Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-08-2017

Barcelona: la piedra y la mano

Guillermo Almeyra
Rebelin


Detrs de los fanticos asesinos de la yihad o de los asesinos nazis y del Ku Klux Klan en Estados Unidos hay fuerzas que los reclutan, envenenan sus mentes, atizan sus miedos y odios, arman sus manos, financian sus atentados y sus organizaciones.

Antes de lanzar a una guerra a un pas cuyos habitantes no la quieren o la temen, esas fuerzas intoxican la opinin pblica, adormecen y desarman las oposiciones ticas o morales, siembran odio contra el enemigo que fabrican para combatirlo con el fin de lograr sus objetivos (eliminacin de una competencia, conquista de territorios y riquezas, monopolio de materias primas escasas).

Entonces las provocaciones mortferas estn en el orden del da y se multiplican: el presidente Franklin Delano Roosevelt tena informacin de que el alto mando japons iba a atacar Pearl Harbour y dej conscientemente que hundiesen la flota estadounidense con alto costo en vidas humanas; para invadir Afghanistn fue necesario el atentado del 11 de noviembre de 2001 contra las Torres Gemelas perpetrado por gente formada y fomentada por la CIA y George W. Bush invent en 2003 y declar tener pruebas de que Irak tena armas de destruccin masiva para destruirlo, conquistarlo y apoderarse de su petrleo; por ltimo, en la actual guerra en Siria e Irak, los terroristas del Estado islmico son armados y financiados por Estados Unidos, Arabia Saudita, Qatar y Turqua, que adems vende el petrleo iraqu robado por ellos.

Ante la ola de atentados en Inglaterra, Alemania, Francia, Espaa... hay que preguntarse pues a quin sirven, por qu su simultaneidad y la eleccin de ciudades con gran turismo y qu estn preparando.

La respuesta es simple y apunta a Estados Unidos que declara abiertamente sus intenciones de provocar conflictos blicos (con Corea del Norte, China o Venezuela) que sabe muy bien que seran nucleares, abarcaran Europa y llegaran al territorio de Estados Unidos y por eso mismo son mucho ms impopulares que la guerra de Vietnam. No hay ninguna otra potencia mundial interesada en la preparacin de una guerra general que pondra en peligro la existencia misma de la civilizacin e implicara tambin terribles desastres sociales y ecolgicos.

Trump es el aliado de las monarquas rabes que fomentan la yihad y sostiene a los supremacistas blancos y a los nazis estadounidenses. Sus amenazas blicas responden al hecho de que intenta mantener mientras todava puede una supremaca econmica y militar que se est deshaciendo. No puede esperar que una sinerga ruso-china supere a Estados Unidos en esos campos. Por eso los atentados en pases que rechazan su poltica, como los europeos y los ataques contra Venezuela y Cuba, que deben ser eliminados como focos de resistencia antes mismo de un conflicto generalizado.

La lucha contra el peligro de guerra es urgente y exige rechazar la islamofobia (el Islam como religin no tiene nada que ver con estos atentados), la xenofobia (los inmigrantes son un aporte, no un peligro) y al capital financiero que persigue sus objetivos aunque para alcanzarlos deba pasar por sobre millones de cadveres.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter