Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-08-2017

El neoliberalismo no ha muerto

Cynthia Cisneros Fajardo
Rebelin


La Construccin del Estado Plurinacional en Bolivia, segn algunos autores implica un proceso de cambios a nivel econmico poltico y socio cultural que marcan un hito en la historia. Con la recuperacin por parte del Estado de las empresas estratgicas y la implementacin de nuevas polticas de desarrollo endgeno se considera muerta una poca de Neoliberalismo para Bolivia. Sin embargo afirmar por ello que actualmente vivimos un proceso de cambio en consolidacin y que se debe prestar mayor atencin a los logros de este proceso as como tambin a las debilidades del mismo, afirmando que vivimos un proceso posneoliberal, es no ver que el sistema neoliberal no solo se bas en un paquete de medidas polticas y econmicas sino en todo un andamiaje ideolgico, sostenido por un marco jurdico que actualmente est vigente.

En ese sentido afirmar que solo por el hecho de haber cambiado las polticas econmicas y sociales se acab el Neoliberalismo resulta propio de un anlisis superficial o parcial de la situacin y peligroso, puesto que no estamos ayudando al pueblo a entender cmo funciona la forma en que se reproduce el sistema neoliberal global actual, que durante las ltimas dcadas y luego del Consenso de Washington se afianza en la generacin de crisis como forma de reproducir el mismo sistema de dominacin global an cuando el discurso se haya reciclado en un modelo econmico actual mucho ms social y humanitario. Por ello el anlisis de la actual coyuntura boliviana y latinoamericana no puede quedar exento de un anlisis global que involucre las formas actuales de articular el discurso con la accin poltica de stas estructuras de poder ligadas a la banca financiera mundial y que manipulan la informacin y la realidad descontextualizando los hechos en un anlisis ahistrico que oculta las nuevas formas de dominacin, como parte de una microfsica del poder que se reproduce en la institucionalidad estatal y que se va perfeccionando a partir del avance tecnolgico.

El contexto histrico que vivimos nos convoca a reflexionar sobre el uso de la nanotecnologa en la nuevas formas de produccin a nivel mundial, y que segn varios expertos recrea el sistema de esclavitud del siglo XVI, bajo un nuevo discurso de desarrollo ms humano que legitima el andamiaje institucional y que reproduce la estabilidad de un modelo econmico neoliberal que se afianza en la desregulacin de los mercados, el alza de medidas impositivas y el libre comercio, y que hoy continua exaccionando las economas de varios pases desarrollados y en desarrollo, en desmedro de los sectores ms vulnerables. En ese sentido y partiendo del hecho que todo este sistema institucional descansa en un racionalidad que lo legitima y un marco jurdico que sostiene y asegura su reproduccin, resulta necesario considerar estos elementos.

El gobierno del Mas en Bolivia, al igual que el de otros pases de corte progresista en la regin han optado por una poltica de desarrollo endgeno exitoso a travs de la aplicacin de un plan de desarrollo nacional que proteja a las capas sociales ms desfavorecidas; sin embargo, a pesar del exitoso crecimiento econmico, el contexto latinoamericano de los gobiernos progresistas aparece como si diera un giro democrtico en rechazo de estos mismos gobiernos, que favorecieron paradjicamente a estos mismos sectores que hoy lo defenestran y donde la intervencin imperialista aparece como necesaria para apaciguar la regin. En este contexto, intelectuales de oposicin a los gobiernos progresistas en la regin, emulan bajo un discurso de pacificacin, la espiral de violencia que desata el nuevo modelo de penetracin ideolgica argumentando que la gente se cans de la izquierda populista. Intelectuales a favor en cambio, en el caso de Bolivia, solo atinan a analizar los hechos de forma parcial en tanto se remiten a analizar los errores que se cometieron dentro del proceso de cambio como parte de un aprendizaje de proyecto pas y no en interrelacin con la actual dinmica mundial.

Entonces analizando la situacin global actual, algunos autores refieren que si bien ha habido un momento de rearticulacin del sistema luego de la crisis financiera mundial del 2008, y posterior a ello, un discurso que remite a la disminucin de la desigualdad y la crtica al desarrollo, lo cierto es que el aparato institucional y la reproduccin del sistema econmico y el aparato institucional que lo sostiene, se ha mantenido inclume como antes de la crisis. Lo cual, nos lleva al anlisis de que si bien el discurso actual es que vivimos momentos de crisis o de cambio, lo cierto es que el caos aparente remite a un mismo sistema de acumulacin a nivel mundial que no habra cambiado en su esencia, a pesar del discurso del fracaso de modelo neoliberal. Por lo tanto el mismo sistema de acumulacin y reproduccin del capital se encuentra mucho ms vigente que antes. Este modelo no solo se legitima en la continuidad del manejo de la banca internacional sobre la dinmica econmica mundial sino que tambin se consolida en el andamiaje ideolgico que recrea nuevas formas de hacer democracia que remiten a una dictadura perfecta. Solo que actualmente aplica nuevas herramientas de ltima tecnologa para manipular la legitimidad o el rechazo hacia determinada situacin, hecho, o persona, haciendo creer a la ciudadana que son sus propias decisiones las que deciden la historia.

La penetracin del modelo econmico poltico y social global que caracteriza el actual momento histrico ha trascendido el nivel de lo social hasta penetrar la esfera vital ms ntima de los sujetos. La percepcin de los sujetos es manipulada a travs de un terrorismo meditica que distorsiona la realidad y manipula la percepcin de las personas, condicionando su accionar a la informacin recibida, de tal manera que se asegura la reproduccin de sujetos, altamente dependientes, y vulnerables sometidos constantemente a olas de violencia fsica, psicolgica, emocional a nivel social e individual. Desde la exposicin a un contexto social poltico y econmico de caos permanente hasta la subversin del lenguaje, y la penetracin del campo de la comunicacin que legitima y da sentido al mundo circundante asegurando la reproduccin del sistema.

Segn Habermas parafraseando a Weber en su teora de la comunicacin, las dos esferas principales en las que se institucionalizara la accin -racional- deliberada, y la base del sistema de integracin, son la economa y el Estado, en donde el dinero es el medio circulante que domina y el segundo es el poder.(2001:164),su crtica al marxismo ortodoxo es no haber analizado, los fenmenos clave del capitalismo tardo, donde la intervencin estatal es cada vez ms extensa y donde se mantiene la democracia de las masas y las reformas para el bienestar social. (:175)

Para Habermas la colonizacin del mundo vital de los sujetos habra destruido la base tradicional de la accin comunicativa, sin sustituirlas con las formas de una racionalidad post convencional requeridas para acoplar el mundo vital con el mbito de las actividades controladas por la expansin econmica y de los mecanismos polticos directivos. Su teora parte de la nocin de un mundo vital simblicamente estructurado en el que se constituye la reflexividad humana. Bajo esta lectura y en el contexto de una interdependencia global cuya dinmica de las crisis como forma de acumulacin atraviesa tambin este mundo vital, se debe considerar en consecuencia que las nuevas formas de analizar la realidad no estn exentas de una miopa poltica, que no permite entender la verdadera dimensin del problema que se analiza en tanto esta colonizacin ha fragmentado la base de la accin comunicativa subvirtiendo el discurso, pero tambin aislndolo de las actividades controladas por dicha expansin.

Por otro lado el hecho de no permitir en la nueva forma de comunicacin de los sujetos como parte de la dinmica actual productiva el acoplamiento del mundo vital con el mbito de las actividades controladas por la expansin econmica y de los mecanismos polticos directivos, no tiene otro objetivo que asegurar la ausencia de interpelacin en tanto no existe comprensin alguna de la reproduccin de este sistema de dominacin, aparentemente fragmentado y en crisis, pero que en realidad es a partir de esta dinmica donde se consolida su reproduccin. Lo ms peligroso del anlisis parcial sobre esta realidad, sin embargo radica en que al no haber una integracin de los elementos a travs de los cuales se reproduce, se anula la comprensin y la interpelacin al mismo. Entonces, se profundiza una actitud de sometimiento casi completa hacia un sistema de capitalismo racional que lucra a costa de la vida, la ignorancia y la miseria humana, y donde la autoridad no encuentra mayor resistencia o interpelacin sino hasta que ya es demasiado tarde. Como en el caso de la manipulacin de la vida de miles de bebes en Colombia a quienes se someti a un experimento deshumanizante apelando al discurso de prevencin desde la autoridad mdica y ante la cual hubo un sometimiento tradicional de madres que en el inters de velar por la salud de sus hijos, aceptaron la aplicacin de una vacuna pentavalente a los recin nacidos, lo que gener en las criaturas daos neurolgicos irreversibles e incluso la muerte.

Bajo este anlisis si bien el crecimiento econmico en el caso de Bolivia es incuestionable, el actual discurso de descolonizacin quedar simplemente en una consigna en tanto no se termine de entender como se ha penetrado el mundo vital de las personas y como se lo ha condicionado a estas nuevas formas de penetracin del casi invisible pero palpable andamiaje ideolgico que sostiene un modelo econmico neoliberal, actualmente mucho ms vigente. Por lo tanto no resulta difcil pensar que ser a partir de la institucionalidad estatal en donde se recrea el mecanismo de dominacin actual, por donde se comience a erosionar el proceso de cambio.

No es extrao que justamente la punta de lanza de ataque el 21 de Febrero haya sido la vinculacin del gobierno a proceso de corrupcin tanto en Bolivia, como en Argentina, como en Brasil, y como se pretende en Venezuela. Curiosamente en los casos mencionados la subversin del lenguaje construye realidades paralelas carentes de sentido y de contexto histrico, en tanto se utiliza palabras claves del discurso de los gobiernos progresistas, tales como el buen vivir, la despatriarcalizacin, el proceso de cambio, descontextualizndolos de su sentido histrico, y se recrean en un discurso subliminal que confunde a la poblacin en tanto se utilizan para justificar el sistema actual de dominacin orientando el debate hacia un rechazo contundente contra la corrupcin y la ola de violencia que se genera desde grupos de oposicin y que acompaa el proceso de la nueva forma de golpe suave.

De ah que resulta no solamente necesario comprender como funciona este modelo neoliberal no extinto sino mucho ms enraizado en la nueva interdependencia global, sino an ms alertar a la ciudadana sobre cmo opera y como se reproduce este sistema, a todo nivel desde la esfera de interdependencia global social poltica y econmica, as como sobre la microfsica que la atraviesa desde la nanotecnologa en todas las esferas del conocimiento, hasta la esfera ms ntima de los seres humanos. Urge generar nuevas soluciones en este contexto para afrontar los nuevos problemas que demandan otro tipo de respuestas, desde el gobierno y desde la sociedad. El recuperar el espritu que dio lugar a la Nueva Constitucin Poltica del estado Plurinacional requiere que la ciudadana tome conciencia del poder que tiene de cambiar sus propias instituciones, de penetrarlas, transparentarlas y modificarlas consolidando el desmontaje del Estado neoliberal y plantear el rumbo a seguir. Pero tambin requiere lidiar con estas formas de adoctrinamiento del sistema que se da a travs de la penetracin de los valores culturales, con nuevas estrategias de formacin poltica no solamente sobre la historia sino tambin sobre los nuevos avances tecnolgicos y su utilizacin en la microfsica del poder actual.

Nota

Giddens, et al. (2001) Habermas y la Modernidad, Quinta Edicin. Ctedra, Madrid.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter