Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-08-2017

Del padrino que necesitan los cuentapropistas

Nery Ferreira
Progreso Semanal


La reclamacin se declara sin lugar, fue la respuesta que recibi Ivn en una escueta nota. Ese documento acuado, que pona fin a su queja, avalaba la multa de 700 pesos cubanos (CUP) que le haban impuesto un mes antes porque, segn inspectores, ella estaba desempeando una actividad diferente a la contemplada en su licencia de cuentapropista.

Si Ivn tena o no la razn en el litigo resulta quizs lo menos importante aqu. Para esta trabajadora domstica (una de las 201 actividades aprobadas hasta ahora para ejercer por cuenta propia, pues ya sabemos que se avecinan nuevos cambios en este sector) lo inquietante, o mejor dicho, lo injusto, fue el propio proceso. Te dejan casi con las manos atadas, me dijo.

Los argumentos para esa categrica afirmacin estn en el mismo Decreto-Ley 315, el cual precisa las infracciones personales de las regulaciones del trabajo por cuenta propia, las medidas aplicables a los infractores, y las autoridades facultadas para imponerlas y resolver las inconformidades.

Tal legislacin en vigor desde enero de 2014 indica que cuando a un cuentapropista se le impone una multa u otra medida por cometer una supuesta infraccin, este puede establecer recurso de apelacin ante el Director o Jefe de la Unidad al que se subordina la autoridad que le puso la medida. Y contra lo resuelto no procede recurso alguno.

Cmo es posible que nicamente podamos quejarnos contra la propia instancia que nos culpa?, razona Ivn, y su parecer no est lejos de lo que considera el jurista Raudiel F. Pea. Por supuesto que es injusto, y eso tiene que ver con nuestras carencias en materia de acceso a la justicia.

De acuerdo con el letrado, muchas de las cuestiones que se debaten ante rganos de la administracin no pueden ser puestas en conocimiento de los tribunales. Y eso implica que una vez agotada la va administrativa no haya acceso a la va judicial, lo cual pasa con los trabajadores por cuenta propia (TCP) y con otros tantos temas, explica.

Ahora volvamos al Decreto-Ley 315. En este se establece que adems de la Polica Nacional Revolucionaria y los inspectores de las direcciones provinciales y municipales Integrales de Supervisin subordinadas a los Consejos de la Administracin del Poder Popular, son facultados para realizar verificaciones o imponer las medidas los rganos, organismos y entidades donde se autorizan e inscriben los TCP.

Siendo as, esa lista la encabezan evidentemente las direcciones municipales de Trabajo y Seguridad Social, al estar encargadas de darle luz verde a la mayora (165) de las actividades aprobadas. Pero, no supone esto ser juez y parte a la vez? Quin representa o apoya entonces las demandas de los cuentapropistas?

Especialistas de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) coinciden en que constituye un reto introducir nuevas formas de actuacin para favorecer la representatividad de estas personas (de los TCP), el derecho a ser escuchados y hacer valer sus demandas.

A juicio de Rodolfo Jimnez, funcionario de esa organizacin sindical, aunque el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social regula el trabajo por cuenta propia, la vida est demostrando la necesidad de que exista una entidad que estatalmente organice y vertebre la atencin a este sector.

La CTC es la voz del trabajador y quien se ocupa de sus necesidades individuales, pero necesita una contrapartida eficiente, considera el especialista Crecencio Hernndez.

En los encuentros que tenemos cada seis meses con los secretarios generales de las secciones sindicales, se nos plantean desde discrepancias con las multas que reciben los trabajadores por cuenta propia, hasta la demanda, por ejemplo, del bao que cerraron en el centro comercial Carlos III, de La Habana. Todo eso nosotros lo recogemos, y dialogamos con las administraciones de cada negocio; sin embargo, a veces no es suficiente para revertir las dificultades, acota.

Una solucin segn Pea sera contar con una asociacin de empresarios o algn tipo de organizacin que los agrupara y represente. Pero para eso tienen que ser tratados como empresarios, y hoy solo se les considera trabajadores, opina.

Crear esa infraestructura institucional se vuelve quizs ms necesario cuando existen diseminados varios Decretos-Leyes y resoluciones vinculadas con el ejercicio por cuenta propia. Si bien es importante que se compilen esas normas como plantean expertos, lo es tambin que alguien vele por su cumplimiento.

Ana Teresa Reill, abogada de la seccin jurdica de la CTC, admite que, por ejemplo, aunque el Cdigo de Trabajo ofrece protecciones a los TCP, hay todava mucha dispersin legal, lo cual dificulta nuestro trabajo de ayuda y asistencia al cuentapropismo.

Para nadie es un secreto que en no pocos negocios privados se suelen omitir determinados derechos establecidos como el rgimen de trabajo y descanso hasta 44 horas semanales, ocho horas de trabajo diario, un da de descanso semanal, siete das naturales de vacaciones anuales pagadas, y adecuadas condiciones de seguridad y salud.

Por eso la urgencia de una entidad o asociacin que verdaderamente le tome el pulso a este sector, y de paso se reconozcan asimismo otras garantas ausentes.

Cierto es que el rgimen especial de Seguridad Social brinda amparo al cuentapropista ante la vejez, la invalidez total temporal o permanente y, en caso de muerte a su familia, as como a la mujer en ocasin de la maternidad; pero no sucede as ante contingencias a corto plazo que puedan limitar sus ingresos personales, como enfermarse por ejemplo. Y esto es solo una de las tantas vulnerabilidades que an persisten.

El economista Ricardo Torres resume que las normas que regulan este sector estn plagadas de contradicciones que terminan por estimular muchos malos vicios. Entre ellas menciona que en cada negocio se exige que los empleados firmen un contrato laboral con su empleador, sin embargo, alguien previ que a lo mejor los dueos necesitan un perodo de prueba para sus empleados, una prctica comn en el sector pblico? Por qu el dueo tendra que firmar un contrato y amparar una licencia desde el primer da sin conocer las caractersticas de su potencial empleado? Se sabe que la rotacin de personal en este segmento es relativamente alta.

De ah que, adems de compilar todas las legislaciones para hacerlas factibles como seala Crecencio Hernndez, se necesita reconocer en ese cuerpo legislativo que el entorno econmico en Cuba est cambiando. Hay que buscar normativas ms especficas en torno a los nuevos actores econmicos y, sobre todo, un padrino para ellos.

Fuente: http://progresosemanal.us/20170820/del-padrino-necesitan-los-cuentapropistas/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter