Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-08-2017

Tras los pasos del modelo cubano
Areas de mejora; la gestin del talento

Ricardo Jorge Machado
Segunda cita


Por lo tanto lo que ella llama-la Economa Poltica -valor del trabajo es en realidad el valor de la fuerza de trabajo, que reside en la personalidad del obrero y que es algo tan distinto de su funcin
Carlos Marx El Capital tomo 1, pg. 489 (subrayado del autor)


Aqu examinamos algunos puntos que tarde o temprano debern ser discutidos en la Asamblea Nacional del Poder Popular con mayor profundidad. De hecho, en al menos dos momento de las discusiones en el seno de las comisiones, se toc el tema de la fluctuacin de la fuerza laboral calificada lo que en alguna medida se relaciona con el asunto que ahora examinamos.

Se fugan los talentos o los espantamos?

En este punto seleccionamos dos grupos de hechos o factores relacionados con el tema de la llamada gestin del talento al que no pocos pases prestan atencin priorizada a travs de instituciones especializadas. El primero, se refiere a procesos de desincorporacin de fuerza laboral calificada sin que al parecer se hayan producido acciones hostiles de funcionarios. Se trata por ejemplo de que en aos recientes ms de 200 mdicos casi todos de alto nivel abandonaron el Hospital Ameijeiras. Se discontinuaron varios servicios, igual sucedi con algunas lneas de investigacin. En una reciente mesa redonda se expusieron por directivos de nuestro ministerio de salud un conjunto de medidas obsequio de autos, venta a bajo precio de Laptops- que intentan paliar la situacin. Solo que son algo tardas. Tienen como base un enfoque reactivo esperaron que apareciera un problema que era previsible- pues ya la comunidad mdica cubana dispone de una amplia red de relaciones internacionales que les ofrecen las vas para obtener excelentes contratos y acceso a salarios que les cambian la vida a ellos y a sus familias, en pocos meses.

En un solo ao, 2000 doctores se desvinculan de nuestras universidades. El 30 % de nuestros cientficos de las reas de las biociencias tambin se marchan fuera y dentro del pas, algunos a trabajar como cuentapropistas. A nadie se le escapa que el problema es grave, por no decir alarmante; de una parte la inseguridad de los servicios de salud hara flaquear componentes esenciales del modelo, como tambin a la calidad de la docencia superior factor esencial del futuro. El xodo de talento del sector biotecnolgico constituye una seria amenaza sobre el porvenir de un sector que ya es clave para nuestra economa.

El segundo grupo se caracteriza por hechos en los que aparecen acciones de funcionarios en las que se hostiga a las personas de cierto rendimiento. Por ejemplo, en el semestre anterior supimos de cuatro casos dos en la Universidad de La Habana, otro en un peridico de provincias y el ltimo en la Universidad Central Martha Abreu, de Villaclara, en lo que todo parece indicar que hubo excesos y/o manejo poltico inadecuado por ciertas instancias administrativas. Se tomaron medidas punitivas sobre personas que de alguna manera, se haban destacado. La intencin de esta parte del texto no es tanto examinar los detalles de los hechos sino promover una reflexin al respecto y exponer algunas inquietudes sobre el tema.

El primero de ellos fue objeto de anlisis en una edicin de Cubaposible Decencia y docencia en la universidad de La Habana. El segundo, tambin en esa Universidad, fue el de una distinguida profesora que recibi una invitacin de una universidad estadounidense, a la que despus de un ciclo de consultas en diferentes instancias le fue obstaculizado mediante sutilezas burocrticas, el permiso, desconociendo las autoridades la importancia que esta solicitud implicaba para el prestigio del claustro de esa facultad.

El tercer caso apareci en Cubadebate -un joven periodista en Holgun que cometi una indisciplina al publicar una informacin sin autorizacin- y el cuarto circul de boca en boca entre alumnos y profesores de la Universidad Central Martha Abreu donde se expuls a una estudiante por ser parte de una organizacin no reconocida oficialmente. Nos falta an capacidad para la gestin de la diversidad y la diferencia, una exigencia bsica de una sociedad compleja como la nuestra. Podramos citar no pocos sealamientos de nuestro Presidente acerca de la necesidad de las diferencias de criterios y tolerancia con pensamientos distintos a los nuestros, salvo los que impliquen mentalidad plattista o desprecio a la dignidad de la nacin que no es el caso de ninguno de los mencionados. Y an en estos casos, la respuesta debe apoyarse en la sagacidad y el debate abierto, sin tapujos.

Al parecer se trata de excesos de autoritarismo o tratamientos inadecuados de las diferencias y de falta de cultura del debate que de vez en cuando realizan aqu o all- ciertos directivos, independientemente de su calidad como personas. El efecto que hechos como estos tienen sobre los jvenes puede ser devastador, especialmente entre los jvenes universitarios.

En recientes visitas de gobernantes chinos a nuestro pas, por ejemplo, ha trascendido la sorpresa de los miembros de estas delegaciones al comprobar cmo nuestro gobierno socialista mantiene una ascendencia significativa entre la juventud universitaria, lo que al parecer no sucede en el gigante asitico. Esto hay que cuidarlo y evitar que se reproduzcan hechos como los mencionados que dejan una secuela de desconfianza y escepticismo entre los estudiantes.

Ello se agrava en ciertos casos, cuando los jvenes comprueban que personas profesionalmente relevantes a veces sus propios padres- arrastran una vida de penuria y escaseces, mientras que florecen a su vista comerciantes de poca monta y surgen los nuevos ricos vinculados a la msica -dicho sea con el respeto que merecen- pues muestra un ejemplo de dedicacin a la formacin de nuevos valores a seguir por otros sectores de la sociedad (lo que se explica tanto por la calidad de nuestros msicos, como por la existencia de un mercado, en el que Cuba tiene cierta visibilidad, incluso desde antes de la Revolucin). Ello debiera imitarse por otras esferas que tienen un compromiso de mayor esencialidad con el destino de 11 millones de personas y su vida material.

Tal parece que los nicos tipos de talentos que encuentran condiciones favorables para su desarrollo son los artistas y deportistas. El talento cientfico, a pesar de su ya considerable aporte econmico, no recibe el reconocimiento material que supone la aplicacin del principio marxista a cada cual segn su trabajo que asumen muy bien las empresas extranjeras en Cuba que cada da seleccionan personas destacadas para pagarles un salario 10 veces superior al que reciben en las empresas estatales. Una atencin especial merece la subestimacin del talento directivo que no solo no recibe la remuneracin adecuada segn sus resultados sino que los programas de su formacin se mantienen muy por debajo de los estndares internacionales, sin que haya evidencias de que se pretenda rectificar tal situacin. En no pocos sectores tales programas asumen un carcter azaroso, sin orientacin al largo plazo, sin slidas bases conceptuales ni metodolgicas.

El talento directivo es una fuerza social de enorme potencial para el desarrollo de una nacin pues es una especie de arte y ciencia capaz de garantizar el desarrollo de todas las formas de talento. El ritmo e intensidad del desarrollo de una sociedad se determina en gran medida por el tipo de talento humano cuyo despliegue se prioriza.

Se trata de que si se promueven solamente los talentos cuyas reas de actividad no tienen incidencia directa sobre el desarrollo del sustento econmico del pas -fundamento de todas las dems- la estructura bsica de esa sociedad ser endeble y de bajo nivel de sostenibilidad. La gestin del talento se ha convertido en un recurso crtico del desarrollo para la sociedad contempornea. Si se priorizan unilateralmente talentos relacionados con la superestructura social, dejando de lado los relacionados con el despliegue de la base material, el pas se orientar an ms hacia un modelo en que la pobreza asumir un carcter recurrente y crnico.

No fue hasta 2010 que se cre oficialmente un rea funcional en el aparato estatal para ocuparse de la poltica de cuadros. Este vaco funcional prolongado y la falta de concepciones slidas, coherentes y sin concordancia con las demandas derivadas de la pretensin de convertirnos en una sociedad prspera y sostenible es quizs de una de las mayores amenazas al destino de la nacin y su proyecto socialista.

La permanencia en el pas de las personas de talento y su eficaz utilizacin en la construccin de nuestro modelo no es un factor secundario, sino decisivo. El mismo documento del modelo no hace referencia al problema por lo que no lo reconoce como tal. Es urgente activar un programa nacional de proteccin del talento en todas las esferas que tengan una relacin ms directa con el desarrollo del modelo, especialmente en lo referido al sistema empresarial. El modelo mismo es un gran sueo, compuesto de muchos otros de diferente tamao. Pero todos y cada uno de ellos solo llegarn hasta donde alcance el presupuesto de la nacin y este surge principalmente de las empresas que es la verdadera financiadora de la utopa.

Un pas desarrollado, prspero y sostenible solo puede ser el resultado del pensamiento y la accin de mentes desarrolladas, y que estn dentro de las cabezas de personas sostenibles, sobre todo las de aquellos que tienen la responsabilidad de dirigir a los dems. Un talento cinco no puede ser sustituido por cinco talentos uno. Lo que no desdice la afirmacin martiana- que compartimos- de que la inteligencia no es lo mejor del ser humano, pero sin ella y su eficaz gestin no hay futuro posible para la nacin como conjunto. Claro que si ese talento cinco desarrolla cualidades de liderazgo grupal o colectivo su efecto social se potenciar.

Dentro de una campaa general para promover el talento en las esferas que ms lo necesitamos deben incluirse tareas relacionadas con la socializacin de los ejemplos paradigmticos hasta formar prototipos. La Mesa Redonda de la TV ha iniciado un ciclo de programas denominado Historias de vida, poniendo el acento con razn- en la de los hroes de nuestra ltima guerra de liberacin. Pero hace falta incluir tambin la de jvenes no peloteros ni msicos que ya tienen sus propios programas- quienes hayan alcanzado resultados relevantes en su vida profesional tanto en la ciencia, la educacin, la propia administracin y otros campos de trascendencia para el presente y futuro del pas.

Precisando, prefiero el trmino de personas de alto rendimiento para hacer bueno el antiguo principio de la filosofa china: el infierno est lleno de personas inteligentes, pero el cielo pertenece a los que tuvieron energa. Si la direccin del pas no toma medidas, a corto plazo, en muy poco tiempo, rebasaremos el punto de no regreso.

Fuente: http://segundacita.blogspot.com/2017/08/tras-los-pasos-del-modelo-cubano-areas_25.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter