Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2017

La Reforma Laboral en Brasil, otro ejemplo de que vienen por todo

Daniel Caggiani
NODAL


El coloso hermano pas brasileo ha pasado de ser la Locomotora de los pases emergentes y del desarrollo regional de nuestro continente en la ultima dcada a convertirse en un verdadero laboratorio de operaciones del Neoliberalismo de America Latina como lo fue el Chile de Pinochet en las decadas del 70 y 80.

El Golpe de Estado Parlamentario a la Presidenta Dilma Rousseff, el Congelamiento Constitucional por ms de 20 aos del gasto publico en Salud y Educacion, la Privatizacin del Presal, y un conjunto de reformas estructurales que descaradamente intentan reincorporar a Brasil en un papel subsidiario y dependiente en las cadenas globales de valor y en funcion de un modelo de desarrollo que no soporta mas el crecimiento con distribucion del ingreso.

En este marco, Brasil se encuentra en un brutal proceso de restructuracion de la relacin Capital-Trabajo que se encontraba regulado por el Estado Nacional, flexibilizando las relaciones laborales y disminuyendo hasta su cuasi extinsion el papel de los sindicatos como se ha venido desarrollando en varios pases del mundo occidental.

Los efectos de una desregulacin laboral tan grande como la planteada en la reforma aprobada por el gobierno de Temer en Brasil siguen una lgica que ya se ha implementado en otros pases y que apuntan a una transformacin completa de las relaciones laborales.

Si se observa el proceso de desmantelamiento de la legislacin laboral en Francia, el paralelismo con la reforma en Brasil es evidente. Los acuerdos a nivel de la empresa son vinculantes independientemente de lo que se haya acordado a nivel sectorial. La facilitacin de los despidos por causales de mejora de competitividad, la libertad para fijar unilateralmente horarios de jornada laboral acortando el mrgen de los trabajadores organizados para su homologacin, son otros ejemplos bastante idnticos.

En el caso de Mxico, la reforma laboral aprobada a fines de 2012 por el gobierno de Felipe Caldern sirvi como prueba de ensayo para otras iniciativas de reforma neoliberal del mundo del trabajo, bajo la justificacin de la crisis econmica global, la irrupcin de la economa digital y la necesidad de liberar a los contratos de trabajo de las trabas impuestas por la negociacin con sindicatos fuertes. En el caso de Mxico tambin se pas directamente a interpretar el Derecho de Huelga, creando criterios para calificar como ilegales algunas movilizaciones obreras. Al igual que en la reforma de Brasil, en Mxico se modific sustancialmente el sistema de administracin de justicia en lo laboral, eliminndose las Juntas de Arbitraje y Conciliacin -que eran tripartitas- por un rgimen centralizado que opera en la rbita del Poder Judicial a nivel federal y que funciona bajo la lgica de filtros para intentar resolver conflictos entre trabajadores y empleadores sin necesidad de llegar a los tribunales.

En definitiva, si algo tienen las tres reformas en comn es eso: quitar peso a los sindicatos dando la posibilidad a los empleadores de suscribir acuerdos especficos con trabajadores individualizados. Adems claro de las tercerizaciones, las mayores potestades discrecionales para los despidos, la organizacin de la jornada laboral, los perodos de descanso, etc.

Hasta la aprobacin de la presente Reforma, los derechos laborales en Brasil provenan de la normativa denominada Consolidacin de Leyes de Trabajo de 1943, durante el gobierno de Getulio Vargas. Ese momento histrico estaba marcado por la transicin hacia una economa de base industrial. Hoy, la transicin est planteada en trminos de los desafos que plantea para la clase trabajadora la denominada 4a Revolucin Tcnico-Cientfica, la automatizacin, robotizacin, etc.

El gobierno Temer inici el proceso de aprobacin de la Reforma Laboral con el envo del Proyecto de Ley N 6787 a la Cmara de Diputados, incluyendo como principales componentes la ampliacin de los contratos de tiempo parcial de 25 horas a 30 horas semanales y su duracin (de 3 a 6 meses), as como otras propuestas en materia de legislacin laboral. Sin embargo, en la Cmara, ese primer proyecto fue significativamente modificado, con lo cual queda como primer conclusin que (otra vez) fue la composicin mayoritaria conservadora y derechista del Parlamento la que se encarg de impulsar la mayor destruccin de derechos socio laborales de la historia en Brasil.

El proyecto aprobado se estructur en cuatro reas: condiciones laborales, organizacin sindical, negociacin colectiva y administracin judicial-laboral. En lo que refiere a las condiciones laborales, la Reforma establece un men de posibles contratos precarios para la eleccin del empleador, con el objetivo de abaratar la contratacin de mano de obra. A esto se le agregan medidas que facilitan los despidos, reduciendo las posibilidades de reclamo por parte de los trabajadores.

Se modificaron adems las pautas de extensin de la jornada laboral, en primer trmino por la va de establecer la posibilidad de la negociacin individual para fijar regmenes que incluyan las 12 horas de labor continuada por 36 de descanso. Anteriormente este tipo de mecanismo solamente se poda incluir bajo condiciones excepcionales y mediante un acuerdo colectivo con el sindicato.

Tambin en el plano del acuerdo individual se coloca el rgimen de compensancin horaria, anteriormente circunscripto a la negociacin colectiva. Se facilita tambin la habitualidad de la jornada de 10 horas diarias (8 comunes y 2 extras), se crea el contrato de trabajo intermitente y se desregula, reducen o flexibilizan sistemas de derechos laborales en materia salarial, descanso, licencia maternal. El texto permite la fragmentacin de la licencia hasta en tres perodos (uno de los cuales no puede ser menor a 14 das), tambin en acuerdo individual entre trabajador y la empresa.

A partir de la Reforma y de una Ley especfica tambin aprobada recientemente, se incluye bajo modalidad permitida la tercerizacin en cualquier etapa de la relacin laboral (incluida la actividad principal), y se reducen a algunos aspectos especficos las homologaciones de derechos entre trabajadores tercerizados y de planta.

Se facilita el despido masivo, definiendo que no hay necesidad de negociacin colectiva con el sindicato. Se establece un nuevo dispositivo jurdico, el despido de mutuo acuerdo, que reduce el plazo de anuncio por parte del empleador del cese de la relacin laboral a 15 das mientras el trabajador puede acceder al 80% de la indemnizacin pero perdiendo el derecho a Seguro de Paro.

El fundamento de todo este paquete de cambios es la bsqueda supuesta de actualizar y modernizar los regmenes laborales. En el terreno de la organizacin sindical, la reforma acab con el impuesto sindical obligatorio, dejando a voluntad de la empresa la colecta del aporte de los trabajadores (un da de trabajo al ao) y de los empresarios (fijado de acuerdo al capital de giro).

El sentido de todo esto es dejar al trabajador sin la cobertura de la organizacin sindical para su relacionamiento con los empleadores. Adems del ataque a la cotizacin sindical, se incluy la creacin de Comisiones de Representantes sin vnculo sindical, para promover el relacionamiento directo -es decir, sin intermediacin sindical- entre trabajadores y empleadores, en principio para empresas con ms de 200 empleados.

Por ltimo, se transforma la propia idea de la Negociacin Colectiva, dando mayor valor a lo negociado por sobre lo legislado, an si fueran condiciones laborales inferiores. Lo que puede ser objeto de negociacin es un amplio conjunto de condiciones laborales, salvo los derechos consagrados en el Artculo 7 de la Constitucin. Sin embargo, por fuera de ello, todo puede ser objeto de la negociacin directa con los empleadores, asegurando la preeminencia de estos acuerdos especficos por sobre la legislacin vigente.

Sin duda que toda esta Reforma Laboral viola aspectos sustanciales de la normativa internacional y particularmente los convenios suscritos en el marco de la Organizacion Internacional del Trabajo (OIT), de los cuales Brasil es signatario. Uno de estos aspectos es que no se pueden rebajar por medio de acuerdos colectivos o individuales las protecciones establecidas por Convenciones de la OIT ratificadas y en vigor en un determinado pas.

En el marco de la OIT se establece como criterio que toda reforma laboral debe apuntar a proporcionar mayores garantas para establecer condiciones de trabajo ms favorables de lo que estn previstas por ley, y no al revs. La respuesta proporcionada por los rganos de la OIT a las consultas enviadas por las centrales sindicales brasileras remarcan precisamente ese criterio: cualquier cambio sustantivo de la legislacin laboral debera ser precedido de un amplio y profundo debate con todas las partes involucradas.

Inmediatamente aprobada la norma, importantes autoridades del Gobierno Argentino liderado por Mauricio Macri ya han realizado pblicamente declaraciones que entienden que la nueva regulacion laboral brasilea era un modelo a seguir.

En Uruguay somos una isla en el Cono Sur, y vamos a contra corriente de los nuevos tiempos conservadores de la regin. Existe un Gobierno Nacional, un fuerza poltica y un movimiento sindical que confluyen en una mayora poltica y social desde las cuales entendemos de manera diametralmente opuesta la construccin de las relaciones laborales, los derechos y el sujeto social que representan los trabajadores en la construccion de la ciudadana.

Nuestro pas ya experiment la desregulacin y flexibilizacin laboral, debilitamiento de la herramienta sindical, as como la no convocatoria de los Consejos de Salarios, al tiempo que amplios sectores de ocupacin se mantenan sin ningn tipo de proteccin y regularizacin social.

Cunto falta para empezar a escuchar por parte de representantes empresariales y politicos sobre las bondades y necesidades sobre una modernizacin de nuestra vetusta y rgida normativa laboral?

Quizs sea tiempo que nos debemos poner a debatir como sociedad, cmo logramos consolidar constitucionalmente algunos derechos que se han conquistados en estos aos? No ser necesario comenzar un proceso de discusin amplio y profundo para impulsar el mecanismo de la iniciativa popular que reaseguren estos derechos ante nuevas mayoras politicas y sociales que se puedan dar en el futuro?

Hay que empezar a calibrar la mira, por que vienen por todo.

Daniel Caggiani es diputado uruguayo, integrante del Movimiento de Participacin Popular, Frente Amplio y actual vicepresidente del Parlasur.

Fuente: http://www.nodal.am/2017/08/la-reforma-laboral-brasil-ejemplo-vienen-daniel-caggiani/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter