Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-08-2017

La divisin de Alianza Pas
Interpretacin para las izquierdas latinoamericanas

Pablo Ospina Peralta
Rebelin


A estas alturas del partido, la ruptura en el oficialismo en Ecuador es irreversible. Solo resta aclarar por dnde se cortar el partido y cuntos funcionarios y dirigentes quedarn de cada lado. Cmo interpretar la divisin interna en Alianza Pas, entre Rafael Correa y Lenin Moreno? No hay duda de que el carcter intratable del mximo lder, esa megalomana que no acepta la ms mnima variacin en el libreto que se invent, cuenta para explicar su alucinante rapidez. Pero es apenas anecdtico. Se dibuja en el horizonte el perfil de un discurso corresta que presenta la divisin como una fractura entre la izquierda y la derecha del partido; entre la intransigencia de los principios y la negociacin de todo y todos con los principales factores de poder del orden establecido. Cuando el morenismo firme un nuevo tratado de libre comercio complementario al que firm Rafael Correa, cuando contine con las amplias concesiones al empresariado que empez el gobierno anterior y cuando tome medidas impopulares de austeridad, esa justificacin se volver ms popular entre la fraccin corresta y entre sus cajas de resonancia entre aquella parte de las izquierdas latinoamericanas que han mostrado tanta ceguera ante la deriva conservadora y autoritaria de los progresismos. Pero ser una explicacin falsa, aunque fcil de entender para quienes acostumbran a profundizar poco en la complejidad de las opciones polticas.

Quiero proponer una interpretacin alternativa que elude tanto las etiquetas ideolgicas rpidas como los significados superficiales basados nicamente en las caractersticas de los liderazgos, sus estilos personales o sus discursos justificatorios. La interpretacin que propongo es que con el cambio de gobierno se produjo en Ecuador un desplazamiento dentro de la coalicin gobernante. Nadie, ni siquiera los ms poderosos sectores empresariales pueden gobernar solos. Siempre hay, en todo gobierno, una mezcla variable de grupos empresariales, tecncratas y polticos profesionales, y grupos ideolgicos. Las coaliciones, informales y cambiantes, no siempre integran a todos los beneficiados de las polticas de gobierno pero sus integrantes pueden distinguirse por la facilidad con que acceden a la toma de decisiones polticas y econmicas estratgicas.

Durante el neoliberalismo (digamos, entre 1992 y 2006) los grupos empresariales que ms claramente formaron parte de la coalicin dominante fueron los banqueros y los agroexportadores. La medida econmica que debilit la hegemona de estos sectores empresariales fue la dolarizacin, adoptada en enero de 2000, que priv a ambos de su principal herramienta de control de las ganancias: es una medida que favorece a los importadores, no a los exportadores y que le quita a los bancos la posibilidad de especular con los tipos de cambio. En 2006 ese debilitamiento se expres en un gobierno, el de la revolucin ciudadana versin Rafael Correa, que ya no integr en la coalicin a ninguno de los dos. Las enormes utilidades de la banca durante el corresmo no pueden ocultar el hecho de que su gobierno se caracteriz por un constante conflicto con los principales banqueros del pas. Sus inslitas ganancias provinieron de la financiacin de las importaciones y del auge del sector inmobiliario y no de sus buenas relaciones con el gobierno. El sector agroexportador finalmente tuvo su tratado de libre comercio con la Unin Europea, pero ese resultado final no debe hacernos olvidar que la firma ocurri tardamente y luego de muchas vacilaciones. Un gobierno plenamente comprometido con el sector agroexportador hubiera firmado ese tratado mucho antes y con menos vaivenes.

El corresmo expres, entonces, una coalicin gobernante diferente a la del neoliberalismo. Cul? Fue un gobierno cuyos sectores hegemnicos variaron a lo largo de los aos, sin embargo, se pueden distinguir cuatro grupos que formaron el corazn de la coalicin gobernante. El primero fue un ncleo de intelectuales y militantes de izquierdas, algunos ligados por aos a movimientos sociales, sindicales e indgenas, que constituy el ncleo de los estrategas polticos del bur poltico de Alianza Pas hasta la culminacin de la Asamblea Constituyente a fines del ao 2008. Aunque varios de estos militantes se quedaron en el gobierno, fueron perdiendo progresivamente la hegemona que alguna vez tuvieron. Este primer grupo le otorg al corresmo su inicial perfil heterodoxo, un perfil que le vali la simpata de las izquierdas latinoamericanas y mundiales. El segundo grupo fue el de un conjunto de tecncratas ms o menos progresistas, pero decididamente estatistas, cuyo poder deriva siempre de la capacidad de aumentar la autoridad de los organismos del sector pblico. El propio Rafael Correa, sin ninguna tradicin ni cercana con ningn movimiento social ni militancia de izquierdas, expres bien a este grupo que atrajo permanentemente y del que se rode en todas partes. Este grupo le otorg al gobierno un perfil de eficiencia tcnica, muchas veces ms aparente que real, pero lleno de cifras, de presentaciones en power point y de profundo desprecio por la ignorancia popular. Este sector vive mostrando una aristocrtica desconfianza hacia los intereses particulares de todos los actores sociales, los considera potencialmente mafiosos e incluso busca independizarse de los polticos a quienes ven como personas que los obligan a tomar decisiones alejadas de la tcnica y el saber experto, que debera gobernar por sobre quienes no tienen ni los conocimientos ni los mritos de hacerse cargo de s mismos. Este perfil ideolgico era claramente distinguible en el gobierno desde el principio pero se volvi crecientemente dominante conforme la dinmica poltica del Ecuador concentraba poder en la figura presidencial.

El tercer grupo era ya un poderoso grupo empresarial moderno, consolidado, que haba ocupado posiciones relativamente secundarias durante el neoliberalismo. A diferencia de los dos anteriores, este grupo dispona de poder real en la economa. Son grupos monoplicos de importadores y empresarios cuyos principales negocios dependen de la expansin del mercado interno y cuya coincidencia con las polticas de expansin del gasto del corresmo los hizo aliados naturales del gobierno. Son grupos empresariales con importantes conexiones internacionales como el grupo PRONACA, dedicado a la produccin de carnes, embutidos y otros alimentos; el grupo SUPERMAXI y El Rosado, dedicados al comercio minorista en supermercados, con ramificaciones inmobiliarias; el grupo ELJURI, radicado en la Sierra sur del pas, dedicado fundamentalmente a la importacin pero tambin a la industria ligera. El crecimiento del consumo, de las importaciones y el aumento de las clases medias los favorece inmediatamente, a diferencia de los agro-exportadores cuyo negocio no necesita ninguna poltica de expansin del gasto o de los salarios. Al mismo tiempo, este grupo empresarial despliega una competencia descarnada y desigual con un pas de pequeos negocios comerciales, el autoempleo y la produccin campesina. Las polticas econmicas del corresmo expresaron muy bien el contenido contradictorio de los intereses de este grupo empresarial, tanto progresista (la expansin del gasto y el consumo de clases medias crecientes) como reaccionario (destruccin del pequeo comercio y subordinacin campesina a las agroindustrias y supermercados).

El cuarto grupo que integr la coalicin dominante apareci pblicamente desde el principio del gobierno de la revolucin ciudadana pero se volvi una presencia descollante al final. Si hay un personaje que expres la presencia de este grupo en los primeros momentos del gobierno de Rafael Correa fue el hermano del presidente, Fabricio Correa, que asegur los fondos para la campaa con sus contactos y con su aporte personal y que siempre vivi de contratos con diferentes organismos del Estado. Se trata de grupos empresariales cuya giro de negocio ms importante es altamente dependiente de los contratos con el gobierno. Este grupo efectuaba las conexiones y la intermediacin con el capital internacional para inversiones en sectores de bienes primarios y sobre todo en la construccin de infraestructura. La presencia hegemnica de este grupos en el ncleo ms estrecho de toma de decisiones estratgicas en el gobierno de la revolucin ciudadana explica cosas irracionales que de otra manera seran inexplicables. Explica que en lugar de apoyar a escuelas politcnicas que se contaban entre las mejores del pas, el gobierno decidiera construir una costosa y demencial ciudad del conocimiento planificada para desperdiciar mil millones de dlares. Explica que se construyeran al menos dos represas hidroelctricas ms de las necesarias. Explica que se hicieran las carreteras ms caras de la historia y que cuando todava no se haba cumplido a obligacin constitucional de invertir el 6% del PIB en educacin (solo se lleg al 3,5% en el mejor momento) se prefiriera invertir el dinero en tres faranicas plataformas gubernamentales que sirven estrictamente para nada. Este grupo, cuya cabeza poltica era el vicepresidente Jorge Glas Espinel, es el que est siendo desplazado en el gobierno de Lenin Moreno.

El modelo basado en el gasto irracional y el despilfarro, base del poder del grupo empresarial dependiente de los contratos pblicos, era sencillamente insostenible en las nuevas condiciones de alto endeudamiento y asfixia fiscal. El desplazamiento del balance de poder interno no es tanto un acto de limpieza moral como una condicin forzada por las circunstancias econmicas. Es desembarazarse de un ncleo de autoridad poltica y econmica dentro del gobierno que fortalece de manera desigual a los otros tres grupos. No es claro quin se reforzar ms: Lenin Moreno est buscando reorganizar aliados por todos lados, a su derecha y a su izquierda. Entreg todo el gabinete productivo a sectores empresariales. Entreg el rea social a intelectuales de izquierdas. Por lo tanto, el desplazamiento en la coalicin dominante no implica ni un giro a la derecha ni a la izquierda. Adems, los empresarios e intermediarios desplazados podran perfectamente ser reemplazados pronto por otros peores. Pero, aun con todas sus incertidumbres a cuestas, significa una oportunidad de disputa que se haba perdido en los ltimos seis aos de una degradada y avasallante hegemona de lo ms nefasto de los ltimos aos del corresmo.

Aunque no sea un giro a la izquierda, este desplazamiento en la coalicin dominante ofrece una oportunidad. A las izquierdas ecuatorianas nos corresponde reforzar el giro y exigir una poltica econmica alternativa en medio de la crisis. Aunque al final quizs Lenin Moreno sucumba al mismo pragmatismo del poder o a los intereses de los poderosos grupos empresariales que forman parte de su base social, su giro es una coyuntura que debemos aprovechar en todo lo que pueda dar. Es un riesgo, como fue un riesgo el apoyo crtico brindado en los inicios de la revolucin ciudadana. Hay que demandar y luchar, como siempre, por un programa de gobierno que fortalezca las experiencias alternativas de la sociedad civil. Hagamos lo necesario, despus la vida seleccionar lo posible.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de las autoras mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter