Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-08-2017

Pacta sunt servanda
Crnica del primer da de Congreso fundacional del nuevo partido poltico de las FARC-EP

Katu Arkonada
La Jornada


Despus de 53 aos de clandestinidad desde que en 1964 fueron creadas como respuesta a la represin contra la regin de Marquetalia, por primera vez el himno de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejrcito del Pueblo (FARC-EP) se escuch en el centro de Bogot.

Junto al himno nacional de Colombia, cientos de ex guerrilleros de las FARC, muchos de ellos asumiendo por primera vez y de forma pblica su militancia, corearon un himno cuya estrofa principal dice Guerrilleros de las FARC /con el pueblo a triunfar /por la patria, la tierra y el pan. Guerrilleros de las FARC /a la voz de la unidad / alcanzad la libertad.

De manera simblica, el primer mensaje le correspondi a Pablo Beltrn, comandante y jefe de la delegacin de paz del Ejrcito de Liberacin Nacional (ELN), quien mediante un video dio la bienvenida al nuevo partido de las FARC, subrayando la necesidad de la militancia en tiempos difciles. Fueron tambin varias referencias las que se hicieron en el primer da de Congreso a la necesidad de que se produzca un cese del fuego y se lleve adelante un proceso de paz entre el ELN y el gobierno colombiano.

Una vez dada la bienvenida a todas y todos los delegados al Congreso que dar a luz a un nuevo partido que debe tener un rol crucial en la poltica colombiana, tom la palabra su comandante en jefe, Rodrigo Londoo, ms conocido como Timolen Jimnez Timochenko, quien nos dej el mensaje de que una vez terminada la guerra, ahora toca construir la paz, pero todo ello sin renunciar al proyecto de sociedad de las FARC, que buscar un rgimen poltico democrtico que promueva el bienestar de la sociedad, desde el respeto a los derechos humanos y la justicia social.

Pero la intervencin principal de la jornada inaugural le correspondera al comandante Ivn Mrquez, jefe de la delegacin de paz de las FARC-EP durante los dilogos de La Habana que propiciaron el acuerdo con el Estado colombiano.

Tras rememorar negociaciones pasadas que no llegaron a buen puerto, como las de Uribe, o las de Tlaxcala, Cagun o Caracas, hizo un balance del momento actual del proceso de paz en Colombia. Mrquez asever que la paz alcanzada no es perfecta, pues es una paz negociada, basada en acuerdos precarios en muchos casos, pero debe ser una paz que abra las grandes alamedas del buen vivir y el bienestar de las grandes mayoras.

Sin embargo, no hubo espacio para el triunfalismo en la intervencin del negociador jefe de la ex guerrilla, muy crtico del gobierno colombiano, al que interpel mediante la expresin latina pacta sunt servanda (lo pactado obliga), una forma de decir que los acuerdos son para honrarlos, y una crtica velada a los reiterados incumplimientos que se vienen dando a los Acuerdos de Paz de La Habana, ya depositados ante el gobierno de Suiza, y por tanto, imposibles de modificar. Mrquez subray la manifiesta debilidad de un gobierno que cede a las presiones, y que no controla los diferentes resortes de un Estado que debe velar por la realizacin de lo pactado.

Respecto de lo acordado, se hizo especial nfasis en el de la reincorporacin a la vida poltica una vez completado el ciclo de lucha armada, aunque dejando claro que este tema, la reincorporacin, no se puede dejar exclusivamente en manos del Estado.

Lo que s es parte de los acuerdos y no se ha cumplido, es la amnista para los guerrilleros. A pesar de haber sido liberados centenares de ex combatientes, es un asunto crucial para las FARC la liberacin de todos y cada uno de los prisioneros polticos. Asimismo, fueron numerosas las referencias a Simn Trinidad, comandante del Bloque Caribe, extraditado por lvaro Uribe a Estados Unidos en una operacin que buscaba ligar a las FARC con el narcotrfico, y que actualmente cumple condena en el pas norteamericano, a pesar de que se solicit que pudiera ser parte del equipo negociador durante los dilogos de La Habana.

Pero tambin hubo tiempo en la intervencin principal de la jornada inaugural para mirar al futuro, para trazar algunas de las lneas que se van a debatir durante los prximos tres das de congreso a puerta cerrada entre los ms de mil delegados acreditados.

Tres fueron los ejes principales que Mrquez coloc encima de la mesa para la discusin en su informe. En primer lugar, la expansin hacia lo urbano, dejar de ser una organizacin predominantemente de mbito rural para apostar por una creciente y expansiva proyeccin en los centros urbanos del pas. Un partido asentado en las ciudades que apueste por una economa alternativa.

En segundo lugar, y respecto del carcter de la nueva organizacin poltica, se propone crear un partido-movimiento, superando una falsa dicotoma entre partido de cuadros y partido de masas. La definicin final la dar la propia praxis del nuevo grupo poltico, pero el compromiso es claro por una organizacin que se articule, y no necesariamente lidere, con las luchas reales a lo largo y ancho de Colombia.

Finalmente, y ya con las elecciones presidenciales de mayo 2018 en el horizonte, lo expuesto en el informe central al congreso fundacional no tuvo ninguna ambigedad. El nuevo partido de las FARC-EP promover una convergencia poltica, una gran coalicin que permita desnivelar la balanza en favor de las fuerzas que apuestan por la paz.

El mensaje final de Mrquez fue el de la necesidad de la unidad, un guio a los referentes polticos de las FARC-EP, Manuel Marulanda y Jacobo Arenas, as como a Simn Bolvar: Unidos seremos fuertes y mereceremos respeto, divididos y aislados pereceremos.

Publicado en La Jornada de Mxico

http://www.jornada.unam.mx/2017/08/28/mundo/022n1mun

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter