Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-08-2017

Italia levanta su muro antimigrantes

Fabrizio Lorusso
La Jornada


El gobierno italiano acaba de construir su muro antimigrantes y, aunque no sea una valla de concreto, ni suene en los medios como el de Trump, sus efectos nefastos y violatorios de los derechos humanos de miles de seres humanos no tardarn en manifestarse.

Frente a los flujos crecientes de personas que desde la frica ecuatorial y subsahariana, as como de Oriente medio, huyen de guerras, hambrunas, dictaduras y explotacin, en que los pases occidentales, especialmente los europeos, tuvieron y tienen preminente responsabilidad, tambin ha ido aumentando la cerrazn y la poltica del avestruz por parte de la Unin Europea y del gobierno italiano presidido por el Presidente del Consejo de Ministros Paolo Gentiloni.

ste, de hecho, va asumiendo la funcin de gorila, rechazador de indeseados al servicio de los pases que cuentan polticamente como Alemania y Francia.

El presidente galo Macron desde su eleccin se ha empeado en rechazar a los migrantes en la frontera italiana de Ventimiglia y a cerrar sus puertos a los barcos de las Ong que salvan a personas en el Mediterrneo.

Por su parte, hasta 2015, el gobierno alemn de Angela Merkel haba recibido a 890,000 refugiados para satisfacer la demanda laboral de su pujante industria, mejorar su pirmide demogrfica y sistema de retiro, pero en 2016 la cifra se redujo a 280,000.

Las rutas a Europa de migrantes de pases en guerra, como Siria, Irak o Afganistn, pasan por Turqua, Grecia y los Balcanes para llegar al sur de Italia, a Austria, Eslovenia y Hungra. De este lado Turqua est haciendo el trabajo sucio por la UE, al sellar la ruta del Egeo. Con un acuerdo de 2016, a cambio de 6,000 millones de euros, Erdogan se comprometi a recibir a los irregulares expulsados de la Unin, muchos de ellos refugiados que buscan asilo poltico y huyen del Estado Islmico.

Ahora tambin se cierra la va mediterrnea por la cual los migrantes cruzan el Sahara y se suben a los barcos desde Libia, un pas en guerra, dividido entre tres gobiernos en pugna despus de la cada de Gadafi en 2011. All operan decenas de centros de detencin oficiales y abusivos, gestionados por milicianos armados, en donde ni los mdicos pueden entrar: los migrantes, considerados mercancas, sobreviven en un infierno. Esta ruta, pese a mafias y traficantes, al peligro de viajar en barcos abarrotados y a los altos costos econmicos y humanos, resultaba todava viable hasta hace poco.

Pero el gobierno italiano, los medios mainstream y la mayora de los partidos polticos, tanto de derecha como de centroizquierda, han conducido una vil campaa de desprestigio contra las Ong que envan a sus rescatistas cerca de Libia para salvar a los migrantes y llevarlos a Italia. La Fiscala de Trapani, en Sicilia, hasta abri una averiguacin sobre la labor de las organizaciones.

En este contexto, en julio, el Ministro de Interiores italiano, Marco Minniti, pari un Cdigo de conducta para disciplinar, y por ende detener, el trabajo humanitario de las Ong, las cuales en 2016 salvaron a 46,796 personas, el 40% del total de los rescates martimos. El Cdigo prev, adems de mayores controles, la presencia de un polica en los barcos y la prohibicin de transbordar a los migrantes de una embarcacin a otra. El acuerdo fue firmado por la mayora de las organizaciones pero no por Mdicos Sin Fronteras, que denuncia cmo no se le d ya prioridad al rescate en mar y al papel coadyuvante de las Ong.

La Relatora del Alto Comisionado Onu para Derechos Humanos, Agnes Callamard, sostiene que el Cdigo para las Ong causa muertes predecibles y prevenibles. La migracin no va a pararse as por decreto. En el mediano plazo se abrirn nuevas rutas, quizs por Marruecos, Tnez y Espaa, aunque para Minniti los flujos migratorios se pueden gobernar y estamos an en un largo tnel pero empezamos a ver una luz al final.

Su idea de gobernanza y luz es el outsourcing del trabajo sucio. Tras un acuerdo estipulado en febrero con una faccin lbia, la del poltico Fayez-al-Sarraj, las autoridades italianas empezaron a capacitar la guardia costera lbia y se le donaron diez lanchas patrulleras. Una de stas la semana pasada dispar al aire y amenaz en aguas internacionales la lancha de la Ong espaola Proactiva Open Arms para que se retirara.

Es una manera cnica de lavarse las manos, basndose en el pretexto de que los socios europeos no estn apoyando a Italia, al devolverle a los migrantes que cruzan los Alpes. Pero en realidad el gobierno italiano eligi firmar el tratado de Dubln en 1990 y su nuevo reglamento en 2013, el cual prev que las personas que quieran conseguir el estatus de refugiado lo deben hacer en el pas de su primer ingreso dentro de la UE, que en muchos casos es Italia o Grecia.

El muro que levantan Italia y la UE considera a los muertos en el mar como el precio a pagar para desalentar la migracin. El Cdigo Minniti y la gradual extensin del poder de control sobre aguas territoriales e internacionales de las autoridades lbias, ayudadas por medios donados por Italia, va a causar ms violaciones en Libia y en las futuras rutas, cada vez ms peligrosas, que se van a abrir.

A la luz de los ataques terroristas de matriz islmista en Las Ramblas de Barcelona y en otros sitios de Catalua el 17 de agosto pasado, se ha recrudecido la ofensiva de grupos xenfobos y hasta neonazis, justo siguiendo el guin deseado por los terroristas y por el Estado Islmico, pero tambin se reforz la reaccin masiva de una sociedad como la catalana que no quiere ver restringidas sus libertades, su vocacin cosmopolita, su apertura intercultural y, finalmente, su estilo de vida. Son estos elementos el blanco real de los atentados y, sin un trabajo educativo y cultural profundo, no servirn de nada los "muros antimigrantes" y las recetas securitarias de corto plazo para limitarlos.

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2017/08/20/opinion/024a1mun

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter