, en lnea de luz, en arpa.

No me equivoco. No nos equivocamos. Saludemos con fe a Luis Cernuda. Saludemos a La realidad y el deseo como uno de los mejores libros de la poesa actual de Espaa.

21 de abril, 1936

Artculo publicado originalmente en federicogarcialorca.net

http://www.elviejotopo.com/topoexpress/homenaje-luis-cernuda/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter