Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2017

El llamado trabajo por cuenta propia y sus derivaciones raciales

Esteban Morales
Progreso Semanal


Esta historia comenz, cuando se racionalizaran 500,000 empleos sobrantes del sector estatal, y casi poniendo la carreta delante de los bueyes, entonces no se saba a donde iran a parar esos trabajadores, que despus de un periodo de gracia de 3 meses con salario, se quedaran finalmente sin empleo.

Por fin, llego la solucin del cuentapropismo y hoy existen ms de 400,000 que solucionan su subsistencia por la va del trabajo no estatal. A pesar de que la actividad tuvo que sufrir y an sufre de muchos prejuicios.

Siendo solo las palabras del presidente Raul, en la Asamblea nacional, las que los han rescatado de un ambiente en el que no pocas veces se les trata como a gente no revolucionaria. Lgico prejuicio sembrado y padecido durante muchos aos, con posterioridad a la llamada Ofensiva Revolucionaria, en que se acab con toda la actividad privada. Quedando solo los pequeos campesinos, agrupados en la ANAP y los choferes de alquiler reunidos en el ANCHAR.

Todo ello dentro de un gran eufemismo; porque ese cuentapropismo, econmicamente hablando, no lo es tal, sino que debiera terminar de considerrsele como pequea y mediana empresa, que es lo que realmente son. Pero no, se sigue llamndoles cuentapropistas, con todo las inconsecuencias tericas y enredos sociales que eso crea.

No se les otorga el reconocimiento que de hecho ya tienen, como parte de una realidad, que, aunque no guste a muchos, est solucionando un conjunto de problemas que el estado no puede, ni debe encargarse de solucionar. Adems, con niveles de salarios, que el estado no est en condiciones de asumir. Por lo que el estmulo a trabajar en el sector, es ms que evidente. No pocos abandonan su empleo estatal, incluso de alta calificacin, pobremente remunerado, para pasarse al sector privado.

Cuantas personas calificadas nos podemos encontrar de choferes, maleteros, empleados en paladares, restoranes, cafeteras y otras actividades, que estn muy por debajo de sus calificaciones reales.

Por qu no acabamos de considerarlos como lo que son, les reconocemos jurdicamente y les damos su lugar dentro del modelo econmico?

Para complicar an ms las cosas hablamos ahora de cooperativas no agropecuarias. Que lo que son es, pequeas y medianas empresas, que se dedican a las actividades no agropecuarias. Lo que abarca un conjunto de actividades productivas que amplan sobremanera el llamado trabajo por cuenta propia.

Entonces, el problema lo hemos creado nosotros mismos, sobre todo, si tenemos en cuenta lo que se ha demorado introducir un mercado al por mayor. Causa fundamental de que, con el crecimiento del llamado cuentapropismo, este tambin proliferando la corrupcin. Porque si el cuentapropista no tiene materias primas para trabajar, va a encontrar siempre, quien las robe de los almacenes estatales y se las venda. Por lo que el inusitado incremento del desvo de recursos y del robo en los almacenes estatales, se debe, en primer lugar, a que no acabamos de poner los huevos en la canasta, con la organizacin del trabajo privado. Creo que hay que reconocer que el trabajo privado llego para quedarse y no hay otra forma de asimilarlo, que como parte de nuestra economa socialista.

Sobre lo que ahora est ocurriendo con las medidas propuestas, habra que preguntarse, Por qu se ha tenido que suspender el otorgamiento de nuevas licencias? Era indispensable hacerlo para poner orden? O que es lo que hay detrs de esa suspensin? Sobre todo, cuando sabemos que respecto al cuentapropismo, se ha estado en un atrs y adelante sin descanso.

Sin dudas, son esperables nuevas medidas de control y requisitos para poder ejercer la actividad privada. Pero an existe la preocupacin de cuanto se va a demorar el proceso. Porque antecedentes de lamentables y molestas demoras existen. Por eso se ha hecho tan evidente la masiva preocupacin de cunto se va a demorar la administracin estatal en volver a la normalidad?

Personalmente no me preocupa que el estado quiera regular fuertemente el llamado cuentapropismo. Debemos cerrar todas las brechas a que este devenga en fenmenos de ilegalidades econmicas, afectando la implantacin del modelo.

Pero son los funcionarios estatales, los organismos estatales, en primer lugar, los que tienen que cargar con las culpas del robo y la malversacin. No los cuentapropistas, que lo nico que hacen es tratar de sobrevivir en los marcos de las limitaciones burocrticas que la administracin estatal les ha impuesto.

Cuando vemos que, a las puertas de un supermercado, hay individuos que son capaces hasta de venderte un elefante blanco; este sin dudas sale de los almacenes estatales, porque aqu nadie importa elefantes blancos. Ni vienen en los paquetes de Miami.

Luego, apretemos a la administracin estatal, en primer lugar y veremos como todo lo dems entra en la legalidad.

La sociedad cubana, con la proliferacin del negocio privado, haba entrado en una dinmica, en que muchos estaban haciendo sus planes.

Adems, el dinero est fluyendo, viene principalmente del exterior y el pas se beneficia, cuando, sin recibir capital oficialmente, de hecho, lo est recibiendo por medio del simple flujo de las remesas que entran y no solo por la va de Western Unin, sino por las llamadas mulas. Que traen ms dinero a las familias en Cuba, del que la Isla puede contabilizar.

Vamos a desaprovechar o a desperdiciar ese flujo monetario que entra controlado y a veces sin control?

En el pas, aunque no lo queramos, ni podamos controlarlo, entra bastante dinero. Pero en definitiva todo va a parar al mismo lugar: la inversin familiar, el gasto de consumo y el que realizan muchas familias para mejorar sus condiciones de vida. Para lo cual siempre pagan a un carpintero, pintor, mecnico, plomero etc. Vacacionan, compran casas, automviles y otros bienes. Lo cual hace circular el dinero por las manos de muchos que no lo reciben como remesa, pero si, por brindar algn servicio o simplemente vender algo.

No se trata de los 5,000 millones que necesitamos en inversiones, pero s de cantidades nada despreciables, que a veces sectores muy humildes de la poblacin lo reciben. Se dice que las remesas oficiales sobrepasan los 3,000 millones de dlares anuales y continan creciendo.

Entonces, todo freno que pongamos a la pequea y mediana actividad empresarial privada, est desestimulando una erogacin monetaria que favorece a la poblacin, beneficiando aquella parte de ella, que no recibe la remesa; la que principalmente, como sabemos, es recibida por intelectuales, clase media con familiares en el exterior y blancos, casi en su totalidad; porque los negros emigraron tarde, sin apoyo, como marielitos y llegaron cuando ya lo mejor estaba repartido. Cuando Estados Unidos, principal receptor de emigrantes cubanos, ya no era el pas de las oportunidades. Por eso, los negros y mestizos cubanos en los Estados Unidos, no tienen los mejores empleos, los mejores niveles de vida y en su aplastante mayora, no disfrutan de la oportunidad de viajar a Cuba, ni de enviar paquetes o dinero a sus familiares en la Isla. Mucho menos gozan de la oportunidad de enviar dinero para que los negros y mestizos en Cuba, puedan aparecer como dueos de restoranes, cafeteras, paladares y acondicionar sus viviendas para rentarlas y disponer de una va tan lucrativa para incrementar sus niveles de vida.

Por lo que las medidas adoptadas tienen tambin un trasfondo racial que no puede dejar de ser tomado en consideracin. Pues tales medidas afectan principalmente a obreros, artesanos, trabajadores simples, negros y mestizos en primer lugar, que no tienen acceso la remesa, pues casi no la reciben, aunque se beneficien de ella, cuando esta genera empleos y actividad de servicio por diferentes vas.

Quines han sido histricamente en Cuba los obreros, artesanos, vendedores ambulantes; sino negros y mestizos? Que el trabajo en las ciudades los rescato de la plantacin y de la esclavitud.

Esa estructura social no ha cambiado substancialmente an. Es cierto que hay muchos negros doctores, profesores, cientficos, artistas, escritores, etc. Pero an muchos, ms de los que quisiramos, nutren la masa de trabajadores simples, artesanos, vendedores ambulantes, recogedores de basura y otros empleos humildes y mal pagados. No hay que profundizar mucho para percatarnos, de que la medida que ahora se adopta de suspender licencias nuevas a carretilleros, afectara principalmente a personas negras y mestizas.

Por lo que para cualquier medida econmica que adoptemos, debemos tomar en consideracin que nuestra poblacin no es homognea y que la variable color de la piel contina siendo una variable de diferenciacin social.

Pero la historia no termina aqu, aun debemos preocuparnos mucho, por la tendencia que se observa a no dar empleo a personas negras y mestizas en cafeteras, restoranes y paladares, principalmente propiedad de personas blancas. Pero esta es otra historia. De la que nos encargaremos ms adelante.

Fuente: http://progresosemanal.us/20170820/llamado-trabajo-cuenta-derivaciones-raciales/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter