Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-08-2017

El dilema del Frente Amplio

Jorge Franco
Rebelin


Una nueva muestra de la confusin poltica y programtica que reina en las cpulas dirigentes del Frente Amplio, sumndose a la calificacin de totalitario dada hace algunas semanas al gobierno de Allende por su candidata presidencial y a la ms reciente y cida pugna desatada por un mero cupo en sus listas parlamentarias, imprimindole un curso bastante errtico a su accionar, la dio el diputado Gabriel Boric al intervenir en el programa Tolerancia Cero transmitido en la noche del 20 de agosto por CHV y CNN.

En esa ocasin, y en respuesta a un cuestionamiento formulado por la ex ministra de Piera, Catalina Parot, referido a la creciente robotizacin de los procesos productivos en la economa actual, Boric sostuvo:

lo que nosotros tenemos que preguntarnos, por ejemplo, es en un proceso de automatizacin del trabajo, en donde seguramente va a implicar destruccin de empleos, destruccin de empleos qu va a pasar con los trabajadores que pierden esos empleos? eso va a significar una mayor concentracin de la riqueza por parte de quienes sean capaces de tener el capital para poder comprar esas mquinas? y por lo tanto vamos a generar nuevos nichos de pobreza en torno a trabajadores no calificados que son reemplazados por mquinas? bueno cul es la respuesta de la izquierda para eso? Yo creo que ah hay un debate muy interesante ( http://www.chilevision.cl/tolerancia-cero/temporada-2017/tolerancia-cero-capitulo-20-de-agosto/2017-08-20/235639.html )

La cierto es que, ms all de lo valorable que pueda ser la disposicin de Boric a asumir y enfrentar las nuevas y complejas realidades a las que el desarrollo histrico nos enfrenta permanentemente, esta respuesta retrotrae la comprensin del problema en al menos dos siglos, a la poca de aquellas primeras y elementales formas de resistencia expresadas en el movimiento de destruccin de maquinarias llevadas a cabo por los trabajadores ingleses a inicios del siglo XIX conocido con el nombre de ludismo.

Lo que entonces los trabajadores perciban como una amenaza a sus puestos de trabajo era la sola existencia y utilizacin de las mquinas, sin comprender an que el problema no radicaba en ellas, que por el contrario representaban un gran avance, socialmente provechoso al permitir, precisamente, ahorrar trabajo, sino en las relaciones capitalistas de produccin. Eran estas ltimas las que impedan que este avance fuese directamente aprovechado por la sociedad y beneficiaran ante todo a quienes estaban en condiciones de apropiarse de l, es decir a los capitalistas.

De ese modo el progreso cientfico-tcnico, que socialmente solo cabe reputar como una bendicin por elevar la productividad del trabajo, lo que a su vez permitira reducir la jornada laboral estancada hace ya ms de un siglo y ofrecer mejores condiciones de trabajo para todos, se transforma, solo en virtud de las relaciones sociales de produccin imperantes, es decir del sistema econmico capitalista y sus criterios de racionalidad centrados en la incesante valorizacin del capital, en una maldicin para gran parte de los trabajadores y sus familias que se convierten as en vctimas del desempleo.

Este es, precisamente, uno de los aspectos en que ms claramente se revela el insuperable antagonismo entre el inters social mayoritario, que aspira a que ciertos derechos elementales sean efectivamente reconocidos y cautelados, y el inters del capital que solo busca que socialmente se priorice su propio proceso de valorizacin. Quien comprenda esto no puede dejar de concordar con la conclusin a que llegaba Marx hace un siglo y medio al sostener:

Hubo de pasar tiempo y acumularse experiencia antes de que el obrero supiese distinguir la maquinaria de su empleo capitalista, acostumbrndose por tanto a desviar sus ataques de los medios materiales de produccin para dirigirlos contra su forma social de explotacin (Marx, El Capital, FCE, cap. XIII, p.355)

Es decir, resulta meridianamente claro que el capitalismo es el problema y que, por lo tanto, para resolverlo no cabe otra opcin que explicarlo claramente al pueblo trabajador y plantearse como proyecto poltico terminar con este sistema para sustituir la valorizacin del capital como criterio rector de las decisiones econmicas que trae aparejados el portentoso despilfarro de recursos asociados a la competencia y al gasto militar, la creciente desigualdad social imperante, el vaciamiento o negacin de la democracia por los poderes fcticos empresariales, el individualismo y la hipocresa inherente a la lucha de todos contra todos por la valorizacin de la vida como criterio prioritario de racionalidad econmica.

Los grandes problemas que afectan hoy a Chile y al mundo derivan, precisamente, de la insalvable contradiccin existente entre la lgica del capital imperante y los intereses de la inmensa mayora de la poblacin trabajadora que es explotada, discriminada, abusada, excluida, ninguneada. De modo que si el Frente Amplio aspira a ser una real alternativa poltica al duopolio, que ha escenificado por ya largos 27 aos una parodia de democracia en el actual escenario poltico chileno, debe atreverse a levantar un claro proyecto histrico de superacin del capitalismo. De lo contrario est destinado a chapucear en la misma cinaga en que hoy ejecutan con gran esmero su farsa las cpulas del duopolio.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter