Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2017

La economa brasilera en tiempos de Temer
Pocos ganan, muchos pierden

Crismar Lujano
CELAG


Ni aprobado ni querido. Michel Temer cuenta con una tasa de popularidad que no supera los 5 puntos porcentuales y el 70% de los ciudadanos considera que su gestin es mala o psima[1]. Lo peor es que aun siendo acusado de corrupcin pasiva, el presidente de facto de Brasil ha logrado sacar adelante uno de sus dos proyectos bandera: la reforma laboral. La agenda de ajustes de Temer contempla adems cambios al Sistema Previsional. Pero vamos por partes.

Reforma Laboral

En un contexto de crisis econmica, una tasa de desempleo de 13% que afecta a 14 millones de brasileos y una creciente informalidad laboral, fue aprobada la reforma a la Consolidao das Leis do Trabalho (CLT). Desde 1943, la CLT[2] es el marco normativo brasileo que regula las relaciones laborales, individuales y colectivas, de los trabajadores urbanos y rurales, en garanta de las condiciones mnimas y derechos bsicos: remuneracin, duracin de la jornada de trabajo y descanso, vacaciones, participacin en las ganancias empresariales, entre otros.

Pese al creciente rechazo contra la reforma expresado en innumerables manifestaciones multitudinarias y tres huelgas generales en menos de un ao, este texto ser modificado. Si bien la propuesta de Temer rebot agonizante de una cmara a otra en busca de los apoyos necesarios que se reducan da tras da en medio de los escndalos de corrupcin que sacuden el ncleo poltico brasileo; finalmente, el 25 de julio pasado, recibi el visto bueno en el Senado: 50 votos contra 26.

Temer se sali con la suya. A partir de la reforma laboral se revocarn derechos para flexibilizar el mercado y dar pie a que los acuerdos individuales, negociados directamente entre empleado y empleador, se antepongan sobre la ley.

Lo acordado sobre lo legislado

Puntos claves en los que la negociacin empleador-empleado se sobrepone a la CLT:

Jornada de trabajo

Podrn ser de hasta 12 horas diarias y un mximo de 60 semanales. Se contemplan 36 horas ininterrumpidas de descanso.

El tiempo de almuerzo durante la jornada puede ser reducido a 30 minutos.

Remuneracin

Pago de salarios ser calculado sobre una base horaria o diaria, pero ya no mensual. Es decir, el empleador podr convocar al empleado con un mnimo de tres das de antelacin y le informar cul ser la jornada de trabajo. Fuera de ese perodo, el trabajador no estar a disposicin de esa empresa.

Se suprime el derecho a horas extras.

Terciarizacin laboral

Crea una figura inexistente hasta ahora: el trabajador autnomo exclusivo, el cual si bien podr prestar servicios a un nico empleador, su vnculo laboral no es permanente. La empresa estar eximida de responder por garantas mnimas de trabajo.

Despidos

Se reduce el tiempo de notificacin de 30 a 15 das de anticipacin.

El patrn est obligado a pagar slo la mitad del previo aviso.

La indemnizacin no queda atada al salario. El valor ser calculado sobre el saldo de las cotizaciones.

El trabajador pierde el derecho al seguro por desempleo.

Vacaciones

Podrn ser fragmentadas en 3 perodos, segn lo que sea acordado, siempre que uno de ellos no sea inferior a 14 das, y los otros dos debern tener al menos cinco das corridos cada uno.

Higiene

Deja sin garantas de seguridad sanitaria mnima a los trabajadores. El empleador slo est obligado a la instruccin de los riesgos de enfermedades y accidentes laborales, es decir, los libera de las responsabilidades de cubrir cualquier incidente en o durante la jornada de trabajo.

Embarazadas

Podrn trabajar bajo condiciones que se pueden catalogar como de insalubridad.

Transporte

El tiempo usado por el trabajador ida y vuelta hasta el lugar de trabajo, a travs de cualquier medio de transporte, no ser contado como parte de la jornada laboral.

En resumen, los cambios propuestos profundizan la precarizacin laboral dando a los patrones una suerte de superpoder para establecer relaciones de trabajo sin garantas de proteccin legal o derechos.

Reforma de Pensiones

Temer se volvi a salir con la suya. El 2 de agosto el Congreso decidi archivar la denuncia presentada por la Fiscala en mayo pasado a razn de unos audios que lo comprometan con varios delitos de corrupcin. En otras palabras, no ser procesado ni suspendido de su cargo. Ese mismo da, el presidente de facto anunci que seguir con su agenda neoliberal, siendo el rgimen de jubilaciones su prxima batalla.

La iniciativa exige modificar la Constitucin. Sin embargo, esto no es posible sin al menos dos tercios de los votos en el Congreso. Vistos los ltimos acontecimientos, para negociar el amplio consenso parlamentario requerido, Temer terminar de vaciar las arcas pblicas y con promesas comprar ms conciencias.

Edad mnima de jubilacin

Reglas para cobrar

Slo la edad no garantiza la renta para una vejez digna. El acceso al derecho depende de si:

Y para recibir una pensin completa:

Hay privilegiados

Y las cuentas pblicas?

Segn el Banco Central Do Brasil[3], durante el primer semestre del ao se acumul un dficit fiscal de US$ 10.994,7 millones. Se trata de la mayor cifra de los ltimos 16 aos, slo comparable a los tiempos finales de Fernando Henrique Cardoso en la presidencia. En relacin al mismo perodo de 2016, el aumento fue del 48%.

El evidente deterioro de las cuentas que maneja el Estado brasileo elev en junio la deuda bruta del sector pblico a unos US$ 1,46 billones, montante equivalente al 73,1% del PIB, ms de medio punto por arriba del 72,5 % que marcaba en mayo, todo un rcord.

Tras aplazar hasta en tres ocasiones la divulgacin de la estimacin del dficit para 2017-2018, las cuentas oficiales dejan ver un agujero en las cuentas pblicas de US$ 50.500 millones, es decir US$ 6.400 millones 14,5%- ms grande de lo previsto inicialmente.

Con esto queda en evidencia que ni congelar los fondos destinados a la inversin pblica por 20 aos, ni vender a precio de galinha morta activos estratgicos del Estado que reportaban ganancias millonarias a las arcas pblicas, ni desmantelar el patrimonio de Petrobras a favor de transnacionales, ni reducir los derechos de los trabajadores y los pensionados NADA de esto sirve para sanear en alguna proporcin las cuentas pblicas, que a fin de cuentas ha sido el principal y casi nico- argumento esgrimido por la administracin de Temer para echar tijera a lo que es de todos los brasileos por derecho y ahora va quedando concentrado en manos de unos pocos privilegiados. Y mientras? Aumentan los nmeros rojos, cae la recaudacin y se suma un trimestre ms a los ocho consecutivos de descalabro poltico-econmico y recesin.

Notas:

[1] https://www.nodal.am/2017/07/brasil-temer-bate-record-impopularidad-desde-final-la-dictadura-negocia-permanencia-poder/#Temer_tem_a_pior_aprovacao_desde_o_fim_da_ditadura_diz_Ibope

[2] http://www.guiatrabalhista.com.br/tematicas/clt.htm

[3] https://www.bcb.gov.br/ingles/notecon3-i.asp

Crismar Lujano, investigadora CELAG. @Clujan0



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter