Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-08-2017

La izquierda jacobina

Manuel Ruiz Robles
Rebelin


La Revolucin francesa marc el fin de una poca y la asuncin de los valores que la Ilustracin haba generado, concretados en un impulso democrtico que estableca, como base de una nueva legalidad, los consabidos valores republicanos: Libertad, Igualdad, Fraternidad. Fue una revolucin popular hegemonizada por la floreciente clase burguesa que se rebelaba, aliada a otras capas populares, contra los poderes tradicionales del clero y la nobleza.

La Convencin, sobre todo los jacobinos y otros afines (Danton, Marat, Robespierre), fueron los autnticos fundadores de la Repblica francesa, de su Estado-nacin. Era lo viejo que mora para dar vida a lo nuevo.

Confrontados en nuestro pas a la evidente crisis del rgimen monrquico del 78, surgen neo jacobinos por doquier que, amenazantes, se alan objetivamente a las fuerzas del viejo orden Borbnico: la santa alianza del trono y el altar. Una alianza que ensangrent los suelos del viejo y del nuevo mundo en su decadente descenso a los infiernos: la genocida dictadura franquista, de cuyas entraas naci este ilegtimo rgimen monrquico-parlamentario que nos asfixia.

Claman por el respeto a la ley y al ordenamiento constitucional vigentes, acusando, entre otras lindezas, de colaboracionistas a la izquierda estatal tolerante con el Referndum cataln, en una evidente actitud de mauvaise foi, jugando a ser jacobinos. Sin embargo, las bases de la izquierda y de los sectores no fascistas de la derecha, empezarn pronto a sentir empata con los procesos soberanistas populares, muy vivos en el corazn de nuestros pueblos y naciones histricas.

Estos neo jacobinos intentan hacernos creer en un inexistente demos comn. Una entelequia que solo podra ya ser implementada sobre la base de la libre determinacin de los pueblos ibricos y en la profundizacin democrtica de sus procesos revolucionarios. Procesos de largo alcance iniciados en la pennsula con la entraable Revolucin de los Claveles, impulsada por el pueblo portugus a los sones de Grandola Vila Morena.

Estos histricos compaeros acabaron con el viejo sueo imperial de la dictadura salazarista, propiciando la emancipacin de las viejas colonias portuguesas, contribuyendo asimismo a cambiar sustancialmente la correlacin de fuerzas entre trabajo y capital en nuestra querida y fraterna Repblica Portuguesa.

No hay patria sin una Constitucin que exprese libremente la voluntad de un pueblo. No es el caso de la constitucin monrquica que nos impusieron manu militari; tambin con engaos, a los que se dejaron engaar.

Es por lo tanto necesario que todos los demcratas de este pas, independientemente de ideas o creencias, nos armemos de valor y abandonemos la cobarde y suicida actitud del avestruz. Seamos conscientes de que los poderes imperiales supranacionales, aliados de la oligarqua local, y de sus necesarios colaboracionistas, pretenden regimentarnos por las buenas o por las malas. Lo estn intentando ya con Catalunya.

Apoyemos, pues, a nuestros valerosos hermanos catalanes en sus deseos de paz, concordia y libertad, a sabiendas de que ellos sabrn ser solidarios con el resto de pueblos ibricos. Avancemos, codo con codo, hacia nuevas cotas de libertad y de justicia social. Hagamos realidad entre todos, sin caer en sectarismos de viejo o nuevo cuo, el impulso fraterno que nos leg Miguel Hernndez, en su memorable poemario Viento del pueblo (1937).

Este proceso democrtico es compatible, a mi juicio, con lo expresado recientemente por ngel Pasero, Secretario de ACMYR, en su reciente artculo de imprescindible lectura: Hacia la Repblica.

Manuel Ruiz Robles, capitn de navo (R) de la Armada, portavoz del colectivo de militares demcratas Anemoi, miembro de ACMYR.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter