Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-08-2017

Contra la militarizacin y paramilitarizacin de pas

OLEP
FRAGUA


La militarizacin del pas fue parte de la estrategia que impuls Felipe Caldern en su sexenio (2006-2012), durante el cual sac al ejrcito a las calles tras haber declarado la guerra contra el narcotrfico y el crimen organizado. En esos aos era comn ver y leer noticias acerca de decapitados y ejecutados, escuchar que a cada rato encontraban las famosas narcofosas, que haba enfrentamientos con el ejrcito o que se capturaban a algunos lderes menores del narcotrfico a travs de operativos conjuntos, entre otras noticias sensacionalistas y amarillistas para hacernos creer que la estrategia funcionaba, que se estaba golpeando a los verdaderos criminales. Sin embargo, al mismo tiempo se comenz a documentar que detrs de todo aquel montaje se encontraban las verdaderas vctimas de una guerra que no era contra el narcotrfico, sino contra el pueblo , como las muertas de Ciudad Jurez, Chihuahua. Los resultados hasta ahora son reveladores: al menos 150 mil ejecuciones extrajudiciales y ms de 30 mil desapariciones forzadas. Hijos, padres, hermanos y madres que definitivamente no eran parte de las filas de los crteles de la droga.

Desde que Enrique Pea Nieto asumi su mandato el discurso cambi, ya no combatira al narcotrfico nicamente, sino que implementara una serie de reformas que moveran a Mxico para, de esta manera, sacar a los mexicanos de la pobreza, motivo principal por el cual, segn l, las filas del narcotrfico se engrosan. Sin embargo, los hechos nos demuestran lo contrario: segn cifras oficiales, hasta enero de este ao se registraron 90 mil 694 ejecuciones, situando a nuestro pas como uno de los ms violentos, incluso por arriba de los que estn en guerra en Medio Oriente y ni qu decir de las cifras de pobreza que slo van en aumento.

Pero estas cifras no son fortuitas, ni se trata de un Estado fallido o debilitado que no ha podido acabar con los criminales que generan la violencia. Los gobiernos recientes saben muy bien lo que hacen: durante todos estos aos han emprendido la configuracin de un Estado Terrorista, es decir, un Estado que hace uso sistemtico del terror contra su poblacin, con el objetivo de combatir al enemigo interno (crimen organizado) mediante, entre otras cosas, el incremento del presupuesto en materia de seguridad y la militarizacin de la seguridad civil. Sin embargo, a travs del ejercicio de documentacin que han llevado a cabo las organizaciones sociales y de derechos humanos ha quedado demostrado que el verdadero enemigo de la fuerza pblica y el ejrcito no es el crimen organizado, sino el movimiento social independiente; da con da conocemos casos en donde se utilizan a las fuerzas armadas para reprimir y acallar las voces de descontento social.

Es en este clima de violencia en el que se ha estado preparando el terreno para profundizar el neoliberalismo en Mxico, es decir, las reformas estructurales necesarias para incrementar las ganancias de los empresarios nacionales y extranjeros, con el objetivo de sacar de la crisis al sistema capitalista.

 

El paramilitarismo tambin forma parte de esta estrategia que va dirigida en contra del pueblo y sus organizaciones. Un claro ejemplo es el constante hostigamiento que sufren algunas comunidades en Chiapas como el ejido El Carrizal, en donde los integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) han sido atacados en mltiples ocasiones por el grupo paramilitar Los petules, conformado por personas civiles que reciben financiamiento y operan bajo la proteccin de la polica municipal, el mando nico y los gobiernos, para debilitar los esfuerzos organizativos independientes. Es en este tenor que se han perpetrado las ejecuciones extrajudiciales de Hctor Sntiz y el nio Humberto Morales Sntiz, as como la desaparicin forzada de Fidencio Gmez.

El paramilitarismo no es una tctica nueva, recordemos que en la matanza de estudiantes del 10 de junio de 1971 en la Ciudad de Mxico, quienes hicieron el trabajo sucio del Estado fue el grupo paramilitar Los halcones. Es parte de esta estrategia de financiar y armar a grupos de civiles para que realicen la tarea sucia de minar los esfuerzos organizativos, a travs de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, amenazas, robo e invasin de tierras.

Adems del uso excesivo de la fuerza contra el pueblo, tambin se impulsan leyes para justificar los crmenes cometidos. Tal es el caso de la Ley bala, aprobada en Puebla, en la que se permite que los policas disparen contra la manifestacin con balas de goma, forma como se asesin al nio Jos Luis Tehuatlie, de 13 aos, con un disparo en la cabeza. No conforme con esto, la respuesta del Estado burgus es seguir modificando las leyes y crear el marco jurdico para legalizar las atrocidades y las graves violaciones a los derechos humanos cometidas por los militares y otras fuerzas especiales. Con la propuesta de Ley de Seguridad Interior se pretende normalizar el uso de la violencia como control social. Sin embargo, los gobiernos estatales no se quedan atrs en dichas leyes, por ejemplo, en el Estado de Mxico se lucha contra la Ley que regula el uso de la fuerza pblica o Ley Atenco encaminada a disolver las manifestaciones y protestas reprimiendo al pueblo.

Ante esta situacin y los nuevos mecanismos que se implementan contra la poblacin, grupos y organizaciones que luchamos ante las injusticias, es necesario enarbolar la demanda no slo contra la militarizacin y paramilitarizacin del pas, sino contra las leyes que legalizan el uso de violencia contra el pueblo, as como la criminalizacin de la protesta social. Por esta razn, c omo Organizacin de Lucha por la Emancipacin Popular decimos alto a la guerra contra el pueblo, que los militares regresen a los cuarteles, que se deje de perseguir y criminalizar la protesta social y se deroguen todas las leyes que atentan contra la poblacin.

NOTA: Este artculo fue publicado como parte de la seccin NUESTRO PROGRAMA del No. 27 de FRAGUA, rgano de prensa de la Organizacin de Lucha por la Emancipacin Popular (OLEP), Julio-Agosto 2017.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter